Alejandra Mustakis y Soledad Ovando se conocen desde hace casi una década pero es primera vez que trabajan codo a codo. La recién reelecta presidenta de la Asociación de Emprendedores de Chile (por un segundo período), y la nueva directora ejecutiva, le están inyectando una renovada energía a un gremio durante décadas gobernado por hombres. No solo eso, cuentan que en el directorio ahora la mitad son mujeres, “y eso que no usamos cuotas”, destacan sobre lo que, aseguran, es un claro signo de los nuevos tiempos del emprendimiento en Chile y el mundo, con la transformación del empleo, la flexibilización del trabajo, el ingreso de nuevas tecnologías, el surgimiento de otras necesidades en salud, alimentación y la valorización de los proyectos propios, entre otros. Todo en un contexto que Alejandra Mustakis define como “un nuevo renacimiento”, un mundo donde todo está cambiando, desde la forma de hacer gobierno, hasta de educar y hacer empresa. “Hoy los emprendedores no hablan de montar un negocio, sino que de ‘hacer realidad sus sueños’; su inspiración está en la sociedad, en mejorar sus condiciones de vida”, explica.

Imposible no pensar en la generación millennial, personas que promedian los 30 años y que aspiran a cumplir sus objetivos y, sobre todo, a ser dueños de su tiempo. Soledad Ovando lo grafica: “Cuando estaba en la universidad, lo que más me motivaba era egresar y encontrar un gran puesto en una empresa; hoy estos jóvenes quieren crear su propio negocio, contribuir al país y la humanidad. El emprendimiento se ha ido transormando no solo en una posibilidad de generar recursos, sino que también en una forma de conseguir una mejor vida para ellos y los demás, con muy buenos resultados económicos”. 

Qué mejor prueba que CornerShop, la aplicación creada por un grupo de jóvenes chilenos, enfocada en facilitar las compras al supermercado, vendida en 250 millones de dólares a Wallmart. “Demostró, incluso entre los inversionistas más escépticos, que el emprendimiento puede ser muy rentable cuando hay talento y creatividad”, afirma Mustakis. Y junto a Soledad Ovando destacan algunos proyectos innovadores que podrían romperla dentro de poco: Miroculos, firma que desarrolló un dispositivo, que por solo cinco dólares detecta el cáncer en fase temprana y que han levantado varios millones de dólares en el extranjero; o una aplicación que hace que el celular se convierta en un laboratorio de ciencias, dirigido al público infantil; también mencionan una aplicación para eliminar las colas de los Cesfam y que apunta a mejorar la calidad de vida de las personas. A ellas suman a The Not Company, firma que ha desarrollado una fórmula especial, con ingredientes naturales, que sintetiza el sabor de algunos productos lácteos, como la mayonesa. Este último, dice Ovando, podría asestar el siguiente golpe al mercado.

“Claro que la Asech no es solo un gremio de innovadores; tenemos 33 mil socios, desde personas que tienen una peluquería o que venden queso, hasta jóvenes desarrolladores de aplicaciones”, aclara Mustakis.

Lee la entrevista completa en nuestra última edición.