Algunos descienden de reyes, otros pertenecen a antiguas familias de la nobleza o integran la poderosa clase alta nacida de la industria, los negocios y las profesiones liberales. El aplauso del público les atrae tanto como las hazañas familiares.

En la vieja Gran Bretaña no es lo mismo pertenecer a la realeza que a la aristocracia; ni ser aristócrata que millonario. Se puede tener mucho dinero, pero ser plebeyo; o poco y seguir siendo muy noble. Pero con los atributos rico y plebeyo se puede integrar cómodamente la clase alta que goza de recursos y estatus considerables. Un ejemplo clarísimo es la familia de la actual duquesa de Cambridge. Los padres de Kate Middleton son millonarios, pero plebeyos… y eso no le impidió a ella convertirse en la madre del futuro rey.

En todo caso, la palabra privilegiado incluye a royals, aristócratas y ricos de diferentes niveles. De esos sectores, en los últimos años, han surgido actores y actrices que dan brillo al teatro y al cine de ese país. Lejos están los tiempos en que esas profesiones eran mal miradas por la alta sociedad.

Kit Harington, famoso por interpretar al bastardo Jon Snow en la serie Juego de Tronos, desciende del rey Carlos II, integrante de la dinastía Estuardo que gobernó Inglaterra, Escocia e Irlanda desde 1660 hasta 1685. Su familia es conocida como los nobles barones de Harington y su padre tiene el título de sir. Cuando comenzó la serie, se comentó que sus ancestros se notaban en la majestuosidad con que encarnó su personaje. Y a la hora de enamorarse lo hizo de la actriz Rose Leslie, también descendiente de Carlos II —aunque de una rama distinta— e hija del jefe del antiguo Clan Leslie de la nobleza de Escocia. Ella es más noble que él, dicen genealogistas ingleses. Entre los antepasados de Rose hay varios lords y un primer ministro de Nueva Zelanda, Frederick Weld. Kit y Rose se casaron en una romántica ceremonia en el castillo Wardhill, propiedad del Clan Leslie, rodeados de sus familiares de la nobleza verdadera y la de Juego de Tronos.

The Olivier Awards 2017 - VIP Arrivals

Benedict Cumberbatch es primo lejano —con varios siglos de distancia— de Ricardo III, el rey inglés que también es un personaje de Shakespeare y, de hecho, lo representó en el teatro. Además, fue invitado a leer un poema en el funeral del monarca celebrado en 2015 en la catedral de Leicester, pues los restos de Ricardo III habían estado desaparecidos desde su muerte en 1485. Los altos pómulos y extraños ojos azul-verde-dorados de Benedict son características de su familia en la que hay cónsules de la era victoriana y héroes de guerra. Estudió en Harrow School, un colegio privado tan exclusivo como Eton y con sólo una pizca menos de fama. Cuando se casó con la directora de teatro Sophie Hunter —ella estaba embarazada del primer hijo de ambos— lo anunció a través de un inserto en el diario Times, tal como viene haciendo la clase alta británica desde siempre.

'Patrick Melrose' Launch Dinner - Arrivals

Al ganador del Oscar a Mejor Actor por La teoría del todo, Eddie Redmayne, le ha sido imposible ocultar que fue compañero de curso del príncipe William en Eton, el internado más exclusivo del mundo. Ruborizado, en una ocasión tuvo que reconocer que lo había visto muchas veces desnudo: en las duchas después de los partidos de rugby. La familia Redmayne pertenece a la alta sociedad inglesa, su tatarabuelo fue Sir Richard Augustine Studdert Redmayne, un gran empresario minero, y su padre es banquero. Al propio Eddie, la reina Isabel lo nombró Oficial del Imperio Británico por sus aportes al cine; una distinción que no es hereditaria.

"Fantastic Beasts: The Crimes Of Grindelwald" UK Premiere - Red Carpet Arrivals

Fortuna y linaje

Entre las actrices, Tilda Swinton pertenece a una de las familias nobles más antiguas de Escocia, que proviene de la alta Edad Media. Su padre es sir John Swinton que recibió la Orden del Imperio Británico de manos de la reina Isabel. La propia Tilda fue educada como una lady y de hecho fue compañera de curso de Diana Spencer —futura princesa de Gales— en West Heath Girls School, un exclusivo y carísimo colegio privado en el que adiestraban a las alumnas para ser las perfectas esposas de magnates y aristócratas.

"L'Annee Derniere a Marienbad" Red Carpet Arrivals - 75th Venice Film Festival

También Helena Bonham-Carter tiene gotas de sangre azul en las venas y se ubica en la clase alta por su fortuna y linaje. Es hija del barón Raymond Bonham-Carter, destacado banquero y nieto de H.H. Asquith, primer ministro liberal entre 1908 y 1916. En 1925 Asquith ingresó a la nobleza con el título de conde de Oxford y Asquith. La abuela materna de la actriz fue la baronesa Hélène Fould-Springer, artista, escritora y mujer cosmopolita que reunía en su casa a la intelectualidad de su época. Su abuela paterna, lady Violet Bonham-Carter, era amiga de la princesa Margarita y cuando la reina Isabel (hermana de Margarita), le prohibió casarse con el divorciado capitán Peter Townsend escribió una carta pública acusando a la soberana de haber hecho una atrocidad. Su tío, Mark Bonham Carter, fue uno de los novios de Margarita, antes de su matrimonio con el fotógrafo Tony Armstrong-Jones.

No es exactamente una aristócrata, pero Emily Blunt nació con una cuchara de plata en la boca, como dicen en Gran Bretaña. Su padre es Oliver Simon Peter Blunt que tiene el derecho de agregar las iniciales QC a su nombre. Esto corresponde a la distinción Queen Counselor (consejero de la reina), uno de los mayores honores que puede recibir un abogado en Gran Bretaña. Además, su tío Crispin Blunt es integrante del parlamento por el partido conservador y su abuelo Peter era general.

Siempre guapo y típicamente británico, a los 58 años Hugh Grant puede reconocer entre sus antepasados al rey Jacobo II de Escocia y a Enrique VII, el primer monarca de la dinastía Tudor. El actor pertenece al noble Clan Grant de Glenmoriston, y un chiste muy inglés dice que el único hombre más elegante que Hugh en el Reino Unido es el príncipe William. Millonario por familia y por su trabajo en el cine, orgulloso de sus orígenes, el actor fue el rostro visible de una campaña para conseguir financiamiento y restaurar el Highlanders Museum, en Fort Georgia, dedicado a recordar los regimientos de Escocia. Además de hacer un importante aporte en dinero, Hugh estuvo en las instalaciones y prestó su rostro para la campaña. “Desciendo de un linaje de soldados de las tierras altas y solía visitar el Museo de Fort George cuando era joven. Soy un incondicional de este lugar”, señaló.