La agenda danesa de viajes Spies no se detiene en su preocupación por salvar el futuro vikingo y qué mejor forma de lograr este noble objetivo que a través del romance y el sexo. Primero fue la campaña “Hazlo por Dinamarca” que invitaba a las jóvenes generaciones a irse de vacaciones solos a las grandes capitales para disfrutar de su romance, de tranquilidad y de una intimidad imperturbable:

Luego fue “Hazlo por tu madre”, que invitaba nuevamente a las parejas en edad fértil a irse a vacacionar a destinos idílicos para disfrutar también del romance y la pasión que despertaban los destinos soñados, y a cumplir el sueño de las madres-suegras que querían ya disfrutar de la alegría de ser abuelas:

¿Qué es lo que hay que hacer? ¿De qué se trata? Simple: ¡procreación! De hecho, en este blog ya habíamos hablado de ello hace poco más de un año ¿lo recuerdan?

En estos últimos años y con muy buenas ofertas, esta agencia de viaje intenta motivar a los vikingos a llevar una vida sexual más activa para aumentar la natalidad y hacer algo concreto en relación a lo que depara el futuro para el muy preciado “estado de bienestar”. Bien sabido es que la tasa de natalidad ha bajado sostenidamente en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, entre otros, por una disminución de los matrimonios, la aparición de la píldora y, en las últimas décadas, el aumento en la edad de la mujer para dar a luz a su primer hijo. Hace tres años, la edad promedio de los padres primerizos en Dinamarca era de 29,1, es decir, 5 años más viejos que el promedio de los ’70.

Este año un nuevo capítulo que han sumado este año a la creativa campaña de Spies y nuevamente ha impactado a los medios y a las redes sociales, no sólo en Escandinavia sino alrededor del mundo.  Y en este escenario con un toque de creatividad y humor se ha ido desarrollando este lado también serio de la historia que se refiere a la tasa de natalidad ha ido disminuyendo en las últimas 3 décadas y ello solo puede traer dificultades a la hora que mi generación, por ejemplo, se jubile.

Por eso, más allá de la curiosidad que ha provocado en el extranjero cada episodio de la campaña publicitaria, es interesante ver cómo tocan un problema real y también como refleja una actitud de vida que conquista. Basados en estudios de conducta, los vikingos saben que las parejas danesas aumentan en un 46% su actividad sexual durante las vacaciones y el 10% de los mini vikingos son concebidos en este período. Pero no sólo eso, esta última parte de la campaña recuerda lo vitales que podemos ser sin importar la edad; es más, según esta campaña, mantener la regularidad en la actividad sexual mejora la salud, en general, y puede extender la expectativa de vida ¡hasta en 8 años! O como ellos advierten: “No dejas de tener sexo porque envejeces; envejeces porque dejas de tener sexo”. Por eso el título esta vez es “Do it forever!” o “¡Hazlo para siempre!”:

No hay que perder de vista que Dinamarca tiene una de las rentas más altas de la Unión Europea y eso hace que las expectativas de los consumidores sean también exigentes y que haya un mercado creciente para este tipo de publicidades a destinos exclusivos y paradisiacos. El consumidor vikingo promedio tiene un alto poder adquisitivo y ya hemos comentado el hecho de que, a pesar de los altos impuestos, disfrutan de una excelente calidad de vida y no es una casualidad que suelan coronarse entre los más felices del mundo. Así las cosas, esta campaña que impulsa a los vikingos a seguir viajando para reencontrarse con la ilusión del primer tiempo de la vida en pareja y los primeros encuentros sexuales con nuestra mejor mitad, tiene sentido. Mis suegros, por ejemplo, se acercan a los 70 y ya han elegido su destino para celebrar sus Bodas de Oro en septiembre próximo. Y aunque mi suegro sufre una enfermedad incurable, los pasajes ya fueron comprados para disfrutar juntos de las maravillosas playas de Tailandia, porque la vida hay que vivirla con esperanza y hasta el último respiro.
La vida es preciosa e impredecible; la vida de pareja no termina cuando nacen los niños, sólo cambia, y cada momento de la vida debe disfrutarse intensamente, especialmente cuando la expectativa de vida sigue aumentando. ¡Carpe diem!

Comentarios

comentarios