Caras

Blog

Óscar Contardo

The Sinner: Sobre traumas y crímenes

La convención dominante en las series sobre crímenes pone a la figura del detective en contraposición a la del asesino o sospechoso. El policía persigue, el victimario esquiva. El policía rastrea, el victimario oculta. La serie The Sinner (Netflix), basada en la novela de la alemana Petra Hammesfahr, altera esa convención. El detective Harry Ambrose (Bill Pullman) reúne todas las características de los protagonistas del género; es un hombre tan amable como atormentado, con una vida privada desastrosa, rendido a su vocación, pero con un detalle diferente: el detective Ambrose se pone del lado del criminal. El protagonista se esfuerza en buscar aquello que explica dos asesinatos —uno por temporada— sin sentido aparente. Los hechos están claros para la policía y para el espectador; los culpables de las muertes son descubiertos desde el primer capítulo. El problema es que junto con el asesinato se sitúa la duda: ¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué razón dos personas tan inofensivas llegan a asesinar? Frente a esta pregunta se instala la intuición del detective Ambrose: él sospecha que hay algo más, algo que lo conmueve y acerca al criminal. Esta idea lo lleva a indagar en los cabos sueltos, el pasado y los secretos familiares que terminan ordenando las historias de homicidios que en apariencia, solo respondían a arranques sicóticos. Ambrose en lugar de acorralar al asesino, lo acompaña y escucha hasta dar con la hebra que lo llevará directo al trauma originario que acabó estallando en la forma de un crimen. Una suerte de terapia introspectiva que recolecta materiales sepultados en la memoria individual y colectiva del entorno. 

Tatiana Ramírez

El “nuevo lujo” lento

Hace un tiempo atrás intercambiaba un par de correos electrónicos con un buen amigo periodista español que vive en París y me enteré de que su vida estaba tomando otros rumbos. Ahora está dedicado, entre otras cosas, a dos de sus grandes pasiones: la calidad y el “slow life” o “slow living” como otros le llaman. Y, ¡oh sorpresa!, a comienzos de diciembre mi amiga Sole me invitaba a un desfile de “slow fashion” que se organizó aquí en Santiago. De pronto me pareció que la calma nos está seduciendo y ya venía siendo hora.

Gabriela Hales

Dato del mes: Hotel Cumbres Vitacura

Este mes es muy especial. Con una combinación de caos en la ciudad versus sentir que se va un año más y que tratamos de comprender qué hicimos mal o qué hicimos bien o de forma correcta, y claro, nos detenemos a pensar cómo enfrentar el 2019. Por esta reflexión personal mi idea fue arrancarme por un fin de semana a un rico hotel urbano de nuestra ciudad y a sacar ahí mis propias conclusiones: Hotel Cumbres de Vitacura.

Sebastian Cerda

2018, el planeta urbano y tres discos para destacar: J Balvin, Rosalía y “Black Panther”

En el ámbito global, 2018 fue el año en que lo latino ratificó su entrada en el mundo, como una marea que aún no parece tener momento de calma a la vista. Si en 2017 fue la irrupción, con el “Despacito” a la cabeza, la temporada que se va ha sido la de la instalación, la ratificación de que esto no fueron flores de un día como en los años de “La Macarena”, sino el arribo de una nueva fuerza.