Caras

Blog

Rodrigo Astorga

La Consentida de Amaya

En el siempre acogedor y elegante ambiente del Bar 100 grados del Hotel Ritz Carlton de Santiago, dialogamos con esta actriz, cantante, músico, productora y sobre todo, gestora de sueños, que tras varios años de seducir con su talento en la televisión, de manera paralela desarrolló una ascendente carrera como cantante. Un camino que no ha estado exento de dificultades y tropiezos, que hasta ahora ha logrado esquivar con mucha habilidad y paciencia. Aquí parte de esta conversación con Caras Web sobre su nueva producción, que apareció en circulación esta semana junto al diario El Mercurio.

Claudia Contreras

¡Ventana, te extraño!

Trabajo, al igual que mucha gente, en lo que llaman en forma rimbombante: “un edificio inteligente”. Sí, de esos que casi piensan por uno, te indican el ascensor que debes usar, que te llevan a la velocidad de cohete de la Nasa hasta la cumbre de cemento, pero que no tienen ventanas para abrir ni por casualidad. Algo así como una moderna torre de cuento sin princesa, pero con aire acondicionado y calefacción.

Celine Mahou

Desde el blog de CARAS: Conectando a Londres 2012

Siento como si estos juegos ya llevaran semanas, ha sido tanto lo que se ha publicado sobre ellos, datos, informaciones de último minuto, miles de fotografías y entrevistas, el nada original seguimiento al chileno que aterrizó en Inglaterra, pero sobre todo, ha sido impactante la cantidad de mensajes que se han propagado por la red social Twitter, aquellos que comienzan o terminan con el #Londres2012 o en su versión inglesa con el  #London2012.

ComoyExisto

Divertimento para los domingos

Es domingo, no tengo muchas ganas de cocinar ni tampoco de arreglarme demasiado para salir, la oferta de restoranes abiertos este día es más bien escaza y mis ganas de comer algo rico, que no sean pizzas o comida rápida para despedir la semana como corresponde, son enormes.

Daniel Trujillo

América secreta

En el mercado mágico-misterioso es posible encontrar un variopinto abanico de triquiñuelas, algunas más honestas que otras. En el extremo más inofensivo de esa cuerda, la de vender simple entretención, se cuentan esas fantasías inocentes que no prentenden dejar moraleja alguna, pero que no pocas veces lo hacen. En el otro, las que alimentan un fanatismo alienante que puede ocasionar desvaríos, dar origen a sectas y, especialmente, terminar desvirtuando algo que merecía un mejor destino que volverse superstición. Ahí tiene como ejemplo, a la física cuántica convertida en autoayuda.