Las vacaciones y sus reparadores efectos hace rato que quedaron atrás y la falta de batería se acerca alarmantemente a su nivel más bajo. ¿Qué hacer cuando todavía quedan las fiestas como la Navidad y el Año Nuevo, el reencuentro con familiares y amigos, la comida con los compañeros de oficina y a seguir produciendo? Aquí algunas soluciones.

¿Tiene más hambre de lo normal?, ¿No puede conciliar el sueño? ¿Se siente más irritable, que la energías no le alcanzan para llegar al final del día, qué decir al terminar semana? Sí, es probable que esté estresado…

Más de un 75% de la población estadounidense ha pasado por un momento de estrés laboral según la Asociación Americana de Psicología. Y un estudio de la Universidad de Harvard garantiza que el tanto el cansancio por trabajo como la ansiedad pueden predisponer al organismo a otras enfermedades, como aumentar la presión arterial al nivel de producir un infarto e incluso prolongar estados depresivos. Por supuesto, el escenario también se repite en Chile.

“El cerebro está perturbado con una serie de tareas que nos terminan alejando del mundo”, asegura Alberto Covarrubias, psiquiatra experto en adultos de la Universidad de Chile, quien garantiza que el estrés puede ser nuestro peor aliado durante este mes.

Aquí, los consejos de especialistas para manejar la ansiedad y el cansancio de fin de año.

Nº1: ANTICIPARSE Y JERARQUIZAR

Para el doctor Luis Bernal, psiquiatra de adultos del Centro Médico Arauco Salud, el primer paso es identificar la tarea o deber que nos angustia. Después de eso, la clave está en planificar y jerarquizar según la importancia y urgencia, asegura María Paz Altuzarra psicóloga de la Clínica Universidad Los Andes. Y agrega sus consejos prácticos: “Anticiparse con trabajos, compras y compromisos que pueden liberarlo del cansancio de andar a última hora”.

Nº2: CAMBIAR LA RUTINA

“Las rutinas agobian y cansan”, dicen los especialistas. Probar otras hábitos al momento de despertarnos, sería la receta anti estrés. Desayunar todos los días algo distinto, poner música mientras nos duchamos o probar diferentes medios para llegar a la oficina, como la bicicleta y las caminatas y salir de vez en cuando a almorzar a un restorán mientras trabajamos o simplemente, recomienda el doctor Alberto Covarrubias.

Nº3: IMPONER LÍMITES

Los especialistas nos recomiendan preguntarnos: ¿Qué es lo que nos motiva a vivir? Hay que hacer una auto evaluación de nuestras preocupaciones. “No importa cual sea la respuesta, lo importante es respetarla”, dice el doctor Alberto Covarrubias. Si tenemos una reunión familiar o sufrimos problemas de salud, debemos poner un límite en nuestro horario de trabajo o a lo que nos angustia y no tener miedo a ‘decir que NO’ a peticiones que nos agobian.

Nº4: BAJAR EL NIVEL DE PERFECCIÓN Y DELEGAR

Auto exigirnos implica un gran desgaste físico y emocional, explica Covarrubias. Muchas veces somos nosotros quienes nos auto imponemos metas que son irreales, donde no evaluamos la situación y sólo nos obsesionamos por cumplir con una tarea determinada. “Hay que delegar”, agrega María Paz Altuzarra. La recomendación de los especialistas: “considerar correctos los resultados aceptables antes que desvivirnos por buscar los excelentes”.

Nº5: PROTEGER NUESTRO ORGANISMO

Consejos clásicos pero nunca respetados. Mantener una alimentación saludable y balanceada, donde no existan vacíos de comida y horas en las que ‘se pase hambre’. “Eso afecta el humor y aumentan los síntomas depresivos”, asegura el doctor Alberto Covarrubias. Dormir un mínimo de 7 horas diarias garantizará el descanso mental, así como también realizar rutinas de ejercicio cotidianas para no necesitar de un gimnasio, como caminar hacia el trabajo, para que exista liberación de endorfina, la hormona de la felicidad, asegura María Paz Altuzarra. Las relaciones sexuales también son una fuente anti estrés para los especialistas, sin embargo, hay que tener ojo: una cuadro de estrés puede disminuir considerablemente el apetito sexual.

Nº6: NO OLVIDAR LA VIDA SOCIAL

Mantener la comunicación, proponernos conversar con nuestro entorno y estar al tanto de las novedades de nuestros amigos, garantizará un mayor flujo de ideas en nuestro cerebro, asegura el doctor Covarrubias. Y explica: “muchas veces estamos una reunión social, pero en piloto automático, pensando en el trabajo o en otra preocupación”. No hay aislarnos y debemos hacernos el tiempo para reunirnos con quienes nos entretienen, recomienda el doctor Luis Bernal.