Hace más de treinta años el Trastorno de Déficit Atencional (TDA) dejó de ser una condición sólo atribuible a los menores. Los especialistas se dieron cuenta de que la hiperactividad, impulsividad y la poca concentración no tenían que ver con la edad. Es más: concluyeron que un 80 por ciento de los niños diagnosticados (TDAH) mantiene esta condición durante su adultez. “Esto no tiene que ver con la madurez; es biológico”, afirma el Doctor Ignacio González, neurólogo de Clínica Universidad de los Andes, un especialista en el tema. Asegura que una deficiencia de dopamina en el hemisferio derecho del cerebro “disminuiría los mecanismos de atención”. ¿Las principales consecuencias? Menor concentración, dificultad para jerarquizar las ideas e inhibición de impulsos.

Si usted olvida compromisos, posterga responsabilidades, se aburre en reuniones o transcurridos los primeros diez minutos se ‘pierde, entonces tal vez está en el club de los TDAH. Compruébelo con este test.

1) ¿Qué tan familiar es el término déficit atencional para usted?

a) Supo de amigos que lo tuvieron en el colegio y/o en la universidad.
b) Tiene familiares que han sufrido de este trastorno y siempre ha creído que alguno de sus hijos lo tiene o puede llegar tenerlo.
c) Sus padres tenían dificultad para concentrarse y ve que sucede lo mismo con usted y con sus hijos.

2) Cuando debe poner atención a información, tareas o peticiones donde hay más receptores que usted, ¿cómo se da la situación?

a) Todas las instrucciones quedan grabadas en su cabeza: los detalles son uno de sus fuertes.
b) Se complica porque siempre le ha costado mantener la atención. Sin embargo, logra comprender gran parte del mensaje y lo ejecuta correctamente en la mayoría de los casos.
c) Seguir instrucciones lo marea y más si hay más personas escuchando. Le cuesta fijar su atención más de diez minutos en una sola tarea y se distrae con facilidad.

3) ¿Suele tener dificultad para recordar compromisos u obligaciones?

a) No.
b) Rara vez. Sin embargo, nunca alcanza a completar con todo lo que debía cumplir.
c) Sí. Para usted, un día agitado le puede significar fallar con muchas de sus responsabilidades.

4) Cuando está en una conversación lúdica con una sola persona. ¿Cuál es su postura frente al emisor?

a) Las charlas eternas son uno de sus pasatiempos favoritos.
b) Le gusta conversar, pero se da cuenta de que le cuesta seguir un hilo conductor.
c) Escucha la voz de la persona con la que habla y a raíz de alguna palabra que esta dice, se desvía y se pone a pensar en situaciones que ha vivido anteriormente y luego se da cuenta de que no puede contestarle.

5) ¿Qué actitud es la que más lo representa cuando está leyendo?

a) Empieza y termina de leer en el mismo lugar y se siente capaz de hacer un breve resumen de lo que leyó sin mayor ayuda.
b) No tiene dificultad para entender lo que lee, sin embargo, necesita hacer reiteradas pausas para no agotarse.
c) Se distrae fácilmente con estímulos externos y tiene que volver una y otra vez al mismo párrafo. Necesita cambiar de posición para lograr avanzar en el texto y le cuesta sintetizarlo.

6) Cuando tiene una reunión de trabajo. Usted:

a) Pone atención durante toda la sesión. No le cuesta seguir el hilo conductor y es capaz de llegar a conclusiones rápidamente.
b) Se incomoda si está mucho tiempo sentado, pero aún así pone atención sin problemas.
c) Cada minuto se va haciendo más difícil a medida que avanza la sesión. Le cuesta mantener una misma posición en el asiento y ve como necesidad tener que salir a dar un respiro.

7) En situaciones cotidianas que requieren de memoria como, por ejemplo, ir al supermercado. ¿Qué es lo que más se acerca a su realidad?

a) Planifica su salida. Antes de ir de compras, escribe un detalle de todo lo que tiene que traer de vuelta y suele no equivocarse porque no quiere volver a salir de casa innecesariamente.
b) Desde el supermercado llama a su casa y vuelve a preguntar lo que tenía que comprar. Algunas veces, se le olvidan cosas porque se distrajo viendo nuevos productos que desea probar.
c) Simplemente no puede recordar a lo que iba y se pone a comprar por instinto hasta llenar el carro.

8) En situaciones de ocio que le exigen estar en un mismo lugar por más de una hora, como el cine o el teatro. Usted:

a) Se relaja viendo una película y puede mantener su atención en la trama.
b) Disfruta de este tipo de actividades, sin embargo, le incomoda estar sentado y suele pararse al baño.
c)Le cuesta quedarse quieto y se pone ansioso: mueve los pies y manos reiteradamente e incluso transpira si se queda mucho tiempo sentado en la butaca.

9) Cuando usted conversa con el resto, ¿qué situación se parece a la suya?

a) Habla cuando su receptor está callado y está muy consciente de no interrumpirlo.
b) Cuando está en confianza, se le escapan algunos comentarios y luego se arrepiente. Sin embargo, considera que no era nada tan importante y sigue con la conversación.
c) Usted es el líder de la charla. Le cuesta dejar de hablar y siempre ha sido tildado de “conversador”. Pocas veces recuerda lo que habló cuando le preguntan.

10) En situaciones de alto estrés o sobrecargo de tareas con respecto a su trabajo, ¿qué es lo que usted suele hacer?

a) Hace un esquema mental y luego organiza sus actividades de acuerdo a criterios como la urgencia o importancia.
b) Rápidamente, usted comienza por lo que considera más importante o realiza más de una a la vez.
c) Se demora en organizar sus tareas y deja las que menos le interesan para después. Cuando finalmente parte con ellas, las realiza todas a la vez y después se da cuenta de que empezó por las menos importantes.

11) En general, ya sea en su casa o en el trabajo, ¿qué tan difícil es para usted mantener el orden de su espacio?

a) Sencillo. Siempre ha sido considerada una persona organizada; cuando ve las cosas fuera de lugar, se preocupa y vuelve a organizarlo.
b) Ha escuchado repetidas veces la frase: “Tienes un orden que sólo tú entiendes”.
c) Cuando toma algo, olvida dejarlo en el mismo lugar y si lo recuerda, le da flojera tener que hacerlo.

12) En cuanto a su personalidad, ¿cuáles rasgos son los que más lo identifican?

a) Tranquilidad. La mayoría de la gente le dice que “era una foto” cuando niño. Siente que puede liderar los equipos de organización y lo consideran un buen consejero.
b) Personalidad fuerte. Siempre tiene una opinión para algo, sin embargo, evalúa la situación antes de comentar, pues ya ha pasado por situaciones en las que “metió la pata”.
c) Es extremadamente sociables, sabe que muchas cosas lo irritan con la misma intensidad, sobre todo cuando le dicen que es “poco atento” o coloquialmente, “pavo”.

SI USTED OBTUVO:

• MAYORÍA A

Relájese. Todo indica que usted no tiene déficit atencional. En la mayoría de los casos, cumple con obligaciones y disfruta llegar a sus compromisos. “Este tipo de personas suelen ser más tranquilas, atentas y por ende, mucho más organizadas que el resto”, asegura el Doctor González. Usted es capaz de entender lo que el resto quiere comunicar y se interesa por conocer las opiniones de los demás. “Tienen un gran potencial para profesiones que demanden lectura y memoria”, confirma el especialista. Le agrada el orden y prefiere estar en silencio cuando se trata de actividades intelectuales, “esto porque mantenerse tranquilo no es un desafío para este tipo de personalidad, sino un agrado”. Pero cuidado con los excesos, muchas veces no tendrá la paz que tanto disfruta y no debe colapsar por eso

• MAYORÍA B

Si bien usted no es el desastre hecho persona, tampoco es de lo más organizado. “Puede que pierda tiempo y que aún no le hayan detectado TDA, pero eso no garantiza que no se le desate en un futuro”, asegura el experto. De personalidad algo inquieta e impulsiva, usted tiene la capacidad de hacer muchas cosas a la vez sin estresarse. Pero hay que estar alerta: “Eso puede hacerle perder más tiempo y luego le costará volver al inicio”. Su personalidad adora las actividades creativas y espacios diversos. Le encantan los desafíos y como tiene la noción de que en algunas ocasiones le cuesta concentrarse, como en una clase o durante una reunión de trabajo, es una los especialistas garantizan que su personalidad lo hace ser perseverante .

• MAYORÍA C

Todo apunta a que usted tiene TDAH. Mantenerse concentrado siempre ha sido un desafío y se distrae fácilmente con estímulos a su alrededor. Es inquieto, hiperactivo y puede llegar a ser impulsivo: “al nivel de no controlar ni lo que dicen ni lo que hacen”, cuenta el Doctor González. Sin embargo, nada está perdido. De hecho, los especialistas garantizan que usted es parte del grupo de personas con uno de los coeficientes intelectuales más altos. ¿Uno de los ejemplos más famosos? Albert Einstein, quien siempre obtuvo bajas notas en el colegio y fue tildado de “rebelde”. ¿Le suena familiar? Si aún no ha sido tratado por un especialista, la recomendación es “dejar de pasarlo mal y seguir tratamientos que controlarán sus niveles de dopamina”. Pero no dude en consultar a los especialistas.