Ya nadie lo discute: la meditación y el mindfulness se han puesto de moda. Dejaron de estar asociados a místicos, hippies o budistas. Hoy, la también llamada ‘atención plena’ se ha convertido en una práctica que cada vez suma más adeptos.

Pero ¿de que trata específicamente el mindfulness y qué beneficios otorga? Para David Michie, budista practicante, coach de meditación y autor de ¿Por qué el Mindfulness es mejor que el chocolate? (Aguilar), esta disciplina nos permite alcanzar momentos comparables a cuando llegamos a nuestro máximo nivel de felicidad: aquellos en que nuestra mente no está dispersa.

Todo partió con una investigación entre más de dos mil norteamericanos y editada en la revista Science por los psicólogos de la universidad de Harvard, Matthew Killingsworth y Daniel Gilbert. En el estudio, los participantes respondían a diferentes horas del día qué estaban haciendo, en qué estaban pensando y hasta qué punto eran felices.

Los resultados revelaron tres grandes conclusiones: que la gente no estaba pensando en lo que estaba haciendo, que se sentían menos felices cuando su mente estaba dispersa y que aquellas ideas que estaban en su cabeza eran un indicador más fiable de su nivel de felicidad, aún más que aquello estaban haciendo en un momento determinado. Y aunque el resultado fue una revelación, los budistas hace mucho tiempo llegaron a la misma conclusión.

“En el fondo esta investigación revela que alcanzamos nuestro máximo nivel de felicidad cuando nuestra mente no está dispersa, es decir, el estado mindfulness. Da igual si estamos fregando los platos o comiendo el bombón belga más delicioso del mundo, comer chocolate no garantiza que estemos pensando en lo que estamos haciendo”, describe Michie.

mindfulness450-1

Según este investigador la capacidad de las personas de pensar constantemente en lo que no está sucediendo es un logro cognitivo que conlleva un desgaste emocional inmenso y que afecta día a día la sensación de felicidad y bienestar emocional. “Estamos tan acostumbrados a tener la mente en mil temas que a veces hace falta un encuentro con la meditación para darse cuenta de lo fuera de control que están las cosas. Afortunadamente, podemos empezar a dejar ir paso a paso. El más pequeño de los cambios puede tener el impacto más profundo en nuestra sensación general de calma y bienestar”, explica el autor.

Actualmente esta práctica no solo es recomendada por médicos para gestionar el estrés sino que muchas empresas que proporcionan los servicios más importantes del mundo como Google, Apple, Facebook y Twitter, apoyan la existencia de espacios de meditación en el trabajo. Michie cuenta además que la atención plena es la base de las disciplinas más populares como el yoga, el taichi y gran variedad de las artes marciales. “Meditar es como hacer flexiones para el cerebro, si un cuerpo sano necesita ejercicio regularmente, ¿Por qué no habría el cerebro tener la misma necesidad?”.

—¿Cuáles son los principales beneficios de la práctica de la atención atención plena en el día a día?

—Al tener un mejor conocimiento de nuestros pensamientos y sentimientos, en lugar de ser su víctima, podemos empezar a reconocer y dejar ir lo inútil y negativo para así aprender a enfocar nuestros pensamientos hacia aquello que nos conduce a sentimientos de realización y bienestar.

—¿De qué manera puede una persona común ejercitar el mindfulness?

—Hay muchas cosas que hacemos todos los días que deberían ser una fuente de placer, pero no lo son porque nuestra mente está en otro lugar. Un café de especialidad, o una deliciosa comida, una ducha, o paseo por el parque. Todas estas instancias podemos convertirlas en oportunidades para practicar la atención plena y simplemente disfrutar de estar en el momento. Si estamos muy ocupados, podemos crear subjetivamente espacio en nuestras vidas no cambiando lo que hacemos, sino el cómo lo hacemos.