Llega un momento en la vida de todo hombre en donde las cervezas con los amigos pasan la cuenta. Lo mismo ocurre con las reuniones junto a la parrilla y las tardes de computador o videojuegos. Los abdominales, que en algún momento brillaron con luz propia, poco a poco desaparecen y el cinturón inevitablemente comienza a apretar un poco más. A diferencia de las mujeres que acumulan las grasas en sus caderas, muslos y glúteos, los hombres tienden a concentrar los kilos extra en la zona abdominal. El sedentarismo y la mala alimentación se transforman en el enemigo número uno y recuperar la figura de antaño sólo parece un sueño lejano. Como una forma de socorrer al género masculino en esta cruzada, surgió una dieta que promete un abdomen plano y tonificado en tan sólo un par de semanas. Flat belly diet for men es un régimen diseñado especialmente para hombres y, si bien el libro con las indicaciones fue publicado el año 2010, tanta ha sido su eficacia que hoy está más vigente y potente que nunca.

Su autora, Liz Vaccariello, fue asesorada por el doctor Milton Stokes, nutricionista y profesor en la Universidad de Saint Joseph, con más de 20 años de experiencia en torno a la nutrición. Juntos formaron una dieta que, más que restringir, ayuda a ordenar las comidas, lo que se ve reflejado en un abdomen plano y tonificado, logrando reducir el vientre de los hombres en 8 centímetros en un mes. Si bien aseguran que el ejercicio ayuda bastante a tonificar y marcar, también establecen que no es necesario matarse en el gimnasio para conseguir objetivos rápidamente. La forma en cómo luce nuestro cuerpo depende en un 30% del ejercicio y en un 70% de los alimentos. Por lo tanto, las principales indicaciones entregadas por los autores recaen en qué ingerir para conseguir las calugas de Matthew McConaughey.

calugas450-1

La dieta tiene dos fases, la primera de ellas dura cuatro días y es llamada ‘Empuje para Abdominales Planos’. Esta etapa limpia y drena el tracto digestivo, poniéndolo en marcha. Uno de los propósitos de esta semana es disminuir la retención de líquidos, por lo que debe evitarse la sal, los condimentos y los alimentos procesados. Los excesos de carbohidratos también quedan fuera, junto con las bebidas gaseosas y cualquier alimento que produzca hinchazón, ya sean porotos, brócoli o incluso chicle, que causa ingesta de aire. A cambio de ello, el régimen propone consumir arándanos, frutillas, piña, pechuga de pavo, atún y cualquier alimento de tipo diurético, al tiempo que recalca la importancia de tomar dos litros de agua diariamente.

Si bien esta etapa es la más restrictiva, es necesaria pues ayuda a preparar el cuerpo masculino. La próxima fase dura 28 días y gira en torno a cuatro reglas básicas. La más importante de ellas es incluir un alimento rico en ácidos grasos monoinsaturados en cada una de las comidas del día. La dieta del abdomen plano asegura que estas grasas –que pueden ser encontradas en la mayoría de los aceites vegetales, nueces, semillas, chocolate amargo, paltas y aceitunas– son saludables, ya que ponen en acción una serie de mecanismos favorecedores para el organismo. Reducen el nivel de colesterol, disminuyendo el riesgo de problemas cardiovasculares a la vez que acaban con la grasa abdominal.

calugas450-3

Pese a tantos beneficios, tampoco hay que pasarse de la raya. El exceso es el veneno de la razón, asegura un viejo refrán, haciendo alusión a que nada en extremo es bueno. Y precisamente a ello apunta la segunda regla. La norma es rigurosa en cuanto al máximo de calorías ingeridas, estableciendo que no pueden ingerirse más de 400 en cada comida. Esto, ya que –pese a los grandes beneficios que las grasas monoinsaturadas le entregan a la salud– éstas son altamente calóricas, por lo que consumir demasiadas puede jugar en contra y llevar a un aumento de peso. Por lo mismo, es recomendable acompañar cada plato con frutas y verduras.

Irónicamente, es de conocimiento público que no hay nada peor que un animal hambriento. Situación del reino animal que no excluye al género masculino. Malhumor, dolores de cabeza y baja concentración son sólo algunos de los síntomas que provoca la escasez de comida. De hecho, ningún sistema para bajar de peso funciona si sientes hambre, ya que eso conlleva a picar alimentos prohibidos y saltarse las reglas fácilmente. Además, muchos estudios demuestran que para mantener un metabolismo activo, es necesario comer más a menudo. Es por esta razón que la dieta del abdomen plano es autoritaria al imponer la importancia de comer cada cuatro horas, sumando un total de 1.600 calorías al día. De esta manera, la mente y cuerpo masculino se mantienen activos, sin recaídas ni escapadas a la cocina en mitad de la noche.

calugas450-2

De seguir estas reglas al pie de la letra, se prometen increíbles resultados, principalmente en la zona abdominal. Además, incluye una precisa serie de ejercicios que es posible realizar en casa sin la ayuda de ningún tipo de equipo especial, enfocada principalmente en los abdominales y en rutinas de carácter cardiovascular. Caminar hasta el trabajo, largas sesiones en la alcoba junto a la pareja, sacar a pasear al perro y salir a bailar con la novia son otras de las recomendaciones. Ideas que suman y siguen para que este verano no sólo las mujeres sean las que se luzcan en traje de baño.