Seguramente este es uno de mis descubrimientos más interesantes del año. Siempre he sido amante de los buenos sabores y me encuentro constantemente probando cosas nuevas, pero el aroma de este té me cautivó desde el principio. Sin embargo, más allá de las sensaciones que pueda haber tenido en el paladar, lo cierto es que es un té con historia, versatilidad y propiedades que lo transforman en un producto único.

Se trata del té Matcha, una bebida de té verde molido, que fue elaborada por los chinos en tiempos de la dinastía Song y que, según cuenta la historia, luego fue introducido en los monasterios budistas de Japón cerca de del siglo XII, para ser utilizado como un té de meditación. Mucho tiempo después, pasó a ser usado en la ceremonia del té y bebido por los guerreros samuráis que practicaban budismo Zen.

Hoy, es considerado como el mejor y más selecto té de Japón y de todo el oriente. Se obtiene de una forma muy particular por su secado y porque además, posee un molido muy fino con la ayuda de un molino de piedra que gira lentamente.

Personalmente, quedé deslumbrada por todos los beneficios que tiene el Matcha, por ejemplo: aumenta la energía y permite mantener un agradable estado de vitalidad hasta 4 horas, mejora el metabolismo hasta un 40% convirtiéndose en un depurativo natural, incrementa la concentración, reduce el estrés y posee un gran poder para combatir el envejecimiento gracias a su concentración de polifenoles antioxidantes. Asimismo, contribuye a reducir los riesgos de cáncer de mama y molestias premenstruales.

En el periódico Independent explicaron que contiene alrededor de 130 veces más antioxidante que una taza normal de té verde. Pero también comentan que tiene cafeína y el aminoácido L-teanina, que ayuda a sobrepasar el estrés, relaja, fortalece la capacidad cognitiva y además, es un regulador del humor.

Su milenario prestigio es innegable, pero no sólo lo afirma la historia y otras publicaciones, sino que también recientes investigaciones científicas han comprobado su efectividad. Según un reciente estudio publicado en la revista del Colegio Americano de la nutrición, las personas que consumen cinco o más tazas al día tienen menos probabilidades de desarrollar hipertensión y diabetes, o morir de enfermedades cardiovasculares y mejora la salud del corazón previniendo la hipertrofia cardiaca. Lo mismo resolvió un análisis del Journal of Biological Chemistry, quienes informaron que el Matcha puede reducir los niveles de colesterol y el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Leyendo todas estas positivas características se me vino a la mente sólo una pregunta ¿dónde encontramos esta maravilla en Chile?. Investigando llegué hasta “Artea”, la empresa que lo trae a nuestro país. Los 100 gramos cuestan $9.900 en www.tiendadete.cl y esta cantidad puede durar incluso más de un mes, dependiendo de cuántas tazas se tomen al día.

Como es un energizante natural recomiendo tomarlo en las mañanas para comenzar la jornada con ánimo. Su preparación es más simple de lo que parece.
Se deposita un cuarto de cucharadita de té en un bol y se le agrega 200 ml de agua a 80° C. Para que el té verde no tome un sabor amargo, una vez hervida el agua se debe esperar 10 minutos antes de agregarla a la preparación. Luego de esto se revuelve con un batidor de bambú o un tenedor y se endulza a gusto.

La preparación tradicional japonesa no utiliza endulzante y se prepara con menos agua (aprox. 80 ml), generando una mezcla de sabor muy intenso que no siempre agrada al público occidental, pero mientras más se consuma, el paladar se va adecuando a este especial y único sabor. También se le puede agregar leche para transformarlo en una de las recetas más populares de las cafeterías y teterías de Japón, Estados Unidos y Europa, allá lo llaman el Matcha Latte.

Cada vez más consumidores se están aficionando a este exquisito té, y también la industria alimentaria ha descubierto el potencial del té Matcha, que además, es una materia prima ideal para elaborar otras preparaciones con sabor a té verde. En otros países incluso hacen bombones y queques de este producto.

¡Sin duda, una tendencia que espera convertirse en todo un must entre los chilenos!

Comentarios

comentarios