Estaba yo en las oficinas de Mega esperando que llegara Álvaro Escobar , y me puse a conversar con una amiga que trabaja en prensa de ese canal. Hace mucho tiempo, ella había colaborado conmigo en la revista Siglo XXI – Ciencia y Tecnología, de El Mercurio. Y Paola me cuenta que estaba dedicada a activar la glándula pineal con Fresia Castro.

Al poco rato llega el simpático animador de “Más Vale Tarde” y me cuenta que él también activa la glándula pineal con Fresia Castro.

—¡Ah!, ¡yo también! —le dije yo.

—¡Puta!, ¡qué bonito! —me respondió él.

La diferencia es que yo sigo las enseñanzas de Lita Donoso, que es discípula de Fresia Castro, pero después siguió su propio camino.

—Yo te recomiendo a la Fresia Castro, pero con el corazón —me dijo Álvaro Escobar en un tono más bajo, como de confidencia, mirándome convincente a los ojos.

Conozco a Fresia Castro. La conocí en los años 90, cuando dos periodistas de Cultura en El Mercurio estaban asistiendo a sesiones con ella. Su oficina estaba cerca del metro Manuel Montt.

No muy lejos de allí, en Almirante Pastene con Providencia, entrevisté a comienzos de año a Lita Donoso para un artículo sobre terapias complementarias (http://www.caras.cl/salud/sanacion-a-traves-del-amor/)

Lita es sicóloga clínica de la Universidad de Chile, y hace una década creó el método Alkymia de autosanación. Está basado en “conocimientos ancestrales sobre cómo funciona la energía en un ser humano y cómo la usamos a través del sentir, el pensar, el intencionar y el atender. Son facultades innatas que nos permiten crear las realidades todo el tiempo”, explica Lita. “Está relacionado con algo que habíamos olvidado acerca de nuestras glándulas y hormonas. Allí hay códigos dormidos que nos permiten entrar en un proceso creativo distinto al limitado que usamos con el diez por ciento de nuestro cerebro”.

Se potencian estas facultades para conseguir lo que deseamos.

“No se puede”, nos va a decir una vocecita interior. Ahí están nuestros miedos. Esos “demonios” interiores que se oponen a nuestros buenos deseos. ¡Chaqueteros desagradables! “La mente es el peor enemigo del ser humano”, sentencia Lita. Alkymia es una metodología para eliminar “los pensamientos ruines, que siempre vienen”, agrega. En esto, se parece al ho’oponopono. “Como herramienta básica para la disolución de nuestra ‘sombra’, el método Alkymia usa una frecuencia lumínica, que, si la viéramos, sería violeta”.

Hace siete años, Lita publicó el libro “Sanaciones milagrosas”, que tuvo mucho éxito. “Mucha gente se ha curado sólo leyendo mi libro”. Entre ellos, varios famosos, como el cantante Pablo Herrera. A algunos les ha bastado leer el manual que se puede descargar de manera gratuita del sitio web de Alkymia Global.

Muchas personas siguen las instrucciones en YouTube:

(Una vez, yo iba en una micro por Príncipe de Gales y una señora iba leyendo las instrucciones para activar la glándula pineal que tenía escritas a mano en un cuaderno.)

Se activan “energéticamente” las siguientes glándulas: el timo (que está al lado del corazón), la tiroides (centro de la expresión), las glándulas pineal y pituitaria (las maestras).

Se llama “pineal” porque parece un pinito plantado en el medio del cerebro. Produce “hormonas fundamentales para el equilibrio armónico del cuerpo, como la melatonina y la serotonina”, explica Lita Donoso. “Regulan todo nuestro ciclo vital. Cuando se reactiva la producción de estas hormonas, las personas detienen su proceso de envejecimiento y la producción de enfermedades. Es como que entraran en la perfecta salud sólo practicando el uso de la llama violeta”.

Me acuerdo que le dije a Lita que estaba complicado porque tenía mucha información para escribir una crónica corta sobre las terapias. “Usa el método”, me dijo Lita. Y así lo hice: bajé el manual de la página, y activé mi glándula pineal. Después, asistí a un seminario de Lita en un hotel de Vitacura. Era asombrosa la cantidad de personas enfermas que estaba allí. “La cantidad de testimonios milagrosos que tenemos es sorprendente. Se hacen una tomografía, y el tumor ya no está. Los casos más impactantes los he visto en personas que llegan así, locas, descontroladas, porque sus hijos se están muriendo. ¡Cómo han sanado a sus hijos en situaciones absolutamente adversas!”, comenta emocionada Lita.

—¿Cómo se mejoran?

—No sé. Es un misterio. La Ley Cósmica es así. Dice que el padre o la madre pueden sanar a su hijo.

Comentarios

comentarios