¿Soy feliz? Esa es la pregunta que todos nos hacemos, ya sea por algún cambio abrupto en nuestra vida, alguna decepción amorosa o laboral. Y luego: ¿Cómo consigo encontrar la felicidad? ¿Qué es lo que le hace falta a mi vida para sentirme pleno? Tener o no hijos, un mejor trabajo, una mascota, dormir más, salir con amigos o tener más tiempo libre son algunas de las cuestiones que están directamente relacionadas con que tan feliz es una persona. ¿Pero existe una fórmula o plan perfecto para lograr encontrar ese ansiado estado?

Para el doctor Paul Dolan, profesor de Ciencias del Comportamiento de la universidad London School of Economics, experto en felicidad y políticas públicas, autor de Diseña tu felicidad (Paidós), la clave no está en pensar en lo que nos falta o nos haría más felices, sino que se basa en advertir las actividades que nos provocan placer y constituirlas en un hábito.

La teoría de Dolan, se basa en una premisa clara: todos podemos alcanzar la felicidad. ¿Cómo? Mediante las decisiones que tomamos en nuestras vidas, que deberían ser siempre pensando en aquellas actividades que nos hacen felices. “La felicidad debería definirse y medirse en experiencias placenteras a lo largo del tiempo, este estado se sitúa entre lo que hacemos y con quiénes pasamos tiempo juntos”, explica el experto.

En su libro el autor invita además a reflexionar acerca de cómo planear nuestras vidas de modo que podamos dirigir todas nuestras energías en actividades que nos hagan sentir satisfechos y así alcanzar nuestro propio equilibrio. Aquí una lista de los principales consejos y actividades que Paul Dolan recomienda para lograr experiencias placenteras a lo largo del tiempo:

1.- Diseña tus decisiones: Saber identificar las experiencias que más disfrutamos es la mejor forma de diseñar el plan para un día placentero y feliz. Por ejemplo decidir entre leer un libro o salir al cine con un amigo. El reto es lograr hacer más de las cosas que nos gustan.

serfeliz450-1

2.- Concentrarse en las cosas buenas: Este punto es fundamental respecto de en qué lugar debemos enfocar nuestros pensamientos. Si sentimos que tenemos un defecto o algo que teníamos planeado no está saliendo como esperábamos, lo primordial es ver el panorama completo de nuestras vidas y no dejar que los pensamientos negativos nos bloqueen. Un ejemplo es si no estás conforme con tu sueldo es dejar de pensar en aquello y concentrarte en las cosas buenas que has ganado con la experiencia de ese trabajo o en buscar otra opción que complemente ambos aspectos.

3.- Vivir el momento: El tener un presente feliz vale más que tener muchos días malos e insatisfactorios. Este consejo es uno de los más conocidos respecto del camino hacia la plenitud. Según Dolan lo mejor es tener un trabajo y rutina que garantice días gratificantes. Esto significa que no vale la pena hacer todos los días una labor que te provoca estrés y frustración pensando que en algún futuro rendirá frutos, es importante enfocarse en que cada día sea gratificante. Lo demás no vale la pena.

4.- Hacer cosas nuevas: Hablar con desconocidos, probar una nueva ruta, dedicar tiempo a diferentes personas o lanzarse en paracaídas son algunas de las experiencias que otorgan adrenalina a nuestra vida. Más que mal siempre será mejor arriesgarse y poder decir “no me gustó” a nunca haberse atrevido a intentar nuevas experiencias.

5.- Escaparse de vez en cuando: Las vacaciones son quizá uno de los momentos que más realizamos actividades placenteras. Comer nuestros platos favoritos, dormir más horas y caminar al aire libre son planes perfectos para aclarar nuestra mente y planear nuevas actividades. Eso sí, no es necesario esperar a la llegada de esas tres semanas de ensueño; tomarse días libres durante el año es vital para no colapsar y aclarar nuestras metas.