Creada por la nutrióloga Haylie Pomroy, la Dieta del Metabolismo Acelerado ha liderado por más de dos años los bestselleres de Nueva York y Amazon. Su éxito se basa en dos décadas de atenciones clínicas y millones seguidores en el mundo que han confiado en los consejos del libro de esta especialista considerada “la gurú” de la quema de grasas. Y los resultados la apoyan: un máximo de 10 kilos al mes se perderían con este plan de tres fases que logra aumentar la velocidad del metabolismo. ¿La buena noticia? Se puede comer de todo y sin culpa, según esta especialista, una de las razones que nos llevan a sumar kilos y no al revés.

Wp-la-dieta-del-metabolismo-450

“Vamos a hacer las paces con la comida”, asegura Pomroy. Según ella, hacer dieta tras dieta desacelera nuestra capacidad para transformar la comida en energía: “El cuerpo interpreta la privación de alimento como inanición, lo que produciría un estrés en las glándulas suprarrenales, responsables de almacenar como lípido o quemar como energía”. Esto forzaría al organismo a guardar más reservas de las necesarias porque “si el organismo se acostumbra a comer poco, no sabe cuándo le darás nuevamente comida” y en consecuencia, “se suprime la producción normal de la hormona T3, que quema grasa, y aumenta la producción de la hormona que la almacena, la Tr3”. Lo peor de todo es que luego “asimilarás por completo hasta los alimentos saludables porque tu cuerpo pedirá a gritos energía”.

La experta agrega un componente adicional que nos lleva a sumar kilos: la culpa. Según Pomroy, “hace sentir al cuerpo que está mal comer y desaceleraría el metabolismo completo”. Todo estaría relacionado con las hormonas: “Disfrutar la comida brinda placer y, por ende, aumenta la liberación de endorfinas que, a su vez, estimulan la producción de serotonina y de la T3, (que elimina grasas)”. Además, la endorfina también disminuiría los niveles de leptina, la hormona que nos hace sentir hambre.

Los consejos de Pomroy van más allá de extensas rutinas de ejercicio o de reducir las cantidades en las porciones de comida, como en la mayoría de las dietas. ¿Su receta? “Fijarnos en los componentes de lo que ingerimos porque los químicos afectan la función de órganos clave, como el hígado y tiroides”.

Básicamente, lo permitido es “lo que alguna vez estuvo vivo”: azúcares naturales como el coco, stevia, el xilitol proveniente de la madera y la canela; grasas saludables, carbohidratos, frutas, verduras y granos son bienvenidos, mientras que los alimentos químicos u “obesogénicos” como bebidas, alcohol, lácteos, maíz, trigo, cafeína, soja, endulzantes artificiales y colorantes están vetados porque “no son comida real, alteran el equilibrio hormonal e inhiben la quema de grasas”. Y agrega: “El hígado pierde tiempo descomponiéndolos en lugar de metabolizar los lípidos que sobran de nuestros tejidos”.

Veintiocho días pide esta especialista para “poner en marcha los motores del cuerpo”. Aquí, resumimos las tres fases de su dieta. Y ojo, porque una vez terminada la primera semana, se debe volver a la fase 1 hasta completar el mes entero. No olvidar tomar mínimo dos litros de agua al día.

*Las porciones son aproximadas, pero estas dependen de peso y altura. Para más información, revisar http://hayliepomroy.com/.

Wp-burritos-450

FASE 1: Calmar el estrés y las glándulas suprarrenales

(Días 1 y 2)

Desayuno (7.30 am): granos y fruta

Snack (10 am): fruta

Almuerzo (13 pm): granos, proteína, verdura y fruta

Snack (16 pm): fruta

Cena (7 pm): granos, proteína y verdura

Los primeros dos días de la dieta incluyen tres comidas diarias altas en carbohidratos, con niveles moderados de proteína y bajas en grasa. El desayuno parte a las 7 y media de la mañana y consiste en una taza de granos cocidos como avena o quínoa mezclados con una fruta (puede ser manzana, naranja o mango). A las tres horas, debes volver a comer una fruta (medidas en una taza), como las mandarinas, moras o frutillas. A las 1 de la tarde, un tipo de grano, una proteína, una verdura y una fruta, como un tazón de pollo con bróculi o una sopa de pavo, porotos blancos y repollo verde, junto con un durazno o una manzana al horno para el postre. Y para la tarde, la especialista recomienda la pera rebanada como snack “porque es más dulce y calma la ansiedad”. Para la hora de la cena, granos, una verdura y una proteína deben integrar el plato. ¿Alguna sugerencia? 120 gramos de filete mignon con una taza de brócoli y otra de arroz integral cocido.

Ejercicio: La nutrióloga recomienda seguir una rutina de ejercicio cardiovascular en alguno de los dos días; como una clase de ejercicios aeróbicos, correr o subir escaladora elíptica durante una hora.

Wp-cebolla-tomate-450

FASE 2: Desbloquear grasa almacenada y generar músculo

(Días 3 y 4)

Desayuno (7.30 am): proteína y verdura

Snack (10 am): proteína (puede incluir verdura)

Almuerzo (13 pm): proteína y verdura

Snack (16 pm): proteína

Cena (7 pm): proteína y verdura

Ésta es una fase alta en proteínas, verduras y en alimentos que favorecen la función hepática (la cual ayuda a las células a liberar la grasa) y la creación de músculos. Pero también son días bajos en carbohidratos y grasas: “así que hay que tener paciencia”, dice Pomroy. La mañana puede comenzar con una proteína y una verdura, como omelette hecho a base de 4 claras con espinaca ilimitada. Para el snack, la clave está en la proteína (y también puede mezclarse con verdura). Tiritas de pollo con rebanadas de pepino o rosbif son recomendados por la especialista. Luego, el almuerzo repite el patrón con 180 gramos de atún con pimiento rojo o 120 gramos de pollo a la parrilla con rúcula o espárragos ilimitados. Durante la tarde, otra proteína, como el jamón de pavo está permitida en no más de 120 gramos. Y para la noche, la experta recomienda el lomo de cerdo con espinacas al vapor o salmón ahumado con ensalada de pepino.

Ejercicio: Al menos un día de entrenamiento de fuerza. “Hay que enfocarse en levantar mucho peso y hacer pocas repeticiones”. Una clase de body pump es una buena opción, “porque hemos consumido muchas proteínas que nos dan fuerza”.

Wp-tomates-cherry-carne-450

FASE 3: Desatar la combustión: hormonas, corazón y calor

(Días 5, 6 y 7)

Desayuno (7.30 am): grasa o proteína, granos, verdura y fruta

Snack (10 am): verdura, grasa o proteína

Almuerzo (13 pm): grasa o proteína, verdura y fruta

Snack (16 pm): verdura, grasa o proteína 

Cena (7 pm): grasa o proteína, verdura y grano opcional

Durante los tres últimos días, la dieta diaria incluirá alimentos altos en grasas saludables, con niveles moderados de carbohidratos y proteínas, y frutas con bajo índice glucémico. “Todo esto aumentará el ritmo de nuestro metabolismo que estuvo quemando grasas acumuladas de antes de comenzar la dieta en las fases anteriores”, afirma la experta. Omelette con huevo entero, espinaca, tomate y champiñones puede ir sobre una rebanada de pan tostado o un tazón de avena con almendra cruda, duraznos y leche de almendra para el desayuno. Para media mañana, Pomroy recomienda ¼ de taza de humus con verduras y luego, 180 gramos de pavo, “que se pueden combinar con una ensalada de palta y lechuga o un plato de camarones salteados con aceite de oliva, porque eso nos da grasa natural”. Durante esta fase también se permite la mantequilla de almendra, sobre verduras como el apio.

Ejercicio: Al menos un día de actividad que disminuya el estrés. La experta recomienda clases de yoga o una sesión de masajes de relajación porque “incrementa el flujo sanguíneo hacia las áreas adiposas del cuerpo”.

¿Las principales críticas?

Como ‘no todo lo que brilla es oro’, las redes sociales también han hecho lo suyo en contra de esta famosa dieta. Y la mayoría de las críticas apunta a los alimentos que se ingieren durante los 28 días. Lo más comentado entre quienes se han aventurado, es que si alguien no le gusta determinada fase, tendrá que hacerla de igual forma las cuatro veces al mes y no hay reemplazos. “Es clave seguir las indicaciones en los días correspondientes”, recuerda su autora. Lo mismo ocurre con equivocarse alguno de los días, “habrá que comenzar todo otra vez”.

Por lo mismo, vegetarianos y veganos tampoco pueden identificarse con esta dieta. “Es para los fanáticos de la comida”, escribió la autora. Y no hay espacios para reclamos con determinados grupos de alimentos, “porque se come de todo”. También se debe seguir al pie de la letra los horarios. Nada puede impedir comer cada 2 a 3 horas. “Y eso es imposible, porque uno no puede controlar todo”, comentan usuarios en blogs de alimentación.

Pero hay más: porque aquellos ‘paladares dulces’, sólo podrán saciar sus ganas de helado y golosinas con frutas y preparaciones naturales como batidos de sandía o mango con agua. Porque hay que recordar: no están permitidos lácteos ni azúcares refinados, base de muchos postres y dulces.