Beber agua ha sido desde siempre una de las recomendaciones de los especialistas en medicina para mantener un peso equilibrado. Lo que hasta ahora desconocíamos es que este líquido es además fundamental para adelgazar. “La pérdida de peso se explica por el hecho de que el agua ‘llena la barriga’, proporcionando al individuo una sensación de saciedad. Además, sustituye las bebidas ricas en azúcares y elimina las toxinas que hacen ir más despacio al metabolismo”, explica en conversación con CARAS Nicola Sorrentino, licenciado en Medicina por la Universidad de Milán, especialista en Ciencias de la Alimentación y director científico de las Termas Sensoriales de Chianciano (Italia). 

Sorrentino, que acaba de publicar en su país el libro ‘La dieta dell’acqua’ (Editorial Salani), asegura que el truco para adelgazar bebiendo agua está en la termogénesis, es decir, la producción de calor del organismo. Y lo explica poniendo como ejemplo varios estudios orientados a descubrir las bondades del agua para la salud. 

wp-450-benditaagua5

En 2003 un grupo de científicos de una universidad alemana se propuso estudiar los efectos del agua sobre la velocidad con la cual quemamos las calorías para producir energía. Tras analizar a una amplia muestra de hombres y mujeres, descubrieron que beber dos vasos de agua de unos 500 ml al día, a una temperatura aproximada de 22 grados, aumentaba el 30 por ciento la velocidad con la que, tanto los hombres como las mujeres, quemaban calorías. Años más tarde, la Universidad de Virginia (EE.UU.) analizó durante tres meses los progresos adelgazantes de medio centenar de personas puestas a régimen con una misma dieta hipercalórica. Los resultados demostraron que aquellos a los que además de seguir la dieta se les había recomendado beber dos vasos de agua antes de desayunar, almorzar y cenar, habían perdido de media dos kilos más que quienes no habían seguido este último consejo.

wp-450-benditaagua4

Entonces, ¿se podría afirmar que el agua adelgaza? Sí y no. “El efecto adelgazante del agua no puede sustituir nunca a una dieta sana y a la actividad física”, advierte el profesor, “pero tampoco podemos ignorar que beber agua en una cantidad adecuada, ayuda a perder peso”. Especialmente cuando la persona que quiere adelgazar está un poco por encima de su peso ideal. “Por regla general, las personas con sobrepeso tienen un tejido muscular menos hidratado y activo desde el punto de vista del metabolismo, por lo tanto, cambiar este estado y comenzar a consumir más líquido, favorece una mayor ‘quema’ de calorías”. Según el especialista, esto explicaría por qué el efecto del agua sobre la termogénesis funciona mejor entre las personas obesas que en aquellas con un peso equilibrado. 

wp-450-benditaagua2

Sorrentino, famoso en Italia por ser el dietólogo favorito de celebrities patrias como la actriz Mónica Bellucci o la cantante Laura Pausini, propone en su libro un menú completo para que la dieta del agua resulte realmente efectiva. Veamos: para desayunar, café o te, leche de soja y cereales integrales. A media mañana, un zumo de frutas; y para merendar, un yogur. Durante el almuerzo, legumbres, verduras y pescados; y para la cena un buen plato de pasta, que no puede faltar en la mesa de casi ningún italiano al menos una vez al día. Sorrentino recomienda además un vaso diario de vino o cerveza, y no rechaza la idea de comer pan y pizza con moderación. Mucha fruta y verdura, que son hidratantes, y poca carne, especialmente roja. Pero lo más importante es acompañar cada plato con el tipo de agua que mejor le conviene: natural, con gas o incluso de sabores. 

wp-450-benditaagua3

¿Y beber agua durante la comida? “La idea que no se debe beber agua mientras se come es falsa”, asegura Sorrentino en su libro. “Al contrario —señala el especialista—, la digestión mejora. Y en cualquier caso, el agua tiene cero calorías por lo que nunca engorda”. 

En resumen, gracias al agua podemos acelerar los efectos de una dieta hipocalórica, adelgazando más rápidamente y mitigando la sensación de hambre. “Por eso hablamos de una verdadera dieta del agua”, sostiene Sorrentino. El médico italiano, fan declarado de la dieta Mediterránea, aprovecha para advertir de los peligros de llevar al extremo cualquier dieta. Y especialmente aquellas que de repente se ponen de moda, como la que encumbró a la fama al nutricionista francés Pierre Dukan, “porque se trata de un régimen hiperproteico y tantas proteínas pueden causar problemas en el hígado o incluso tumores”. Lo mejor: comer de todo con moderación y, eso sí, beber agua. Mucha agua.  

wp-450-benditaagua