El jueves 6 de junio CNN Chile transmitió el primer debate energético con cuatro precandidatos presidenciables: Andrés Velasco (Independiente), Claudio Orrego (DC), Andrés Allamand (RN) y José Antonio Gómez (PRSD).

Fue poco más de una hora y media en la que los periodistas, Mónica Rincón y Daniel Matamala, los interrogaron sobre temas tan variados como la matriz energética, HidroAysén y la energía nuclear, pero también hubo mucho de lo otro. De hecho partió con los dichos del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien expresó que las promesas de campaña estarían influyendo en el ánimo de los inversionistas extranjeros, quienes verían por ejemplo en una posible asamblea constituyente, una traba para instalarse en nuestro país.

En general no se sacó mucho en limpio de las respuestas de los precandidatos. Con algunos bemoles, todos están de acuerdo en que proyectos como HidroAysén no son convenientes en lugares como la Patagonia, que se debe respetar el medioambiente, que la judicialización de los proyectos energéticos no es buena, como tampoco se mostraron partidarios de la energía nuclear (aunque Velasco estuvo por que sea una posibilidad a estudiar), que las cuentas de electricidad son las más caras de la zona y una de las más caras del mundo y que la matriz energética se debe diversificar.

Otro tema fueron los aportes de empresas eléctricas a las campañas de los candidatos, seguramente a propósito de la amistad de Andrés Allamand con Bernardo Matte. Y finalmente los impuestos verdes cerraron un foro en el que las preguntas salieron de lugares comunes y temas muy conocidos… hasta trillados y donde las respuestas –predeciblemente– serían políticamente correctas.

Ningún candidato se va a quemar argumentando que en su gobierno se activarán proyectos de energía nuclear, ni tampoco trasparentando si están a favor de las termoeléctricas en circunstancias que los cuatro fueron críticos –en el mismo debate- por la forma en que el actual gobierno manejó la paralización del proyecto Barrancones, en Punta de Choros, Región de Coquimbo y con el antecedente de que se frenó por la presión ejercida por parte de la ciudadanía que se levantó contra la construcción de la termoeléctrica.

Todos hablaron de legislar respecto al tema energético, pero sin propuestas claras ni concretas. Todos (unos más, otros menos) criticaron la famosa apuesta de Sebastián Piñera 20/20 (alcanzar el 2020 el 20% de Energías Renovables No Convencionales, ERNC), propuesta que para Andrés Allamand es imposible de cumplir, mientras que su tocayo, Andrés Velasco se aventuró con un 30/30. Quizá lo poco jugado tuvo como razón el fantasma de las promesas no cumplidas en un tema que aparentemente no es prioridad, pero que a la luz de los hechos, cada vez es más importante para la población. Fue la gente la que se levantó en Valdivia para denunciar y protestar por la mortandad de los cisnes de cuello negro en el río Cruces, así como también fue la presión popular la que frenó proyectos termoeléctricos y es la gente la que, por un tema medioambiental aparentemente sin importancia, tiene en jaque a las autoridades en Turquía con revueltas y protestas que se iniciaron por defender el parque Gezi, en Estambul, sobre el que se habían gestado planes de construcción de un centro comercial. Conflictos que hasta el momento, se ven de difícil solución.

Sería hora de que los candidatos tomaran en serio el tema energético. Que se asesoren para realizar un programa serio, viable, favorable y respetuoso con el medioambiente… y que lo cumplan. Que no utilicen el tema para justificar cualquier proyecto por la necesidad de generar energía a cualquier precio. También sería bueno que los electores nos informemos y que finalmente entreguemos nuestra preferencia a los candidatos que nos aseguran un mejor lugar para vivir, con la garantía de invertir en energías renovables no convencionales porque nuestro país es generoso y tiene todo para que se invierta en ellas.

>Para los que no pudieron verlo, aquí les dejo el debate completo, vía CNN Chile:

Comentarios

comentarios