No lo está pasando nada bien Andrés Chadwick. Ni hablar del Presidente Piñera, quien se vio obligado a regresar de su gira por el sur para blindar a su ministro del Interior —amén de primo y amigo— ante las críticas por su manejo en el asesinato del comunero Camilo Catrillanca. 

“El ministro cuenta con toda mi confianza”, dijo el Presidente este miércoles en una rueda de prensa. Eso, mientras avanzan las gestiones por parte de la oposición para una acusación constitucional en contra del jefe de gabinete.

No hay duda de que la posición de Chadwick es frágil, más aún ante la auténtica caja de Pandora en que se ha convertido la investigación del caso Catrillanca. Twitteros y politólogos hacen sus apuestas sobre los posibles sucesores. Así surgió una propuesta que hoy flota en el aire: ¿Y si Piñera, en lugar de un “hombre fuerte”, nombrara  a una “mujer fuerte”? Bravo. Sería la primera ministra del Interior de toda nuestra historia republicana y Piñera se anotaría un logro potente y tal vez hasta podría mejorar en las encuestas. A nivel internacional, la noticia daría vuelta al mundo, reforzaría la agenda de diversidad que, con infinitos tropiezos, ha intentado levantar este gobierno. Además, sería un paso más para el movimiento feminista.

Personalmente apuesto con todo a este cambio. Hemos tenido a la primera presidenta de la República mujer, elegida dos veces por la ciudadanía para encabezar La Moneda, también varias ministras, sin embargo los cargos de máximo poder económico y político, como Hacienda e Interior, siguen en manos masculinas. Me pregunto cuánto falta. Me pregunto también si, de concretarse, qué tan real sería este cambio: ¿Confiaría de igual forma Piñera  en una jefe de gabinete mujer? ¿Tratará ella de masculinizarse para demostrar autoridad, tal como lo hizo Margaret Thatcher (quien incluso tomó clases de dicción para que su voz sonara más autoritaria)? De momento, no son más que especulaciones, ojalá que pronto se trate de un sueño hecho realidad. Un paso más en el eterno y complicado avance de las mujeres hacia las cimas del poder.  

Comentarios

comentarios