Su oficina bien podría ser un pequeño museo de fútbol y de historias. Fotos con personajes como Mario Moreno Cantinflas —“el humorista más grande de todos los tiempos”—, Menem, Blatter, Platini, Pelé… libros inéditos de los mundiales, la camiseta autografiada que usó Marcelo Salas el día que le hizo los dos goles a Italia en Francia ’98 y un trofeo que le otorgó Franz Beckenbauer luego de su labor como encargado de la ciudad de Colonia para el Mundial 2006, en Alemania, entre muchos más. Sube el tono, habla por teléfono con un modisto de Miami, toma café, se ríe, muestra sus premios, cuenta anécdotas. “Podría escribir un libro con todas las cosas que he vivido”, asegura.

Enérgico, divertido, histriónico. Ricardo Abumohor nació con una pelota de fútbol al lado. Conoció de primera mano el mundo del deporte desde muy chico, cuando “el papá”, como se refiere a su padre, Nicolás Abumohor, era dirigente. Siempre se reunía con los directivos en su casa. “Un día invitó a unos señores y yo no entendía por qué a alguien le decían Sir. Era Stanley Rous, presidente de la Fifa”, recuerda. El tema lo apasionó. Tanto así, que a los 18 fue director de Palestino y en 1993 llegó a ser presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, la ANFP, donde estuvo al mando de la histórica clasificación chilena al mundial de Francia. “Me fui con el Consejo de pie pidiéndome que me quedara”, cuenta. Hoy está a la cabeza de O’Higgins de Rancagua, club con el que próximamente inaugurará el ‘Monasterio celeste’, un complejo de entrenamientos y concentración. Se queda ahí, dice, hasta que se le agote la pasión y la motivación.

Abumohor02Si bien sigue ligado al deporte, a sus 70 años ya se encuentra un tanto distante de la agitación del fútbol. Lo vive como hincha en el estadio, ya no tanto desde el escritorio. A dos años de la salida de Harold Mayne-Nicholls de la presidencia de la ANFP, repasa ese bullado proceso (él apoyaba su reelección), habla sobre la actual directiva, las sociedades anónimas, critica el Plan Estadio Seguro y se refiere a las posibilidades de Chile de llegar a Brasil 2014. El fútbol, dice, ha cambiado mucho, “antes era más romántico”.

“HAROLD ES UN MUY BUEN NIÑO. HUBO UNA PELEA COORDINADA PARA SACARLO. Yo estaba a su lado por el camino de desarrollo que había tomado el fútbol nacional, por su rectitud y audacia de traer a un técnico como Marcelo Bielsa. Y se produjo una Bielsamanía, Chile se reencantó con el fútbol. El problema era que para Mayne-Nicholls esto era deportivo-social, no económico. Ahí se equivocó. Y hay que saber escuchar. Pero esos problemas se podían arreglar, no había que quemar la casa. Lamenté enormemente su salida porque habían otros caminos para corregir lo que había que arreglar. Lamentablemente no se hizo así. Todavía no entiendo por qué tuvo que descabezarse un proceso cuando tenía cosas muy positivas. En el consejo no existen argumentos, sólo la conveniencia”.
—Mayne-Nicholls, a dos años de su salida, dice que Ruiz-Tagle articuló su salida…
—Lo que pasó, pasó. Uno no puede vivir para atrás, pero tampoco, olvidar. Igual me parece que ya pasó la vieja. No sabría decir si fue él quien articuló su salida, pero de que las cosas no fueron cristalinas, no lo fueron.­
—¿Cómo evalúa a la actual dirigencia?
—El fútbol tiene que proyectarse a buscar a los mejores y este no fue el caso. Postuló lo que había nomás… Esta dirigencia no tiene credibilidad, ése es su gran problema. No sólo hay que ser honestos, hay que parecerlo. Si te dicen que uno tiene un juicio por violencia familiar, otro tiene 200 cheques protestados, la gente obviamente desconfía. Además, están funcionando con tres directores menos hace un año y les parece normal. Si se hiciera una encuesta y el país votara, veríamos que nadie les cree. Estoy en contra de cómo se han hecho las cosas. Eso tiene un precio.
—¿Sergio Jadue es la persona idónea para llevar la ANFP?
­­­­­­—Si Piñera me llama para decirme que tome el Ministerio de Economía, a lo mejor me dejo llevar por el ego y acepto, pero, ¿soy el adecuado? No. Jadue se enojó cuando dije que si Yuraszeck, Estévez, Levy, o cualquiera de estos miembros que tienen empresas, tuvieran que contratarlos sólo por sus currículos, los botarían a la basura. Debe venir gente de una preparación y un nivel superior, que conozca de fútbol, que tenga la trayectoria y capacidad necesaria, credibilidad… Intachables, de lealtades absolutas, sin desconfianzas. De todas formas, hay que ayudar para que termine bien este proceso. El hincha se lo merece.
—¿Tiene candidato para el próximo periodo?
—Me encantaría hablar con Allamand y decirle que se haga cargo de la presidencia del fútbol chileno. Aspiraría a ese nivel. Golborne, Ominami, Orrego. Me gustan todos los candidatos presidenciales. Si están postulando es porque tienen credibilidad y confianza en la ciudadanía.
—Pero lo más probable es que Jadue vaya por la reelección.
—Seguramente. Pero si apelo a la conciencia y a la trayectoria, no tendría posibilidades. Esa directiva tiene muchos vacíos, cambiaron a tres directores en circunstancias, para mí, al borde de la ley; no tienen confianza ni credibilidad y los currículos no son de los mejores…
—¿Usted no se anima?
—Yo no le haría un bien al fútbol; le haría mal, estaríamos en guerra permanente. Para esto hay que tener paciencia y equilibrio, yo los perdí. Ya no cumplo los requisitos para ejercer el cargo. Ya tuve mi etapa y me fui con la sensación de la labor cumplida.
—¿Qué piensa de la renuncia de Jorge Segovia por Twitter?
—No le debiera sorprender a nadie porque ya conocemos a los personajes. Y la manera en que lo hizo, son sus características. Imposible manejar tres cargos desde el extranjero. Con eso no se puede jugar, porque le pertenece al país y, sobre todo, a la gente más necesitada, los que no tuvieron educación o posibilidades de surgir. Ellos abrazan esta pasión como motivo de vida. Por eso deben venir otros a hacerse cargo de la ANFP.

Abumohor03“EL FÚTBOL HA CAMBIADO MUCHO. PARA BIEN Y PARA MAL. Cuando en mayo de 2005 se promulgó la Ley 20.019 de Sociedades Anónimas Deportivas (S.A.D.), muchos presagiaron que el fútbol entraba en una nueva era: el negocio se tomaría el deporte, y la atención pasaría de la cancha a la Bolsa. Yo fui partidario de las sociedades anónimas. Incluso lo conversamos con Sebastián Piñera en un asado en Pucón cuando él dejaba de ser senador. Lo encontró muy interesante. Yo veía que el fútbol era terreno de nadie y reinaba la ley del más fuerte. Por ejemplo, la Chile y Colo Colo quebraron en 30 millones de dólares y no ‘existen’ culpables. Ahora, si una institución quiebra, se sabrá por qué. Igual hay que distinguir entre los que ven el fútbol como negocio y los que entendemos que es económico pero, también, deportivo-social”.
—¿Qué cosas han cambiado para mal?
—Por ejemplo, el Plan de Estadio Seguro. Le quitas la pasión cuando le extraes la esencia. El bombo no constituye peligro. Los fuegos artificiales no se usan con un fin delictual. Se mata el espectáculo. Y lo peor es que el gobierno no le consulta nada a nadie. Hay que optar por el camino del diálogo. Yo lo comprobé: uní a las barras con conversación. Hay que comprometer a los autores, y al que no cumpla, las penas del infierno.

LA SELECCIÓN LLEGARÁ A BRASIL 2014, asegura confiado en la mano de Sampaoli. Respecto de la salida de Borghi, aclara: “Le tengo mucho respeto y cariño, es un muy buen técnico, pero la confianza y la credibilidad extrema lo perdió. Ya se veía que la cosa no funcionaba. Creo que se lo comió su propio entorno; eso pasa cuando no existen lealtades. Ahora pienso que estamos en buenas manos. Le tengo mucha fe a Sampaoli, a su equipo técnico, a su manera de trabajar. Lo conozco hace mucho, le tengo un gran respeto. Chile está tomando forma”.
—¿Llegamos al mundial?
—No conozco clasificación más fácil que ésta. No está Brasil y hay cinco cupos. La meta no es sólo entrar, es llegar más allá de lo que se ha logrado. Si no llegamos, ¡vámonos presos todos!

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl