Se nos viene otra elección. Al fin se acaba la campaña, con esas franjas humorísticas y las palomas y carteles ensuciado nuestras calles. Al fin volvemos a la “normalidad”, si eso existe.

Como siempre, la campaña ha tenido anécdotas sabrosas. La bajada de Golborne, y luego la de Longueira, por ejemplo. Cómo pasa el tiempo, parece que hubiera sido hace años. ¿Dónde estás, Pablo? También los cuchillazos habituales, que esta vez entre Matthei y Parisi llegaron a sablazos. O el candidato consecuente que cambió al menos tres veces de circunscripción. O el asesor comunicacional de otro candidato en batalla campal mientras se desarrollaba el debate de Anatel.

Personalmente, me gustan las elecciones. Me entretengo viendo la cobertura de la TV, yendo a votar, viendo lo que pasa en la calle, en los locales de votación. Pero bueno, sin más dilataciones y ya que estamos sobre la hora, echo a andar mi péndulo y vamos con algunos pronósticos para el domingo.

-Gana Bachelet. No es necesaria la bola de cristal. Si gana en primera o vamos a una segunda vuelta todavía está por verse, pero de que gana, gana. Si es en primera, considerando que hay 9 candidatos será una paliza. Si va a segunda, va a ser una paliza en segunda. Y ya. La duda es la fecha, la paliza es segura.

-La Alianza (jajaja, el nombre que fueron a elegir) va a ser la gran derrotada. Las explicaciones serán las siguientes: demasiados cambios de candidatos, no supimos comunicar lo bueno que ha sido nuestro gobierno. También escucharemos conceptos como “esta es una lección de humildad”, “esta es una gran lección de la ciudadanía” y “seguiremos trabajando por los más necesitados”.

-La Nueva Mayoría (WAJAJAJAJA) será la gran ganadora, bajo el paraguas de Bachelet. Arrogantemente dirán que el pueblo ha hablado, que ellos saben lo que Chile necesita y un largo etcétera de lugares comunes que ni ellos creen. Que Dios, Ganesha, Buda, Alá y Espagueti Volador nos pillen confesados.

Con eso claro, sólo nos resta disfrutar de la cobertura de la prensa. En este ámbito también tengo algunas proyecciones, bastante más seguras que las referentes a los resultados:

Escucharemos en innumerables oportunidades los conceptos “fiesta de la democracia” y “deber cívico”.

Tanto las personas entrevistadas en las notas, simples ciudadanos, como los periodistas que las realizarán, más simples ciudadanos, evitarán a toda costa hablar de “votar”. Optarán, en cambio, por el mucho más glamoroso término “emitir el sufragio”. Los votantes dirán, alternativamente, que sufragaron y/o que cumplieron con su deber cívico.

Tendremos las siguientes notas (no es una lista exclusiva ni excluyente):

-El ciudadano madrugador que fue a votar y lo dejaron de vocal de mesa a la fuerza porque la mesa no estaba constituida. Si fue en pijama, bono para el periodista.

-El ciudadano que fue dejado a la fuerza y se negó a ser vocal, por lo que fue detenido.

-Patricio Mery acusando a gritos un complot contra Franco Parisi de parte de la CIA, el duopolio, los demás candidatos, los poderes fácticos, los Teletubbies, los masones, los Illuminati, los Muppets o quien se le cruce en el camino.

-Los panfletos de candidatos inundando los alrededores de los locales de votación desde la noche anterior, hecho denunciado por alguno de sus competidores.

-Los candidatos votando. Atención con la tenida de Alfredo Sfeir y el vestido negro con cintas de colores en las mangas de Roxana Miranda.

-Los famosos votando. Acá caben demasiados nombres como para hacer una lista, pero para que se hagan una idea, hablamos de gente como Luli, Adriana Barrientos, Edmundo Varas.

-La detención de Patricio Mery mientras grita que no lo pueden detener porque es periodista y esto es un atentado contra la libertad de expresión y los Derechos Humanos orquestado desde quién sabe dónde.

-La caída de Tomás Jocelyn-Holt cuando, en el camino entre la cámara secreta y la urna, sonríe a las cámaras sin ver dónde pisa.

-Al menos un candidato se autoproclama ganador antes de tiempo y luego tiene que recular.

-Moreira hace pucheros desde su región (ya perdí la cuenta de cuál es). Porque perdió o emocionado porque ganó, pero hace pucheros. Eso es consecuencia.

-Las reacciones de las redes sociales ante la detención de Patricio Mery y su tuit informando que está detenido e incomunicado.

-Las reacciones de las redes sociales ante cualquiera de las notas enumeradas precedentemente.

-Las reacciones de las redes sociales a cualquier cosa.

Y así se nos va a ir el día. Uno que va a ser entretenido, sin duda. Porque mal que mal, se trata de una fiesta ciudadana. De un ejercicio cívico. De un circo.

Comentarios

comentarios