Los próximos sufragios donde se elegirán alcaldes y concejales son un factor importante para las presidenciales de 2017”, dijo hace unos días Sebastián Piñera, quien se ha desplegado por el país para respaldar a los candidatos de Chile Vamos. Tanto su sector como la Nueva Mayoría tienen clarísimo que la elección municipal es una oportunidad inmejorable no sólo para que los presidenciales se candidateen y posicionen; mientras más municipios conquisten a lo largo del país —sobre todo aquellos considerados emblemáticos—, más fácil será después hacer campaña y moverse en terreno. Porque más allá de que la gestión de un edil puede atraer o alejar votos al postulante que apoyen, es sabido que —pese a la prohibición de intervención electoral impuesta por la Contraloría—, en muchos casos las alcaldías y sectores gubernamentales se ven ‘tentados’ a utilizar su aparataje en pro de sus candidatos, tal como quedó de manifiesto hace unos días con el tuit publicado por la cuenta oficial de la Segegob en contra de la aspirante a la alcaldía de Providencia, Evelyn Matthei.

Santiago, La Reina, Providencia y Maipú son las cuatro comunas emblemáticas de la Región Metropolitana que la Nueva Mayoría teme perder y que Chile Vamos intentará por todos los medios conquistar, aunque Santiago es considerada la más apetecida y estratégica —por la tribuna política y mediática de quien ostenta el cargo— y que podría incidir en el desarrollo de la carrera presidencial. No por nada Piñera no dudó en acompañar a Felipe Alessandri en su primera actividad con vecinos, mientras que Carolina Tohá lanzó su candidatura a la reelección acompañada de todo el abanico de presidenciales de la NM: Ricardo Lagos, Alejandro Guillier, José Miguel Insulza, Ignacio Walker e Isabel Allende.

Más allá de la instrumentalización que partidos, políticos y candidatos hacen de las municipales, lo importante aquí es no olvidar el rol central de un alcalde y concejal para una comunidad, ya que son los que poseen las facultades para resolver de manera directa y rápida los problemas más básicos e inmediatos de la gente.