No se conocen, pero si así fuera de seguro no les faltaría tema. Entre Miranda Kerr (31) —ex ángel de Victoria’s Secret— y Josie Maran (36) —antiguo rostro de Maybelline por casi una década— hay más similitudes que contratos millonarios y un físico por sobre el común de los mortales. Para empezar, a ellas nunca se las verá como a Kate Moss o Cara Delevigne, fumando compulsivamente en el backstage de los desfiles y luego trasnochando en cuanta fiesta fashion hay.

Al contrario, Kerr y Maran se quedan tranquilas en casa, cuidando de sus hijos, meditando, ejercitándose o preparando una cena en base a alimentos orgánicos. 

Embajadoras de los beneficios de un estilo de vida saludable —que proclaman a los cuatro vientos—, ambas vieron un vacío en la industria cosmética fruto de sus necesidades no resueltas como consumidoras. De este modo crearon sus propias líneas de productos de belleza 100% orgánicos, KORA Organics (www.koraorganics.com) y Josie Maran Cosmetics (www.josiemarancosmetics.com) y ahora están dedicadas a ver los frutos de esa apuesta.

wp-450-toporganicas

La mayoría de las personas creen que el máximo involucramiento de las maniquíes con sus marcas es fotografiarse para la campaña publicitaria. Pero Miranda Kerr y Josie Maran no solamente pusieron su nombre y rostro, sino que participaron activamente investigando, testeando y luego usando ellas mismas fielmente los productos de las compañías donde son CEO’s. ¿La razón? No lo ven como un negocio —por lucrativo que resultase— sino como un legado tangible de aquello que tanto las apasiona: la salud y vitalidad que ésta conlleva. Citando a la propia Miranda: “El conocimiento es poder. Si sabes cómo cuidarte, puedes ser la mejor versión de ti misma”.

Hay algo glamoroso y que evoca a las estrellas femeninas de antaño en Miranda Kerr. Esta australiana de rostro ovalado y perfectamente simétrico, con un street style tan impecable que sus outfits son comentados por fanáticos de la moda en todo el globo, es un verdadero rey Midas del marketing. En otras palabras, todo lo que toca es oro. Rostro de firmas como Swarovski, Escada, H&M y Reebok, en 2013 fue la segunda modelo mejor pagada del mundo con ganancias anuales de 7,2 millones de dólares, detrás de Gisele Bündchen. Tal como la brasileña, Kerr ha hecho de su nombre una marca registrada.

wp-450-toporganicos3

Pero lo suyo va más allá de una cara bonita y apariciones en medios por su relación con Orlando Bloom, actor protagonista de la famosa saga “Los Piratas del Caribe”, padre de su hijo Flynn (3) y de quien se divorció hace poco.

Nacida en Gunnedah, un pequeño pueblo rural ubicado a cinco horas de Sydney, creció rodeada de caballos y motocicletas, gozando de la vida al aire libre en la granja familiar.

wp-450-toporganicos4

Al igual que muchas tops actuales, fue descubierta por casualidad cuando una amiga la inscribió en un certamen de modelaje de la revista Dolly y ganó, justo antes de cumplir los 14 años. Luego de terminar el colegio viajó a Japón, donde había sido contratada para modelar, para luego volver a Australia. En entrevista reciente a The Daily Telegraph, contó que: “En mis inicios no tomé el modelaje en serio. Lo consideraba una experiencia entretenida, pero jamás pensé que duraría tanto tiempo”.

Sus intereses iban por otro lado. Estudió nutrición en la John Fielder Academy of Natural Living antes de firmar su primer contrato importante como maniquí. ¿La razón? Siempre quiso ser naturópata, formándose en anatomía, fisiología, bioquímica y nutrición, para tratar problemas de salud siguiendo las leyes de la naturaleza y empleando los recursos que ésta proporciona.

Kerr saltó a la fama a los 22 años de la mano de la popular firma de lencería Victoria’s Secret. Ahí se consolidó como de los “ángeles” favoritos del team de bellezas, como cuando en 2011 lució el Fantasy Treasure Bra en el desfile anual de la marca.

wp-450-toporganicos5

El brasier turquesa cubierto de diamantes fue avaluado en 2,5 millones de dólares, pero lo que impresionó verdaderamente a los asistentes fue su cuerpo perfecto, a pocos meses del nacimiento de su hijo Flynn.

Dos años después renunció al millonario contrato, argumentando a Harper’s Bazaar que le tomaba demasiado tiempo: “Cada semana estaba en dos países distintos, y no podía comprometerme tanto dado mi rol de madre”. 

Antes de su renuncia, igual coqueteó con el mundo del wellness y la autoayuda, escribiendo el libro Treasure Yourself (2012). Destinado mayoritariamente a chicas jóvenes, trata acerca de autoestima, belleza interior y la importancia de aceptarse uno misma. 

En 2014 lanzó su segundo libro, Empower Yourself, que recoge 250 afirmaciones positivas para distintas áreas de la vida como salud, trabajo y relaciones interpersonales. 

Pero antes de esto, en 2007 creó KORA ORGANICS (www.koraorganics.com), una línea de belleza orgánica 100% natural, con atributos que no pudo encontrar en otras marcas. El nombre proviene de la palabra ‘core’ o centro, refiriéndose a nutrirse tanto interna como externamente.

wp-450-toporganicos2

Con un equipo conformado por 30 personas a su cargo, se reúnen mensualmente para ver cómo brindar el mejor servicio posible a sus seguidoras. De hecho, antes de lanzar la firma, Kerr trabajó con una química australiana —todos los ingredientes y fabricación se efectúan en el país de origen de la top— antes de estar conforme. “Siempre tengo un rol muy activo en todo lo que hago. Quería productos agradables pero que al mismo tiempo diesen resultado. Esto es algo que realmente me apasiona”, ha explicado.

Entre sus ingredientes de cabecera está el Noni (el cual Miranda ha confesado beber desde los 12 años por su efecto antioxidante); aceite de rosa mosqueta (antimanchas y cicatrizante); lavanda (antiinflamatoria y relajante); jojoba (ultrahidrante y antiedad) y vitaminas A, C y E.

Josie Maran, por su parte, nunca ha tomado un ‘no’ como respuesta. Cuando ingresó al mundo del modelaje los agentes le dijeron que jamás alcanzaría el éxito por su baja estatura (1.72 metro) según los cánones de la industria. Ella los desafió, y en 1999 firmó un contrato como rostro de maquillajes Maybelline, colaboración que mantuvo por casi 10 años. Fue portada de Sports Illustrated de 2000 a 2002, y tuvo papeles secundarios en películas como Van Helsing y The Aviator.

Luego de un tiempo alejada de la luz pública, reapareció en 2007 con Josie Maran Cosmetics (www.josiemarancosmetics.com), 100% orgánica y responsable en gran parte de la fiebre por el aceite de argán que se desató después. La razón era simple. Estaba embarazada de su primera hija Rumi Joon (8), y junto a su marido, el iraní norteamericano Ali Alborzi, empezaron a prestar atención e investigar acerca de lo que ella aplicaba en su rostro y cuerpo, a fin de garantizar la seguridad del bebé en camino. 

Tal como señaló a la página web Refinery 29: “Me di cuenta de que no existían productos lujosos, de buena calidad y con resultados acordes que fueran orgánicos. Fue entonces que me propuse hacer algo al respecto”. 

Embarazada, la modelo tomó el toro por las astas. Clave en el desarrollo de su firma fue un encuentro fortuito cinco años antes con una mujer francesa de 70 pero que según Maran parecía de 40, mientras realizaba un photo shoot en el sur de Francia. 

wp-450-toporganicos6

En su página web oficial, confiesa: “Cuando vi lo que el aceite de argán hacía por mi piel y mi pelo, supe que había encontrado el oro líquido que me ayudaría a realizar mi sueño”. 

El slogan de la marca es ‘Luxury with a Conscience’ (“Lujo Consciente”), y sus productos han tenido un excelente recibimiento por parte del público. Prueba de ello es que su aceite de argán orgánico 100% puro (en su formato original, light para piel grasa, y para viaje) es best seller en la famosa tienda Sephora.

Otro de los ingredientes estrella de la línea es el aceite de coco, el que Maran bebía a diario cuando vivía en Oahu, Hawaii. Josie Maran expone su filosofía así: “Hago un brindis por verse bien, sentirse bien y hacer el bien. Y si alguien les dice que ni siquiera en sus sueños puede hacerse algo… ¡Háganles caso y conviertan sus sueños en realidad!”. Ella ciertamente puede decir que lo hizo.