foto112

 

foto163

 

foto209

 

foto64

El propio Piñera lo dijo en sus primeras declaraciones a la TV como presidente electo: así como el resultado de la primera vuelta fue un mazazo, los 3.792.747 votos, no los esperaban. Por ello, la alegría se apoderó del hotel Crowne Plaza.

IMG_4716

IMG_4197

IMG_4610

IMG_4848Voto a voto

Luego de la primera vuelta los candidatos tuvieron un mes para realizar sus campañas. Por eso la ansiedad era alta cuando el domingo 17 de diciembre a las18:00 horas comenzó el cierre de mesas. A esas alturas en el hotel Crown Plaza, que servía de comando a los partidarios de Sebastián Piñera, los vítores iban en aumento y muchos sacaron el cotillón, la champaña y las banderas antes de tiempo. Estaba todo listo para una celebración que se extendió por varias horas. A seis cuadras de allí, en la misma calle Alameda, los adherentes de Alejandro Guillier también escuchaban los cómputos en el hotel Plaza San Francisco, pero a diferencia de sus contendores, el silencio se fue apoderando del ambiente, a tal punto que con el escrutinio de aproximadamente el 25% de las mesas, las pantallas gigantes que transmitían el proceso, se apagaron y la incertidumbre reinó por tensos minutos entre los asistentes. A las 21:00 horas —justo a tiempo para las noticias— ya había un presidente electo. Con el sufragio del 49% de los 14.300.000 inscritos en el país, el computo daba 54.62% para Sebastián Piñera y 45.38% para Alejandro Guillier. La historia ya estaba escrita.

GettyImages-894516716

267.116 extranjeros provenientes de 93 países estaban habilitados para votar. Entre ellos, destaca la presencia de latinoamericanos, encabezados por peruanos.

_srq7441

Nuevo comienzo

El día después, la Presidenta Michelle Bachelet visitó a Sebastián Piñera en su casa como parte de la tradición republicana. Conversaron dos horas y entre otras cosas le advirtió que el proyecto de nueva Constitución quedará enviado antes de dejar el gobierno.