Primero fue Londres el que mostró uno de los must de la temporada para el pelo. Un guiño al movimiento punk que apareció en forma de pelos de colores en Moschino Cheap & Chic y de peinado irregular en Julen Mac Donald. La tendencia la tomó en Milán Donatella Versace y su colección llamada Vunk. Lo mismo hizo Fendi, cuando Karl Lagerfeld usó piel como un tocado mohicano en las cabezas de sus modelos. En París, el colombiano Haider Ackerman —el hombre que alguna vez el mismo Karl mencionó como su sucesor ideal en Chanel—, puso pelucas con fuerte estilo de fantasía punk dejando raíces negras mientras el pelo se disparaba al aire en altos mechones blancos. También en la semana parisina la casa Givenchy mostró una versión extrema del teñido punk y usó el propio pelo de las maniquíes para formar pequeños botones de rosa de colores que iban desde el turquesa hasta el rosa fuerte en algo que podría llamarse punk victoriano.

Look-pasarela02En el extremo opuesto estuvieron las pony tails perfectas de Stella McCartney y Chloe o las medias colas donde ningún pelo sale de lugar como en Gianbattista Balli. Del lado de los ordenados se ubicó el look mojado que se mostró con insistencia en Milán y luego se divisó en Londres. Una musa activa fue la inspiración para Saint Laurent. Su nuevo diseñador Hedi Slimane decidió llamarlo estilo ‘transpirado’ para una mujer que no se detiene y que da la impresión de venir saliendo del gimnasio.
La chasquilla no pasa, especialmente acompañando una larga cabellera. Una tendencia muy sixties que otorgó el marco adecuado a las tenidas de Peter Dundas para Pucci. Mientras peinados grandes y de diva de los ’40 fueron los elegidos por L’wren Scott, Just Cavalli y Bottega Veneta. Pero tal vez el estilo más adaptable bajo la pasarela será la partidura al lado, visto en las muestras parisinas de Rochas, Dries van Noten y Chloe, quien la exageró con un look engominado.

En maquillaje, el foco deja de estar en los labios para volcarse a los ojos. Las sombras los destacan en abundancia en toda su extensión. Tonos marrones, burdeos, incluso rojo en el caso de Gucci. El delineador es un compañero de la temporada: negro esfumado, azul profundo y, en algunos casos, marcando fuertemente la línea bajo los ojos.

En París mandaron los metálicos, con delineado en plata. Chanel se atrevió con sombras que asemejaban pequeños diamantes en los párpados superiores. Metal se vio también en la vanguardista marca sueca Acne (que esta vez mostró su colección en París en vez de Londres) y en Gianbatista Balli, quien llamó a este efecto ‘ojos de celofán’, usando con derroche brillo en el exterior para agrandarlos.
Y por supuesto, la obsesión por la británica Cara Delevigne, figura omnipresente en cada pasarela de estas semanas de la moda, no podía estar ausente, su imagen impuso las cejas marcadas y perfectamente trazadas que la caracterizan y que observamos en incontables colecciones. John Galliano para no dejar dudas de cuál fue el look más evidente de las colecciones otoño invierno 2013 en maquillaje pintó de negro las cejas de sus maniquíes.
En los labios mandaron los berries. Las modelos de Marni, Lanvin y Dior llevaron esta tendencia más lejos; tiñeron sus bocas como si hubieran pasado la tarde recogiendo y comiendo berries silvestres. Matices de arándanos, cerezas, frambuesas y toques fucsia pintaron la pasarela.

Look-pasarela03EL NO MAQUILLAJE a estas alturas también es tendencia. Porque la naturalidad compitió con miradas y cejas marcadas. Un nude llevado a tal extremo que pareciera que el maquillaje no existiera. Christopher Kane, el nuevo niño maravilla de la moda londinense, fue el primero en mostrar este look en Londres adaptando el make up a cada modelo en lugar de uniformarlas para armonizar con los outfits. Labios solamente con brillo,  ojos apenas con máscara y mejillas con un toque de blush que armonizaban con cada maniquí. Esta tónica de naturalidad también se dio en las uñas con esmaltes color piel o simplemente brillos. En contraste, los berries igualmente adornaron las manos. Las más sofisticadas combinaron uñas doradas con carteras y zapatos. Sincronía absoluta.

Por último, el homenaje a Vanessa Paradis que ofreció Holly Furton durante la semana londinense tal vez no sea una moda que todas puedan seguir, pero ha puesto el look de los dientes separados, ese gap es la marca de fábrica en las sonrisas de tops como Lara Stone y la mítica Lauren Hutton en el spotlight. Fulton lo consiguió poniendo sombra negra entre los dientes delanteros. Probablemente las fashionistas ya están intentando lograr ese aire a Paradis.