Por los parlantes del Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos se escucha la programación de la última jornada del XIX Sudamericano Master de Atletismo, cuando el ministro del Deporte Pablo Squella (54) aparece en la entrada de la cancha. Sonriente, intenta abrirse paso entre los atletas que se agolpan en el acceso, pero la tarea resulta titánica.

Cada dos pasos, le piden una foto o simplemente lo detienen para hablar. “Este evento está bárbaro”, le dice una competidora de Argentina que debe tener unos 70 años. A su lado, un representante de Colombia celebra la pista, recién inaugurada, mientras un deportista ecuatoriano pregunta por las butacas enrejadas que desde hace cinco años recuerdan el tiempo en que el recinto deportivo fue el centro de detención más grande de Chile.

Cualquier comentario da pie para una breve conversación que él parece disfrutar. Porque si hay algo que irradia el ex atleta, que aún ostenta tres récords nacionales: de 400 metros planos (46.20) y de 400 metros con vallas (50.17) en categoría juvenil y de 800 metros planos (1:45.75) categoría adulto, es pasión por el deporte. Periodista de la Universidad de Chile con estudios de posgrado en Educación Física de la Universidad de Texas, Estados Unidos; llegó al gabinete en reemplazo de Natalia Riffo y se convirtió en el primer deportista en asumir la Secretaría de Estado creada en el 2013 bajo el gobierno de Sebastián Piñera.

“Esto es inspirador”, dice, mientras mira la escena a su alrededor. Y no se equivoca. Ver el entusiasmo de los participantes por competir, contagia. “La consciencia que tengamos sobre la práctica deportiva es lo que nos va a ayudar a derrotar los grandes males que nos aquejan como las afecciones relacionadas al sobrepeso y la obesidad”, reflexiona al tiempo que plantea la necesidad de aumentar las horas de Educación Física a nivel formativo. “Deberíamos tener todos los días. En los colegios privados, el tema del deporte está solucionado, el problema está en la educación subvencionada y municipalizada, donde hay carencia de horarios, pero también de especialistas. Hay lugares donde los que imparten las clases ni siquiera son profesores de la disciplina”.

—Los especialistas dicen que el deporte es clave para mantener la salud y de paso bajar el gasto estatal en recursos asistenciales y médicos, ¿hay cifras?

—En nuestro plan estratégico ministerial hay estudios muy serios que indican que podríamos ahorrarnos cerca de 430 mil millones de pesos en salud al año. Pero, obviamente, eso no es de la noche a la mañana como se quejaban algunos senadores en las comisiones. Este es un tema país. Es un proceso para el cual estamos trabajando junto a otras carteras como Salud, Educación, Vivienda y Desarrollo Social; en políticas públicas que ataquen el problema de raíz.

—Está la idea de que el chileno es flojo para la práctica deportiva, ¿comparte esa opinión?

—Diría que no, la flojera se puede potenciar cuando no existen comodidades. Por ejemplo, un trabajador que tarda dos horas en regresar a su casa del trabajo, llega muerto, pero si en su barrio tuviera un recinto donde se organizaran pichangas todos los días, la historia cambiaría. Hay que abrir espacios y generar políticas que permitan que los trabajadores puedan acceder a horarios para la práctica deportiva en sus empresas. Hay algunas que lo tienen incorporado, pero hay otras que ni siquiera consideran el tema. Ahí existen algunos movimientos legales que estamos evaluando junto al Ministerio del Trabajo para determinar qué medidas adoptar.

LOS PANAMERICANOS 2023

Desde su retiro de las pistas, en 1996, tras una competencia iberoamericana en Medellín donde “por primera vez no llegué a la final de mis pruebas”, Squella ha sido un factor clave en la cruzada por la profesionalización del deporte. Estuvo 26 años en el Instituto Nacional del Deporte (IND), donde fue coordinador del Plan Olímpico del Departamento de Alto Rendimiento y presidente de la Comisión Nacional Contra el Dopaje, entre otras funciones. “Pero vengo aquí desde el año ’71 así que tengo lazos muy fuertes con esta institución. Como deportista uno siempre piensa hacer cosas por el país y obviamente está en el corazón el deseo de traer un megaevento como los Panamericanos así que estoy contento”.

Los 41 países que integran la Asamblea General de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) votaron de forma unánime la propuesta de Chile que el secretario de Estado presentó al país el verano pasado, en el peak de la ola de incendios, en la misma sala donde tres décadas atrás enfrentó a los dirigentes de la época por la cancelación de los Juegos Panamericanos de 1987. “Ellos decían que ante la inminente guerra contra Argentina no debían realizarse. Nosotros sosteníamos todo lo contrario”, recuerda. No fue la única vez que enfrentó a la dirigencia. En los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984, un conflicto con la plana mayor del atletismo le impidió llegar a la pista, pero tuvo su revancha en las olimpíadas siguientes realizadas en Seúl 1988 y Barcelona 1992.

_FPB7266

—¿Qué inversión demandará la realización de los Juegos Panamericanos 2023?

—Tenemos 200 millones de dólares para la parte operativa de los juegos. La construcción de la Villa Olímpica, que se levantará en el parque Cerrillos, está en manos de privados. Tuve la posibilidad de estar en dos complejos hace unos meses y las viviendas sociales que se están construyendo son de gran nivel. Se va a armar una ciudad para los juegos que va a quedar para la gente que quieran adherir a la práctica deportiva. Está bien avanzado. Ya hay parques, una ciclovía y un circuito de trote.

—¿En qué condiciones llegará Chile a la cita del 2023?

—Nos presentamos con una candidatura muy austera en lo que guarda relación con el desarrollo, la organización y la infraestructura del evento. Lo que tenemos que hacer ahora es implementar el plan de preparación de los deportistas. Si bien existe una planificación que se discute año a año con cada una de las federaciones, llegó el momento de ponernos metas. Esa es la única manera de avanzar.

—En términos competitivos, ¿qué resultado lo dejaría satisfecho?

—Mi objetivo, bastante realista, sería lograr 20 medallas de oro, lo que sería la mejor actuación histórica de nuestro país. Creo que lo podemos conseguir, pero trabajando desde ahora y no solamente con los temas infraestructura, habilitando espacios para las disciplinas que no tienen, como el hockey césped; también hay que implementar los programas de las federaciones.

FEDERACIONES MÁS PROFESIONALES

Se define como un “hombre de centro izquierda”, con una única militancia: el deporte. A su juicio, al recorte del 11.3% que experimentará su cartera el 2018 tiene como contraparte el hecho de que “hoy los gobiernos regionales están invirtiendo en deporte tres veces más que nosotros como Ministerio. Hay grandes avances como la consolidación de los Juegos Nacionales que están haciendo competir a las regiones entre ellas con buenos resultados en términos de promoción y difusión de las distintas disciplinas. Hay entusiasmo”.

Para Squella, la importancia del aporte del mundo privado es clave para el desarrollo deportivo. “Las malas noticias repercuten en las empresas, las que si bien han colaborado tienen que hacerlo mucho más”, sostiene. Sus cuestionamientos apuntan directamente al caso de Ignacia Rivera, la seleccionada de Kung Fu, cuya imagen pidiendo dinero para viajar a una competencia fue viralizada en las redes sociales.

“Los recursos están, pero hay pasos y maneras de conseguirlos. Hay algunas federaciones que no han podido manejar sus recursos de la manera adecuada y eso generó una figura provisoria que se ha convertido en una figura permanente; que es el manejo de los recursos de las federaciones por parte del ADO Chile. Hay organismos que están intervenidos por mala administración. Eso no es tan fácil de entender y se presta para interpretaciones erradas como lo ocurrido con Tomás González que no hubiera tenido la necesidad de pedirle financiamiento a Farkas si su federación hubiera actuado a tiempo”.

Entre los desafíos que lo esperan en el último tramo del gobierno de la Nueva Mayoría, Pablo Squella destaca la necesidad de que el mayor número de federaciones se sume a la nueva normativa que las convierte en federaciones nacionales deportivas y transforma en organizaciones más profesionales.

“Hasta ahora sólo cinco lo han hecho y tenemos que llegar al 2023 con todas las organizaciones en regla. Por décadas el IND y el Comité Olímpico actuaron como las espaldas del deportista, pero eso no puede ser. Para eso existen las federaciones. Este paso clave para profesionalizar el deporte. Hoy los dirigentes realizan ese trabajo en sus tiempos libres y eso evidentemente repercute en los resultados”.