Hanzo, de estilo Nikkei logra una mezcla perfecta entre oriente y occidente, uniendo la cultura gastronómica de dos países; Perú y Japón, reconocidos a nivel mundial por sus sabores e ingredientes.

El artista y responsable de su cocina es Eduardo Fujihara de 28 años, que vivió y estudio cocina en ambos países, chef de gran entusiasmo, simpatía y apasionado por lo que hace, lo que se ve reflejado en nuestro paladar.

La propuesta para esta temporada contempla sabores más fuertes, nuevas entradas y diversos cócteles; como el Chinchano, mezcla de pisco peruano, chicha morada, jugos de piña, manzana y limón, Rocoto Sour, para los amantes del picante, Sake (bebida alcohólica en japonés) destilado a base de arroz, entre otros.

Para partir recomiendo; Fuji Maki Buta, rollitos primavera rellenos con cerdo saltado, extremadamente superiores a cualquiera que haya probado antes, Wahiri de Hotate, un fresquísimo tiradito de ostiones y Gukan de Batayaki, nori relleno con calamares decorado con una rodajita de limón de pica, hago hincapié en el limón ya que al masticarlo logra un juego de sabor especial.

Dentro de los makis mis favoritos fueron el, Atarashi Maki, coronado con ceviche peruano y camote frito, Tare Crocante, relleno de camarón panko, salmón ahumado, queso crema y plata, espolvoreado con piel de pescado frita y salsa de anguila… sin duda, un toque agridulce perfecto, Parrillero Maki, roll de cebolla tempura, lechuga y palta, envuelto en láminas de filete y chimichurri y Kaisen Roll, sin arroz. De solo acordarme se me hace agua la boca.

Como plato de fondo el Ika Rex, calamares salteados con vegetales, salsa de ají amarillo y tomates cherry confitados, que estaba bastante sabroso.

El lado dulce no se queda atrás, y pueden deleitarse con el Chocolate Fried, bolitas fritas rellenas de chocolate fundido y una avellana de sorpresa, y Perlas de tapioca, una versión original parecida al arroz con leche y frambuesa. Ñammm!!!

Definitivamente, Hanzo y su nueva carta es un imperdible, en Monseñor Escrivá de Balaguer 5970, Vitacura.

Si van, luego me cuentan.

>En Twitter: @comoyexisto