A cinco días de dejar el cargo, la Presidenta Michelle Bachelet firmó este martes el proyecto de ley para crear una nueva Constitución. La mandataria ya lo había advertido y lo volvió a recordar en el salón Montt-Varas, “vamos a gobernar hasta el último día, eso no debería sorprender a nadie”. La iniciativa del gobierno busca “crear las condiciones necesarias para el desarrollo integral y sostenible de la comunidad”.

Según lo explicó la Presidenta en este proceso constituyente participaron más de 200.000 personas, para así asegurar que sea un proyecto universal “sin distinciones según el tipo de derechos como ocurre hasta ahora, donde hay derechos que valen más que otros en cuanto a su protección” afirmó Bachelet. También recalcó que la Nueva Constitución permitirá a Chile reencontrarse con su tradición republicana, democrática y social.

El texto se basa en los valores fundamentales de la sociedad que son la dignidad, la libertad, la igualdad, la solidaridad y el respeto de los derechos fundamentales de todos los seres humanos.

La propuesta que se enviará al Congreso modifica en gran medida la Constitución vigente, pero mantiene muchas de sus disposiciones, la cuales fueron agregadas en las reformas de 1989 y otras en el 1925. Una de sus principales características es que deberá ser aprobada en un plebiscito en donde todos los ciudadanos podrán decidir si aprueban o no la nueva Constitución.