Una niña alta y flaca de 13 años come una hamburguesa en un local de McDonald’s de Sao Paulo, en Brasil. Un hombre se le acerca, se presenta como agente de modelos y le pregunta si alguna vez ha pensado en trabajar en el mundo de la moda. La adolescente dice que no. Pero, finalmente, accede y se inscribe en un concurso local, que gana. En el año 1994 participa de la final internacional del Elite Model Look y obtiene el tercer lugar. Así comienza la historia de Gisele Bündchen, la modelo mejor pagada del universo. Según el ranking de la revista Forbes, hoy gana 35 millones de euros al año.
Similar —al menos en el origen— es la historia de Trinidad de la Noi, la chilena que salió segunda en la última versión del certamen internacional que se realizó hace algunas semanas en Shanghai. Había acompañado a su madre al mall Alto Las Condes y allí la descubrió un representante de modelos de Elite. Ella, que sueña con hacer portadas para Vogue UK y convertirse en un ángel de Victoria’s Secret, todavía no cumple los 15.

Fabrica-de-modelos01Para sorpresa de muchos, Chile suele figurar entre los primeros puestos del Elite Model Look, la competencia de modelos más importante del mundo. De allí surgieron, entre otras, Cindy Crawford, Linda Evangelista, Cameron Diaz y Alessandra Ambrosio. Elite, dicen los expertos, ha inventado el concepto de las supermodelos. Mujeres que además de ser bonitas según los cánones estéticos de la época, se desenvuelven con éxito tanto arriba como abajo de las pasarelas. Opinan, a veces incursionan en la televisión o el cine, y algunas hasta generan polémicas. Como cuando Alessandra Ambrosio confesó que antes de un desfile en traje de baño seguía una dieta únicamente sobre la base de líquidos.

NADA ES CASUAL. Las mujeres curvilíneas que manifestaban con un pésimo inglés su deseo de lograr la paz mundial ya no triunfan. Las maniquíes de hoy en día necesitan otros atributos. Algunos son físicos (medir más de 1,70 metro y poseer una delgadez “saludable”) pero la mayoría tienen que ver con la personalidad. De partida, las aspirantes deben estar dispuestas a radicarse en el exterior. Las grandes casas de moda y las pasarelas más importantes del globo están en París, Milán y Nueva York, y es necesario instalarse en alguno de esos lugares. O en todos. Por lo mismo, es deseable que hablen inglés. También se valora si son extrovertidas y responsables. Los scountings duran horas y pueden ser citadas a horarios insólitos. No se permiten los retrasos y un minuto de timidez puede ser fatal. Tampoco están bien vistas las mujeres que sufren de trastornos alimenticios y delgadez extrema. Ni tan caderonas como las musas de los sesenta ni andróginas como la Kate Moss de los noventa. Mujeres normales, o cuasi normales, al fin.

Fabrica-de-modelos02En Chile también han cambiado las reglas. Según María de los Angeles Paul, directora de la filial local de Elite, el modelaje ya no es un hobby sino una profesión. Las aspirantes a modelos deben tomar clases de pasarela con la misma rigurosidad que un futuro ingeniero asiste a la universidad. Primero aprenden a moverse correctamente sin tacos, y una vez que la postura es la ideal se suben a los stilettos. De hecho, esto ha sido fundamental para el triunfo de Trinidad de la Noi en Shanghai. Dos años practicó antes de subirse al escenario y competir contra modelos de todo el planeta. Un entrenamiento similar al que tuvieron Renata Ruiz, Josefina  Cisternas y Lieve Dannau, todas chilenas entre los primeros puestos de la competencia mundial. “Por lo general siempre las europeas son las ganadoras, pero creo que ningún otro país ha logrado lo que nosotros hemos hecho en los últimos cuatro años.

Hoy tenemos modelos de alto nivel y yo creo que definitivamente Trinidad puede llegar a ser un ángel de Victoria’s Secret”, dice María de los Angeles, al teléfono desde China, donde viajó para presenciar la final del certamen. Por lo pronto, este año ha decidido instalarse en Estados Unidos. Será cuestión de estar atentos a las próximas semanas de la moda. Posiblemente, haya más de una chilena en la pasarela.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl