El antiguo adagio sigue siendo cierto: una vida saludable se compone de una dieta balanceada y ejercicio. Lo cierto es que, con la vida moderna, este ideal pocas veces se cumple y, usualmente, las consecuencias las paga nuestra salud. El estrés del día a día resulta en poco tiempo para comer, por lo que es fundamental privilegiar aquellos alimentos que resultan densos en nutrientes.

La palta, el salmón, la quínoa, la chía o el cacao son algunos reconocidos ingredientes que caen en esta categoría. Muchos de ellos ayudan a mejorar la piel o a mantener una apariencia joven, pero estos alimentos pasan de ser un tema exclusivamente cosmético. La ciencia ha demostrado que son altos en antioxidantes y otras moléculas y que pueden ayudar a combatir enfermedades como el cáncer.

De ser un secreto y un privilegio para celebridades y deportistas, hoy pueden encontrarse en supermercados y tiendas especializadas. Todo listo para incorporarlos a la dieta y obtener sus beneficios a una cucharada de distancia. A continuación te presentamos las cinco tendencias para esta primavera.

Spirulina 

Su consumo no es actual, pues existe evidencia de que los aztecas o el imperio africano de Kanem ya lo incorporaban en su dieta. Se trata de un alga con altos beneficios nutricionales. Es de color verde y tiene un sabor y un aroma fuertes y reconocibles. Además de ser alta en antioxidantes, betacaroteno, zinc y vitaminas B, C y E; tiene 18 aminoácidos esenciales, es alta en proteínas (con ciertos estudios que le otorgan hasta un 60% de su peso en proteína completa). A esto se le suman sus propiedades desintoxicantes y un amplio espectro de minerales.

Su consumo debe ser consultado con un especialista, debido a que existen ciertos riesgos asociados, como la ingesta de minerales pesados debido a que la spirulina absorbe contaminantes con facilidad si no es manipulada adecuadamente.

Se comercializa en forma de tabletas, que se consumen en dosis recomendadas para cada individuo; o en polvo, el que puede ser añadido a sopas, pestos, aderezos, jugos y licuados.

Berros 

El verde de moda para esta primavera-verano, pero que en Chile se consume ampliamente hace años. Es una hoja pequeña, de sabor ligeramente apimientado, similar a la rúcula o a la espinaca. Es la verdura con mayor densidad nutricional, con un puntaje máximo de 100 en el Indice de Nutrientes Agregados.

Es alto en potasio, calcio y magnesio; contiene más vitamina C que la naranja, es alto en vitamina A, B6, K y en proteínas y fibra. También cuenta con nutrientes que inhiben el desarrollo del cáncer y es muy bajo en calorías. Un estudio de la -, demuestra que añadir 85 g/día de berros a la dieta protege nuestro ADN y aumenta los niveles de importantes antioxidantes como la luteína y carotenoides. Puede comerse crudo o ligeramente salteado. Otras verduras similares en beneficios (aunque ninguna al nivel de los berros) son las acelgas, el kale, la espinaca, el repollo, la achicoria o las hojas de betarraga. 

INTERNA-VERDE

Aceite de palta

Además de aliada histórica de las once chilenas, la palta es un superalimento reconocido en todo el mundo. Ahora viene a compartir puesto junto al aceite de coco y el de oliva como uno de los más saludables y beneficiosos.

En la cocina, es un aceite con un sabor suave y agradable y además tiene un alto punto de quemado, lo que lo hace ideal tanto para preparaciones calientes como para consumirlo en frío.

En Francia, ha sido recomendado por médicos e incluso ha recibido reconocimiento científico por sus propiedades. Es alto en ácidos grasos esenciales y grasas monoinsaturadas, ambos tipos de grasa que ayudan a controlar el colesterol y en la absorción de nutrientes, contribuyendo a combatir la hipertensión.

Otras de sus propiedades incluyen disminuir los síntomas de la psoriasis, ayudar en el tratamiento de algunos tipos de artritis y mejorar el estado de la piel, evitando arrugas y manchas y protegiéndola de los rayos UV.

Maca

Originaria de los Andes, se trata de una raíz de la familia del rábano. Se conoce también como el “ginseng peruano”, por su parecido en forma y beneficios a la raíz asiática, otro superalimento. Se consume en forma de polvo en licuados, sopas y otras preparaciones.

Tiene un sabor ligeramente nogado y es muy baja en calorías (10 por cucharadita de té). Es usada por su capacidad de dar un golpe de energía casi instantáneo, similar al de las bebidas con cafeína, pero sin los efectos negativos de éstas. Esto se debe a que interactúa con el sistema endocrino y circulatorio, mejorando de forma natural su funcionamiento. Es alta en vitaminas B1, B2, B12 y C, además de aportar calcio, zinc y más de 20 aminoácidos. Otros de sus beneficios incluyen una mejora en la energía y apetito sexual, ayuda a controlar algunas migrañas, estimular y fortalecer la memoria, balancear hormonas que afectan a la tiroides o el estrés y ayudar al sistema inmune.

INTERNA-II-VERDE

Chlorella 

Otra alga milenaria cuyos beneficios se han descubierto con el paso del tiempo. Es uno de los superalimentos estrella del 2016. Según reporta el Telegraph, se ha demostrado que ayuda a reducir el porcentaje de grasa corporal, el nivel de glucosa en la sangre, e incluso a combatir la obesidad mórbida o la diabetes tipo 2.

Se comercializa en tabletas suaves y de un color verde mar. Tiene 38 veces más proteínas que la soya y nueve aminoácidos esenciales. Sus beneficios incluyen ayudar a la salud cardiovascular, regular los desórdenes hormonales, combatir los efectos de la quimio y radioterapia y desintoxicar el organismo.

Es alta en vitamina A, B2 y B3; hierro, fósforo y zinc. Es más densa en nutrientes que la espinaca o el brócoli, y es alta en antioxidantes, lo que la hace ideal para mejorar el aspecto de la piel y fortalecer las defensas a cualquier edad.