A casi una semana del incidente y luego de haberse puesto bajo tratamiento médico por un cuadro de neumonía, Hillary retomó su campaña por conseguir la banda presidencial. En esta oportunidad, y luego de las diversas especulaciones, publicó una carta de su médica sobre su estado de salud: “Se está recuperando bien, con antibióticos y reposo. Sigue en buena condición para servir como presidenta de Estados Unidos”, indicó Lisa R. Bardack.

Clinton-interna

Su enfermedad se hizo pública después que abandonó temprano un acto conmemorativo por el 11 de septiembre y de que se le viera tambaleándose mientras subía a una camioneta. Debido a esto, y producto del desmayo posterior, es que en las redes sociales comenzaron con las especulaciones: se dijo desde que la candidata demócrata padecía de Parkinson hasta que tenía una doble.

Piernas más delgadas, nariz diferente y lóbulos de las orejas de un tamaño distinto al normal, son algunas de las especulaciones que recorrieron Twitter y plasmaron los ingeniosos memes que insinuaban que la mujer que salió el pasado domingo de la casa de Chelsea Clinton, hija de Hillary, no era la candidata, sino más bien otra persona, hasta incluso un holograma.

Estas teorías conspirativas sobre la salud de Clinton, que los conservadores han estado macerando desde hace un tiempo, le dio la oportunidad a Donald Trump para atacar. El candidato republicano a la presidencia aprovechó la circunstancia para cuestionar si es que Hillary tendría el vigor y la fortaleza para desempeñarse como presidenta.

trump-interna

Tras las críticas por la falta de transparencia sobre su estado de salud, la campaña de la demócrata prometió divulgar más detalles sobre el avance de la enfermedad esta semana. En el documento publicado se señala que a Clinton se le tomó una radiografía de pecho, la cual indicó que tenía una neumonía leve adquirida por una bacteria no contagiosa.

Pero Trump no se quedó atrás. También confesó que planeaba divulgar durante los próximos días los detalles de un reciente examen físico. Y fue en el programa de televisión “The Dr. Oz Show” donde además de ser anunciado por su campaña, conversó sobre su salud en general y divulgó, en un acto de transparencia, el historial médico de su familia.

Trump le entregó al conductor Mehmet Oz una hoja con los resultados de un examen físico realizado días antes por un médico personal, el doctor Harold Bornstein, quien aseguró que de ser electo presidente, Trump sería el gobernador más saludable en la historia del país.