Considerado uno de los festivales de cine independientes más importantes del mundo, el Woods Hole Film Festival es un espacio altamente valorado por la comunidad científica internacional. Pero, el lugar donde se efectúa el certamen en Cabo Cop, en la península del estado de Massachusetts, al noreste de Estados Unidos, tiene otro significado especial. Fue ahí, como en ningún otro lugar del mundo, donde la población de ballenas fue tan voluminosa que los habitantes podían recorrer sus costas saltando del lomo de un cetáceo a otro. Eso explica en gran medida el imán que ejerce la zona para quienes dan la pelea día a día por salvar el ecosistema marítimo y sus habitantes. De ahí, el mérito de “Patagonia Azul, la interconexión de la vida”, al figurar entre los ganadores del certamen.

Para la presidenta de Fundación MERI, Francisca Cortés Solari este premio representa reconocimiento al trabajo desarrollado por la conservación y la educación medioambiental en Chile.

“Me pone muy feliz que Chile sea cada vez sea más valorado por sus paisajes y la Patagonia. Estamos muy emocionados porque conseguimos el objetivo de mandar un bonito mensaje y éste no sólo fue escuchado sino también valorado. Logramos entregar a través de un documental, un legado sumamente importante que busca que en definitiva todos nos hagamos responsables del ecosistema”, dijo.

PATAGONIA-AZUL-PARA-WEB-03

“La idea de hacer el documental surgió producto del tremendo esfuerzo científico que Fundación MERI lleva adelante para poder entender más los ecosistemas marinos de la Patagonia. Pensamos que era importante poder llevarle esa historia a la gente, para que se sepa, en Chile y afuera, que estamos poniendo el foco en la conservación. Nuestro objetivo es que se valoren los tesoros que tenemos como chilenos. Espero que el documental llegue a la mayor cantidad de gente posible, para que ojalá como país generar consciencia sobre cuales son las cosas que realmente importan y qué camino queremos tomar. ¿Queremos seguir cortando bosques y contaminando los mares o elijimos cuidar nuestro ecosistema?”, explicó el director Daniel Casado, quien durante cuatro años registró las expediciones científicas en Golfo Corcovado realizadas por la Fundación MERI junto a destacados científicos de chile y el extranjero.

Uno de los aspectos más difíciles de esta titánica producción que demandó cuatro años de filmaciones fue lograr condensar las largas jornadas de filmación en una historia que reflejará el esfuerzo científico y técnico desplegado. “Además de las dificultades logísticas que implica grabar en los mares de la Patagonia durante muchos días y varias temporadas seguidas”, agrega Casado, aún emocionado por el recomocimiento del Woods Hole, la organización privada de estudios marinos mas grande del mundo.

Esta próxima parada del film será el Wildlife Conservation Film Festival de Nueva York en octubre. Apenas un mes antes, Patagonia Azul, la interconexión de la vida se estrenará en el país en el Cuarto Congreso Internacional de Áreas Marinas Protegidas a efectuarse en La Serena.

Revisa aquí el teaser: