Brasil vivió hoy un acontecimiento político sin precedentes y con eso Dilma es historia: con 61 votos a favor y 20 en contra, la ex mandataria del gigante sudamericano fue destituida a través del proceso de impeachment que terminó con su mandato presidencial y con un período de 13 años de gobiernos del Partido de los Trabajadores que empezó con Lula da Silva en 2003.

La acusación que empezó el pasado 2 de diciembre tenía como base la violación de normas fiscales, ya que Dilma Rousseff habría maquillado el déficit presupuestal. Es decir, utilizó fondos de bancos públicos para cubrir programas de responsabilidad del gobierno.

Aunque también se votó la moción para que quedase inhabilitada para ocupar cargos públicos en el futuro, sus opositores no alcanzaron los dos tercios necesarios (54 votos) para aprobar la iniciativa.

Por su parte, en su discurso final la ex mandataria aseguró que “el golpe es contra el pueblo” y “es misógino, homofóbico, racista”.

dilmadestituidainterior

Ahora, el vicepresidente de Rousseff, Michel Temer, será el encargado de liderar al país y lograr disminuir el desempleo, el que alcanzó un 11,6%, su peor nivel en cuatro años. Entre sus planes para sacar a Brasil de la crisis económica destacan los siguientes:

1. Establecer una edad mínima de jubilación: actualmente, la ley le permite a los brasileños jubilarse luego de demostrar que han aportado al régimen previsional por al menos 30 años para las mujeres y 35 para los hombres. Temer propone fijar una edad de jubilación de 62 años para las mujeres y 65 para los hombres.

2. Reformar la legislación laboral: el principal cambio sería extender la jornada laboral hasta 80 horas semanales.

3. Recortes presupuestarios en materias de salud, educación y vivienda: Temer busca garantizar un fondo de alrededor de 28 mil millones de dólares para pagar la deuda externa del país.

4. Reducción de los ministerios: de los 31 que hay actualmente, Temer pretende bajarlos a 21.

5. Privatización de la salud y la educación: Michel Temer no daría continuidad al Plan Salud que Brasil mantiene con Cuba para la atención de ciudadanos brasileños por médicos cubanos.