¿Cuáles son los sistemas de jubilaciones que se registran en el mundo y en cuál de ellos se encuentra nuestro país? 

Básicamente existen dos tipos de sistemas de pensiones:

1) Los de beneficios definidos, donde no se vinculan 100% las contribuciones de las personas a las prestaciones por jubilaciones al retiro, sino más bien se vinculan a años cotizados, cumplimiento de requisitos mínimos y prestaciones típicamente ligadas a la(s) última(s) remuneración(es).

2) Los de contribuciones definidas, donde las personas conocen las reglas de aportes de cotizaciones, pero no tienen certeza de los beneficios que se recibirán en el futuro.

El sistema privado de pensiones vigente en Chile corresponde por lo tanto a uno de contribuciones definidas, donde las personas aportan en forma obligatoria un 10% de sus remuneraciones mensuales sujetas a un tope imponible, se administran e invierten los fondos en el mercado de capitales, se reciben los retornos de las inversiones y al final de la vida laboral las personas reciben prestaciones por pensiones acorde al saldo que logran acumular. En su esencia no tiene solidaridad, salvo en el caso de las personas que puedan acceder al pilar solidario en caso de cumplir determinados requisitos.

Agus-AFP-1-copia

En nuestro sistema de cotizaciones, ¿qué actores participan y qué sucede con el dinero que la gente paga mes a mes?

La base de nuestro sistema de pensiones es la capitalización individual que se logra en las cuentas de las personas, basado en su historial de contribuciones y rentabilidades alcanzadas en el tiempo, acorde a las decisiones que realizó dentro de un esquema de multifondos. Las AFP administran cinco fondos de pensiones, que varían acorde al porcentaje que pueden invertir en renta variable, yendo del fondo A que es el más riesgoso, al fondo E que permite la menor inversión en renta variable. Las personas son las dueñas de las rentabilidades que se alcancen con sus cuentas individuales. Hay que tener presente que las inversiones de los fondos de pensiones deben ser miradas en un horizonte de largo plazo, motivo por el cual no es aconsejable estar cambiándose constantemente en el corto plazo entre los fondos de pensiones con la esperanza de ganar al mercado.

¿Cuál es la problemática real del actual sistema de jubilación?

Las pensiones que se están obteniendo son bajas para las expectativas de las personas. Lo que se debe a que un grupo de personas acumula bajos saldos en su vida activa, y luego sus pensiones son bajas. Las razones varían acorde al historial de contribuciones de cada una. Una de las principales razones se debe a grandes periodos de lagunas previsionales, que significan que las personas no contribuyeron a sus fondos de pensiones en mucho tiempo. Por ejemplo, de las pensiones que se pagaron en el año 2015, el 50% de esos pensionados cotizó por menos de 15 años en su vida activa. Lo anterior hace imposible que en términos financieros ellos reciban una pensión alta o acorde a sus últimas remuneraciones, dado que lo que acumulen de saldo típicamente debe usarse para financiar las pensiones por los 20 a 25 años de expectativas de vida que les quedan. Otra razón se debe a la bajas remuneraciones que las personas tienen y que se traducen en bajos aportes de cotizaciones previsionales.

Detrás de todo también se esconde que el sistema de pensiones no se actualizó en forma gradual, manteniendo la misma tasa de contribuciones del 10% de las remuneraciones desde la creación del sistema hace 35 años. La edad legal de retiro tampoco se modificó y sigue siendo de 60 años para las mujeres y de 65 años para los hombres. Lo anterior se debió ajustar en forma gradual dado el importante aumento en las expectativas de vida de las personas que se fue generando con los años, aumentando en más de 10 años en estos 35 años de funcionamiento del sistema. Las rentabilidades de las inversiones han tendido a ser menores en el tiempo, dado que en la medida que los países se van desarrollando las oportunidades de muy buenos proyectos y altas rentabilidades se van agotando y en general el retorno a nivel mundial disminuye. Por su parte las AFP no educaron de la importancia del ahorro en las personas. A su vez, las personas con un bajo conocimiento de la forma de cálculo de sus pensiones no tomaron decisiones acordes a la pensión que esperan recibir o simplemente no pudieron. Luego, la suma de los factores de bajas lagunas previsionales, débil mercado laboral, fuerte aumento en las expectativas de vida, bajas en los retornos de las inversiones, malas decisiones financieras y escaso conocimiento de las personas, generan un escenario en el cual nos encontramos con bajas pensiones.

Agus-AFP-2

¿Qué alternativa al sistema de jubilaciones existe y en qué consiste la propuesta del gobierno? 

La presidenta Bachelet y su gobierno se hacen eco de clamor popular de introducir cambios que permitan mejorar las pensiones de las personas. Dentro de su anuncio presidencial propone un conjunto de medidas como:

1.-Creación de un cuarto pilar solidario en favor de los actuales pensionados y de los que se pensionen a futuro, que será financiado con un aumento de 5 puntos porcentuales de la tasa de cotización, con cargo del empleador.
2.-No pago de comisiones a las AFP cuando la rentabilidad sea negativa; creación de una AFP estatal, de manera de introducir mayor cobertura y competencia en el sistema de pensiones.
3.-Tablas de vida unisex para el cálculo de las pensiones, de manera de evitar discriminaciones entre ser hombre o mujer.

En respuesta a dichos puntos:

1.-Uno puede estar de acuerdo en que como sociedad debemos ser más solidarios con aquellos que por distintos motivos no pudieron alcanzar una pensión digna al momento de jubilarse. En este sentido, la creación del cuarto pilar solidario es algo muy positivo dado que entrega una forma de mejorar las pensiones de quienes reciben o vayan a recibir menos. Sin embargo, la eficiencia económica señala que los impuestos generales son la mejor manera de financiar distribución de recursos entre los miembros de la sociedad. Luego, hacer que los empleadores paguen este cargo adicional para financiar el cuarto pilar solidario introduce ineficiencias en el mercado laboral que se traducen en un mayor impuesto al trabajo y un potencial aumento de la informalidad. El que la propuesta considere una gradualidad del 0,5% anual por un periodo de 10 años ayuda a mitigar los potenciales impactos al mercado laboral. También se encuentra el tema que aunque se diga que el cargo será de los empleadores y con esto ellos se incorporan al financiamiento de las pensiones de sus trabajadores, es más una frase de buenas intenciones que lo que sucederá en la realidad, en el mediano a largo plazo donde se sabe que serán traspasados a los trabajadores este mayor costo traduciéndose en menor margen de negociar aumentos salariales o afectando directamente la contratación de los mismos. Finalmente, se encuentra el hecho que para muchos de los aportantes estos recursos no irán a sus trabajadores sino al pago de pensiones de otros del momento o del futuro, de manera que será un impuesto más en la práctica. La presidenta Bachelet y el ministro de hacienda han abierto espacio a que no todo ese 5% vaya al cuarto pilar solidario sino que una parte del mismo vaya a las cuentas individuales de manera de mejorar las pensiones de todos los chilenos.

2.-La propuesta de no cobro de comisiones en periodos en los cuales las AFP no consigan un retorno positivo en sus inversiones, responde al clamor popular de “cuando yo gano, todos ganamos. Si yo pierdo, todos perdemos”.  Sin embargo, esto es una medida muy ineficiente dado que las AFP tienen costos fijos asociados al pago de remuneraciones y otras actividades, que hacen poner en riesgo al sistema en caso de no cobro en periodos de rentabilidades negativas. Pero hay una consecuencia peor y es la eventual disminución en rentabilidad esperada de las inversiones que se realizan en el esquema de multifondos. Ahora con la medida las AFP tendrán incentivos a disminuir al máximo los riesgos en materia de inversiones y con ello asegurar la mayor parte del tiempo posible de cobrar las comisiones por su gestión (ver cuadros 1 y 2). Hay que tener presente que por cada 1% de menor tasa de rentabilidad de los fondos de pensiones, el valor de las pensiones cae en aproximadamente un 20%. Es decir, por satisfacer una demanda popular se estaría sacrificando en forma significativa el valor esperado de las pensiones, lo cual es a todas luces una fuerte ineficiencia.

Bachelet-1

La AFP estatal es una respuesta rápida al descontento popular que se tienen muchos chilenos con el sistema de administración privada de las pensiones. Considero que si la AFP estatal va a esta regida por las mismas reglas que las AFP existentes no hará una gran diferencia su presencia y si tendremos los costos asociados a su formación. En materia de inversiones no se ve que pueda hacer mejor en comparación a las existentes y si se ven enormes conflictos de interés con los instrumentos del sector público en su eventual portafolio. También se encuentra el hecho que las AFP tienen que conformar un encaje con recursos propios equivalentes al 1% de los fondos que administran. El sistema actualmente administra recursos del orden de $170 mil millones de dólares y si uno considera que la AFP estatal llegase a administrar un 10% de dicho fondo haría tener que contar con $170 millones de dólares en encaje. Una pregunta razonable que surge es si el gobierno no va a necesitar esos recursos para otras actividades y que requieran ese financiamiento.

3.-Finalmente, tener tablas de vida unisex permite de manera artificial pagar mejores pensiones a las mujeres y disminuir a los hombres. Esto es claramente lo que sucederá en las rentas vitalicias. En el caso de los retiros programados será anticipar pagos de pensiones a las mujeres y mayor presión al pilar solidario a futuro, mientras que en el caso de los hombres ocurrirá lo contrario.