Cada 19 de agosto se conmemora el Día Mundial de la Fotografía, que en Chile se celebra durante todo el mes con diferentes actividades. Una de ellas es la exposición ‘¿A qué distancia miramos la diferencia?’ —abierta hasta el 21 de octubre en el Museo de Arte Contemporáneo de Santiago (MAC)—, donde confluyen las residencias realizadas en Chile por el fotógrafo húngaro-alemán Zoltán Jokáy y la artista francesa Smith en el contexto del proyecto franco-alemán Migr’artes, por una parte, con el taller dictado por el alemán Paul Hutchison a 12 fotógrafos chilenos en el marco del Festival Internacional de Fotografía de Valparaíso 2017.

El tema de la inmigración confronta a los chilenos con la subjetividad, el prejuicio, los deseos y a veces también con el miedo frente a lo que somos, lo que sabemos y lo que quisiéramos saber. La muestra en el MAC se arrima a la cotidianidad de las comunidades inmigrantes en Santiago y Valparaíso, mostrando de cerca la realidad de un Chile que se abre, se cierra y sigue adelante con nuevas influencias extranjeras. El título de la exposición retoma el cuestionamiento central que propuso el evento fotográfico porteño dirigido por el artista Rodrigo Gómez Rovira, que en su versión del año pasado invitó a especular visualmente en torno a nuestra relación con la otredad. El resultado son imágenes que interpelan el encuentro social con el inmigrante en un Chile efervescente, que se adapta a la nueva realidad de tener que asumirse como una tierra nueva y desconocida para miles de otros que vienen.