Tercer día  de fotos en Rapa Nui  para CARAS. Primer buceo, 10 AM en uno de los lugares con mejor visibilidad bajo el agua del mundo. La ansiedad acelera la respiración. Agarro mi cámara  y salto. Lo primero, vértigo. Treinta metros de visibilidad que se te vienen encima, el fondo se ve nítido, perfecto.

La sensación es muy parecida a volar. Reviso mis equipos y bajo. A los 23 metros aparece el mítico moai. Otra cámara llega al lugar para registrar al gigante. Estar a esta profundidad y mirar a la superficie, donde se distingue perfecto la silueta del bote en que llegamos, da para detenerse un rato, pensar y escuchar el silencio. Todavía no encuentran al verdadero, que según la bitácora del carguero Pinto, buque de la Armada encargado de  trasladarlo fuera de la isla, cayó al mar en la mitad de la maniobra en un lugar no especificado. Este fue construido por artesanos locales para la producción de una teleserie de fines de los ’90.