El chileno gourmet: JOSÉ RAMÓN 277

Es el nuevo favorito del barrio Lastarria. El nombre es en honor a la calle que lo aloja, en el centro cultural capitalino. Este edificio antiguo de ladrillos recubiertos invita a un panorama ideal de fin de semana. Pasear por las añosas y encantadoras calles del barrio Bellas Artes, para terminar comiendo en esta sanguchería y chopería. Aunque la carta es acotada, es perfecta para ir al grano a la hora de elegir entre los sándwiches y ensaladas y postres, todo con una inspiración en los típicos platos chilenos y asados. El recomendado es el sándwich de plateada deshilachada con pastelera de choclo, aceitunas, cebolla caramelizada y huevo frito con un buen shop para terminar con un clásico mote con huesillos. También hay churros con manjar.

Wp-jose-ramon-sangu-450

El nuevo de Bellavista: BARRICA 94

El paraíso para los amantes de la gastronomía chilena. Es el nuevo integrante del Patio Bellavista y llegó para renovar la oferta del barrio y mostrar a los cientos de turistas que transitan por el sector lo mejor que tenemos para ofrecer: nuestros vinos. Es un espacio acogedor, con una terraza amplia y muy agradable, recién estrenada. La gran cava, que se aprecia apenas uno entra al lugar, deja con la boca abierta a locales y foráneos. La gracia es que hay 36 vinos que pueden pedirse por copa (todas las cepas) incluyendo entre ellas francesas, italianas, españolas y argentinas. Para comer, muy recomendables las empanadas de pastelera, el asado de tira con puré rústico y la trilogía de machas. La opción de postres también es variada y a prueba de todos los gustos. Desde alternativas frutales hasta una exquisita tarta de peras o cuchuflís rellenos con nutela.

Wp-barrica-94-450

Un italiano en Santiago: PIÚ 

Ubicado en una antigua casa remodelada a pasos de la rotonda Pérez Zujovic se inauguró la terraza del restorán italiano con estilo mediterráneo que enseguida cautivó a los jóvenes más estilosos que llegan al lugar a jugar cacho. Para este verano la recomendación es disfrutar de un rico spritz o un refrescante kir royal de sandía en el exterior de madera. Su chef Gianluca D’Alessandri, encanta con sus platos preparados con los auténticos sabores de Italia. Los imperdibles son el filete a la plancha con huevo pochado o para los fanáticos de las pastas mezze lune relleno con calabaza. Para terminar con un toque dulce está el clásico tiramisú preparado con el original queso mascarpone o el crujiente con mousse de avellana europea y caramelo. La atención es rápida y cordial. La terraza iluminada con velas y luz tenue hace que tenga un toque íntimo si se va acompañado. Para ir en grupo, las pizzas son una excelente opción junto con la infaltable piscola servida en copones.

Wp-piu-450

El más esperado: AZOTEA MATILDE

Es el rooftop más codiciado del momento. No hacen reservas y para conseguir mesa hay que llegar temprano… o esperar más de una hora y media, sobre todo en la noche. Está en pleno corazón de Bellavista, a pasos de la casa de Pablo Neruda, La Chascona, y precisamente debe el nombre al último gran amor del Nobel de Literatura, Matilde Urrutia. Se sube por un ascensor hasta el sexto piso, lo que transforma a la experiencia en algo realmente cool y más novedoso que cualquier otro panorama. Excelente para disfrutar de una vista privilegiada de la ciudad con la luz del día. También es perfecta para sortear el calor de las tardes de verano y, sin duda, para terminar el día con los amigos en un ambiente relajado y de fiesta a la vez. ¿Qué pedir? Vodka con albahaca, limón de Pica y jengibre para refrescar la tarde.  

Wp-azotea-matilda-450