Hay gente para el que el cuidado del sus tradiciones es una prioridad. Así ocurre en nuestra distante Isla de Pascua o Rapa Nui, lugar donde en un cerro y mirando el mar, cosa que en realidad no es difícil en la isla, hay una escuela muy especial, ya que combina la enseñanza de la música y el cuidado del medioambiente.

Inaugurada hace pocos meses y con el apoyo de la Fundación Toki este es su primer proyecto: la Escuela de Música y las Artes de Rapa Nui. Aquí se enseña de forma gratuita a 70 alumnos instrumentos como cello, violín, piano y ukelele. En medio de una naturaleza inspiradora los alumnos además reciben sus enseñanzas en un edificio muy original ya que tiene forma de flor de ocho pétalos y cada uno de ellos corresponde a una sala.

Toki-2

Para su construcción se utilizaron elementos que otros consideran de desecho pero con creatividad y gran sentido de la estética supieron incorporar 40 botellas de vidrio, 50 mil latas y doce toneladas de cartón además de 500 neumáticos. La estructura blanca e imponente cuenta con detalles nativos en sus paredes interiores y paneles solares para aportar energía.

Y quieren seguir creciendo porque además de música pondrán más adelante al alcance de la comunidad danza, pintura, escultura, medicina ancestral y alimentación tradicional, entre otras cosas.
Una linda forma de enseñar a una comunidad a mantener sus tradiciones y a cuidar su frágil entorno.

Comentarios

comentarios