Este dato les va a gustar mucho a quienes les gusta acampar o sueñan con ser un poco más outdoors pero con comodidad y, por qué no, con un poco de glamour, en especial, si es para arrancarse de a dos. En esta ruta a Colchagua conocí el termino glamping, que significa camping con glamour. ¿Qué tal? Una nueva forma de hospedarse en domos en medio de la naturaleza, una tendencia que mezcla el campamento tradicional con la comodidad que ofrece un hotel.

La ruta a Colchagua Camp es muy expedita y está a tan solo dos horas de Santiago hacia el sur y a 15 minutos de Santa Cruz.

Nos tocó un día precioso y la idea es, como siempre, encontrar un nuevo lugar para turistear y destacar su gastronomía.

En un cálido refugio y con una gran piscina y en pleno campo con muebles de fierro con cojines de color rojo nos esperaba su dueño Patricio Salinas, diseñador y con muchos años en turismo. Acá todo está muy bien dispuesto y su personal es muy cálido y esto sí que es necesario cuando visitas un lugar. Te sientes como en casa.

Nos esperaban con una rica tabla de quesos gourmet, maduro al merkén, cabra, parmesano, azul, gruyere, prosciutto, jamones y todo esto acompañado de dos botellas de vino muy bien seleccionadas para esta ocasión: Red Blend y Le Rose de Viña Lapostolle. ¡Qué buena bienvenida!

Quesos

Con este paisaje donde solo se ven plantaciones de limoneros y naranjos con una inigualable vista al valle de Colchagua y, mientras se prepara la parrilla para el almuerzo campestre, que es una de las opciones que brinda al pasajero (previo reserva), nos fuimos a conocer los domos que nunca había visto in situ -solo en fotos.

Estos domos consisten en una carpa convencional pero acondicionada con muchos lujos de hotel, cada uno con su propia terraza y con su hot tub privado.

En total son seis domos y cada uno está muy alejado del otro, otorgando así mucha privacidad. Estos son full equipados, con su frigobar y a la salida del domo su moderno baño propio.

Los domos se clasifican en doble-twin, domo-estándar, domo-romántico (matrimonial) y domo-premium (King) que incluye en el precio una cena romántica. Hay que destacar la buena calefacción que tienen y las sábanas y plumones de primera calidad que poseen. Frío acá no se pasa, al contrario son domos de primera tecnología con costuras termo selladas que garantizan un 100% de impermeabilidad además de modernos aislantes al frío en invierno y al calor en verano. Hay que vivirlo se los recomiendo.

Domo interior

Siguiendo con la oferta gastronómica de Colchagua Camp pudimos probar un rico almuerzo campestre que, en esta ocasión, fue una parrilla de lomo liso con varias verduras cocinadas por su propio dueño, quien gentilmente agregó una albacora para mí. No les cuento como quedó de rica solo con sal de mar y al fuego. Acá se destaca que en forma previa se pueden pedir estos almuerzos, las cenas románticas, la selección de vino y las catas por ejemplo de pisco sour, donde te enseñan a hacer un buen sour con limones sacados del propio campo y también la historia del pisco.

Parrilla

Luego de este rico almuerzo nos fuimos a conocer la zona y para hacer un picnic acá también te ofrecen una canasta diseñada especialmente para esa ocasión. Frutos frescos, botella de vino, pan, cereales y frutas. Partimos a recorrer canasta en mano. Para quienes le gusta el campo este si que es un lugar ideal.

Ya al anochecer nos fuimos al refugio donde estaba la chimenea prendida donde se puede jugar cartas, domino y cachos. Algo de entretención junto a una rica copa de vino. ¡Desconexión total! La cena fue una carne a la olla en un horno a leña por cuatro horas tapada con vino tinto y acompañada con papas al romero. Un sabroso plato preparado por su chef María Paz Blanco, quien estuvo a cargo de la cocina en Viña Montes por varios años. Todo lo que probamos de su mano esos días estaba delicioso, una cocina chilena tradicional y actual.

Carne

Nuestra ruta termina al día siguiente con un exquisito desayuno campestre. Una pena dejar este maravilloso entorno. Pan amasado, quesos, jugos, frutas, café de grano y huevitos de campo. Qué agradable fin de semana. Nunca imaginé dormir en un domo y con tanto lujo, además de la exquisita experiencia de sumergirse en un hot tub mirando las estrellas.

En resumen, un lugar total para arrancarse en pareja. Todo está pensado para que uno se desconecte y disfrute de a dos. Hot tub siempre encendidos, servicio de masajes en tu propio domo, flores, vino, champagne son parte de esta propuesta y nueva tendencia de glamping en Colchagua Camp.

Los dejo con esta foto de ensueño.

Noche

 

Reservas a: info@colchaguacamp.cl
Dirección: El Arrayán s/n Palmilla, Valle de Colchagua – VI Región, Chile.
Teléfono: +569 9812 00 68

 

Comentarios

comentarios