Dice un viejo refrán qué hecha la ley, hecha la trampa y la verdad en que el terreno digital esto se hace cada vez más común y avanza tan rápido como el crecimiento de las conexiones a internet.

Durante el último año una nueva amenaza comenzó a avanzar como reguero de pólvora para los músicos y quienes componen la industria, el llamado stream-ripping. Este concepto esconde una forma de bajar música online, convirtiendo el streaming en mp3. Uno de los sitios más populares en utilizar este formato es Youtube mp3.

Youtube Mp3, que no tiene nada que ver con la plataforma de reproducción de videos, se define para sus usuarios como un sitio que permite convertir cualquier canción o video en Mp3 solo copiando el link de Youtube.

Según reportan varios portales de tecnología, es la práctica ilegal más popular en estos momentos, lo usa el 49% de los jóvenes de 16 a 24 años en EE.UU., Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, España, Italia, Suecia, Australia, Japón, Corea del Sur, Brasil y México.

El negocio es simple para estos sitios de conversión, como tienen mucho tráfico, generan mucha publicidad, el proceso no se cobra a los usuarios, pero de los miles de dólares que ganan por avisaje, los músicos y los sellos discográficos no ven nada.

La Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés), presentó el informe Music Consumer Insight Report 2016 sobre la evolución de los hábitos de consumo de música en el mercado internacional.

Según el informe, un 37% de personas en el mundo escucha música en streaming, pero son los usuarios mexicanos y españoles quienes superan ampliamente la media, con un 64% y un 54% respectivamente. Por lo mismo, para quienes no siempre están conectados y desean guardar su música en cada dispositivo, el stream ripping, soluciona la ausencia de internet en zonas de baja señal o conexiones lentas.

La preocupación de los productores fonográficos del mundo ya se volcó en acciones legales, lo que persiguen es “bajar” Youtube Mp3 y sitios similares y sobre todo impedir que aparezcan en cualquier motor de búsqueda. Durante años, músicos y sellos lidiaron con Napster ahora el campo de batalla se trasladó a los sitios de conversión.

Muchos estudiosos del mercado digital insisten que lidiar contra la tecnología digital será una lucha titánica y muy desgastante.

Las Compañías deben replantearse esta situación, aceptar este nuevo fenómeno, y sentarse a negociar con estos servidores el pago de los derechos de autor, fue una de las conclusiones del estudio de Clarisa Killing de la Universidad de Buenos Aires. La verdad es que no parece una reflexión tan utópica, porque está claro que los usuarios de la red se renuevan permanentemente y siempre habrá alguien que utilizará su conocimiento para vulnerar los derechos de autor bajo el concepto que la música es de todos y no sólo del que paga por ella.

Comentarios

comentarios