El vínculo del rock con la televisión abierta no ha sido fácil en nuestro país. Si nos remontamos en el tiempo, no son muchos los momentos en que la música tuvo espacios destacados dentro de un horario prime. Hay que regresar a los setenta y ochenta para encontrar algunos ejemplos de presencia rockera en la pantalla chica.

El más destacado sin dudas, fue The Midnight Special, una particular experiencia de UCV Televisión y Lucho Morros Valenzuela, productor y director de TV, pionero de los programas de videos musicales. Morros Valenzuela reclutó a Sergio “Pirincho” Cárcamo para animar una versión local del exitoso programa de la NBC y se mantuvo en cartelera por varios años.

En los estudios del recordado canal 5 de Valparaíso, “Pirincho” hacía los enganches para presentar los tapes que llegaban a Chile con imágenes de Creedence, ELO, Fleetwood Mac, Heart, Bowie y KC. entre otros. Para muchos, en los que me encuentro, él fue un gurú que nos abrió los oídos y los ojos a bandas que solo conocíamos de rebote por un cassette o algún vinilo usado.

En los ochenta y con el auge del rock latino y MTV, los programas evolucionaron a un estilo más comercial, así nacieron “Más música”, “Magnetoscopio Musical”, “Videotop”, “Hit” y luego “Sábado Taquilla”.

El rock no fue invitado permanente de la pantalla, salvo alguna excepción con el período del glam.

wp-bowie-450

Hace dos semanas, TVN sorprendió al poner en el horario prime de los viernes, el documental Seven ages of Rock. Esta producción realizada en el 2007 por la BBC y exhibida en la tv pública británica y VH1, revisa la historia del rock en cuatro décadas, dividiéndola en siete episodios. Un notable trabajo de investigación, que no sólo tiene las voces de los representantes más destacados de la industria musical, sino que recurre al gran archivo de la BBC con imágenes imperdibles de bandas fundacionales como Cream, Los Rolling Stones, Pink Floyd, Genesis, Velvet Underground, etc.

Lo interesante del ejercicio del canal, no sólo es poner en pantalla el documental, sino que recurrir a un presentador validado y respetado como Juan Carlos “Lobo” Araneda. No deja de ser simbólico que un compañero de “Pirincho” en Radio Futuro, haya sido el elegido. TVN no apostó por un “rostrillo”, sino por el conocimiento y el dato preciso. Ese riesgo es el que más destaco. Porque hoy, que la televisión se ha llenado de seres ególatras y sin talento. Alguien como el “Lobo” Araneda, abre esperanzas de que en los medios masivos, estén los que tengan algo que decir y no cualquiera. Así se hace la verdadera televisión pública.

Aunque el documental se exhiba en Chile a ocho años de su estreno y se pueda encontrar fácilmente subtitulado en Youtube, verlo en televisión abierta es un gran triunfo para los que amamos la música.

No tendrá 20 o 30 puntos de rating, pero cumple con el objetivo que debería tener la TV pública. Entregar contenidos que en otros países, incluso se estudian en aulas de colegio y universidades. El rock no es un genero menor, hace rato que dejó de serlo. Y nombres como Bowie, Waters, Gabriel, Jagger, Page o Dylan ya son parte de la cultura popular y la historia de los últimos dos siglos.

Comentarios

comentarios