Nicole y Manuel García son dos nombres reconocidos y valorados en nuestra industria musical. Con matices, ambos transitan por la siempre esquiva vereda de la consagración local.

Y aunque hace algunos años habría sido difícil encontrar puntos de encuentro en su música, hoy sus carreras se emparentan alrededor de un concepto que muchas veces aparece esquivo entre los músicos: Renovarse.

Esta semana Manuel García presentó su DVD Acuario-Visión, un registro que incluye 10 canciones tocadas en vivo en la Quinta Vergara y donde se puede apreciar de manera muy interesante la puesta en escena que realizó García de sus últimas creaciones, aquellas que algunos resistieron por su toque electrónico, pero que también abrió un universo paralelo para el propio músico, que ahora gana nuevos adeptos.
Hay momentos dignos de destacar, notable versión de Carceleros y de El miedo. Un show donde un García enmascarado se da el lujo de actuar y buscar el personaje junto al músico. Con una banda sólida que ya toca de memoria y donde la guitarra acústica cedió terreno definitivamente a los nuevos sonidos, las perspectivas creativas de Manuel García crecen en cada trabajo.

El DVD también incluye una versión audiovisual de Acuario y un muy buen making off del disco, donde se puede apreciar la importancia del ex director de Rock & Pop y hoy productor musical Marcelo Aldunate, como uno de los agentes más importantes en esta renovación creativa de Manuel García. Bien por Aldunate que no sólo debe ser de las personas con la mejor “oreja” que conozco para captar un éxito, sino que además, es uno de los tipos con más sentido musical del medio.

La labor de Aldunate valora una pieza del rompecabezas musical que siempre es clave, la producción, aquella visión externa pero involucrada a la vez que da a un disco la fuerza o matices necesarios para captar el interés del público. Y así como lo de Marcelo influyó mucho en Acuario, creo que lo realizado por Cristián Heyne en Panal de Nicole también merece unas líneas.

Nicole me sorprendió con Panal, descubrir las condiciones vocales de la cantante puede no ser novedoso a estas alturas, pero en su último álbum toca algunas texturas bellísimas, que me recuerdan a ratos la tonalidad de Allison Goldfrapp. No es raro, si pensamos que una de las primeras personas que escuché hablar de esta banda en nuestro país, fue a la propia Nicole.

Wp-Nicole-450

En Panal, Heyne lleva a Nicole por paisajes emotivos como en Partir y Columna Vertebral, donde se encuentra con Fernando Milagros. La extraordinaria utilización de las programaciones en Nuestro Tiempo y Color. Un solo notable en Románticos.

Hay guiños retro a la Nicole de discos anteriores en Cuando y Cascabel y un sonido electrónico con toques europeos en No somos extraños.
El cierre acústico de Astronauta es un oasis en un disco muy interesante de apreciar y disfrutar. En tiempos de cambio para la cantante con el nacimiento de su hija Celeste y la muerte de su madre, Nicole artista se encuentra con Denise, la mujer y da vida a un trabajo maduro y esperanzador para el futuro de su carrera como creadora.

Comentarios

comentarios