Tropilla de incrédulos quienes anunciaron la fecha de vencimiento de su carrera. El mito decía que la nueva ‘novia de América’ tenía sus días contados sobre el escenario… Funas, polémicas y críticas a su imagen a diario no lograron derribarla. Y tuvieron que retractarse, porque al parecer, bien equivocados estaban: no contaban con que frente a ellos había una muchacha del campo con inspiración fénix, suficientemente aguerrida como para reinventarse cada vez que sus fans lo pidieran.

La crítica hoy la tilda como una de las favoritas de la última era. Con ventas multimillonarias como top one de Billboard, rompiendo récords con más de tres semanas en la cima de ránkings mundiales con hits pegajosos, Taylor Swift (26) confirma su éxito como la chica preferida para los próximos Grammy en febrero, nominada por Canción del Año por Blank Space, Mejor Disco por 1989 y Grabación del Año. Está claro, ella tiene su free-pass al olimpo del estrellato… ¿o aún no lo ha notado?

taylor450-1

Su fórmula del éxito consiste en el equilibrio entre un pasado de country girl con aires de niña inocente, y una rebelde Taylor que aprendió a sacar la voz después de burlas públicas, dignas de campañas anti bullying. Aunque varios años han pasado desde que probaba suerte con pelo largo aleonado y guitarra en mano por los galpones de Los Angeles, hace unas semanas la cantante se enfrentó a la feminista Camille Paglia, quien le apodó “Barbie elitista nazi” luego de que la intérprete de “Shake it off” invitara a celebridades como Justin Timberlake, Leona Lewis, Selena Gómez e incluso al mismísimo Mick Jagger a ser parte de su última gira mundial, 1989.

“Estas son algunas de las personas que me han ayudado a alcanzar el punto en el que se encuentra mi álbum”, respondió rápidamente la artista que hoy vive blindada de los top de la industria del entretenimiento y que registró cada momento de su último año en los escenarios de Ámsterdam, Shanghai y Sydney en la película documental dirigida por Jonas Akerlund y recién estrenada por Apple Music, The 1989 World Tour LIVE Concert.

taylor450-2

Pero más allá de la órbita mundial, Taylor también arrasa en la dimensión virtual. Un odiado y amado girl squad –integrado por Kendall Jenner, Gigi Hadid, Martha Hunt, Cara Delevingne y Karlie Kloss– compone la vida social de la artista que equilibra entre fiestas y front rows, y que desde este año traslada a los sets de sus producciones, como fue con “Bad blood”, premiado como Mejor Video en MTV, y a donde a la tropa de insta-models se unieron celebridades ex Disney como Selena Gómez para la celebración.

Aunque no todo es trabajo. Porque una fortuna avaluada en 200 millones de dólares según Forbes se traduce en vacaciones en Nueva Zelanda cada cierto tiempo, vips en festivales musicales por Europa junto al dj Calvin Harris y una que otra selfie junto a su gata Meredith en cualquier parte del mundo.

Y sólo de vez en cuando, algún post de alto impacto logra sacar a esta rubia popera de una agitada rutina de ensayos. ¿Lo último? Un gigantesco ramo de rosas blancas enviado por Kanye West, y que demuestran que, aunque el rapero también haya querido funar a Taylor luego de recibir el premio al Mejor Video Femenino del año en los MTV Video Music Awards de 2009, no pudo evitar rendirse ante los encantos de su imperio musical. Queramos o no, Taylor ya no es la chica débil a la que cualquiera burla. Habría que ser muy arriesgado para volver a intentarlo… porque no está sola.