Primero fue una calle con su nombre. Ahora el gobierno de Barbados designó a Rihanna embajadora extraordinaria y plenipotenciaria para promocionar el turismo, la educación y la inversión en su país natal, donde la intérprete de Umbrella vivió hasta los 16 años y hasta donde regresa cada vez que puede, convirtiéndose en su principal embajadora.

Un reconocimiento que la cantante pop —que está justo en el peak de su carrera con 14 canciones en el primer puesto de la lista Billboard en Estados Unidos— se toma con orgullo. Estoy preparada y con ganas de asumir mi nueva responsabilidad; de trabajar con la primera ministra y su equipo para darle una nueva imagen a la isla”, señaló la artista y que los más suspicaces interpretaron como el inicio de una futura carrera política.