Resulta curioso como hay ciertos discos, que con el paso de los años ganan en importancia por su propuesta musical vanguardista, pero también por el discurso de sus letras, que en su momento resultó incomprendido.

Cuando Radiohead lanzó OK computer en 1997, ya tenían un buen número de seguidores que habían encontrado sentido en muchos de los mensajes de Thom Yorke colocados en singles como Creep, High and Dry o Fake plastic trees. Su tercer disco: Ok Computer vino a desmoronar gran parte de ese nuevo mundo creado por esta banda surgida a fines del siglo pasado, pero abrió el camino a uno nuevo, musicalmente aún más interesante.

A 20 años de su aparición, Radiohead lanzó la semana pasada OKnotOK, la edición aniversario de su álbum más trascendente. Un disco, que como muchos expertos sostienen, anticipó la alienación del mundo por la tecnología y la internet.

Ok computer fue un disco innovador desde todo punto de vista, revivió por ejemplo, el uso del Mellotron un instrumento propio de las grandes bandas progresivas de los setenta, cuyo sonido de cuerdas emulaba a una orquesta, sumó elementos electrónicos y atmosféricos cercanos al krautrock y la guitarra de Jonny Greenwood se volvió imprescindible y convirtió a Radiohead en el modelo a seguir para bandas como Coldplay, Muse o Keane.

Hace unos días en el tradicional festival de Glastonbury, Radiohead realizó uno de los grandes shows de este año, que coincidieron con esta reedición y además con una dedicatoria muy especial de Thom Yorke. Su pareja de más de dos décadas Rachel Owen, murió en diciembre pasado a los 48 años producto de un cáncer. Aunque llevaban un tiempo separados, la madre de sus dos hijos, fue según propia confesión de Thom, la gran inspiración y apoyo en su vida.

En estos días de invierno frío, oscuro, las melodías de Ok Computer vuelven a tomar sentido, escuchar No suprises, Karma Police, The tourist y Paranoid Android son un mensaje al pasado que se hizo carne en el 2017.

OK computer es un disco vigente e imprescindible para entender la evolución de la música británica y Radiohead se encargó de hacerlo aún más atractivo dos décadas después con la inclusión de I promise, Man of war y Lift, temas inéditos que vieron la luz por primera vez y que se escuchan sorprendentemente actuales.

La clave de la buena música es que trasciende y se deja valorar aún más con el paso de los años.Radiohead está más vivo que nunca con lo más nuevo de su repertorio, pero también con el mejor de sus discos.

Comentarios

comentarios