Corría el 2009 y el cantante Adam Lambert disputaba la final del programa de talentos American idol cuando su vida cambió inesperadamente. Aunque obtuvo el segundo lugar, en una de las galas los integrantes vivos de Queen se subieron al escenario a tocar con él. Los que conocen a Brian May y Roger Taylor dicen que fue amor a primera vista. Su pinta de cuidado rockero glam y un registro vocal potente hicieron el resto.

Roger Taylor incluso se acordó del inigualable Mercury: “Freddie habría dicho ‘Dios, su registro vocal es increíble’. (Adam) Estaba loco por Prince y le encantaba Michael Jackson, y él era muy generoso con lo que le gustaba y lo decía”, planteaba.

De ahí en más la banda invitó a Lambert a algunas de sus presentaciones para cantar We are the champions, I want to break free, Somebody to love o Bohemian rhapsody dejando al público y a la crítica asombrados. May se aventuró a decir que Lambert “puede cantar incluso más alto de lo que Freddie pudo hacerlo en un show en vivo. Es la primera persona que hemos encontrado que puede hacer todo el catálogo de Queen sin parpadear. Es un regalo de Dios”.

Ese regalo es el que estará en Chile el 30 de septiembre rindiendo honores a una de las bandas más importantes de la historia del rock. La garantía de calidad la entregan los socios fundadores de Queen, cuidadosos celadores del legado de Mercury. “Me siento honrado de poder presentar mis respetos a la memoria de Freddie; que es un héroe personal, y estoy profundamente agradecido por la oportunidad de cantar una música tan poderosa para los fans de esta legendaria banda. Sé que estos conciertos serán otro gran hito para mí, siento la magia en el escenario”, adelanta Adam, listo para hacer rugir a las masas.