En tiempos en que la tecnología lo invade todo, la radio sigue manteniéndose viva gracias a proyectos que la validan día a día como una alternativa real para los que, por ejemplo, pasan largas horas del día sobre el automóvil. Durante mucho tiempo mis mañanas transcurrieron entre las noticias de la Bío Bío y la Cooperativa o también entre el análisis informativo de la Duna o la Futuro. Sin embargo, tal vez porque la sola congestión matinal ya estresa, es que me mudé de manera natural a otro dial. La 100.9 me atrapó no sólo por su programación de canciones, sino por la calidez de sus voces, primero de la recordada Coni Hepp y hoy de una mujer cuyo talento como comunicadora se puede apreciar en diferentes horarios de la radio.

Carolina Pulido no es nueva en los locutorios, pero en Play parece sentirse a sus anchas. Aunque en nuestro blog muchas veces el espacio ha sido entregado a los músicos o a los discos, hoy me atreví a hacer una excepción para que conocieran más de esta verdadera Playgirl.

¿Cómo se dio la opción de llegar a la radio?

Trabajo en radio hace 14 años. Me llamaron de la concierto de entonces, la que dirigía Javier Sanfeliú y que para mi gusto fue bien revolucionaria porque rompió con varios conceptos medio trasnochados acerca de cómo hacer radio. Ahí partí con una columna sobre sexo, que luego pasó a ser un programa. Años después pasé por la radio Tiempo, Horizonte, Molécula (también tuve la experiencia de la radio online) y ahora en Play.

Hoy estás con varios programas en Play, ¿qué papel juega la música en tu trabajo y en tu vida?

La música ha sido fundamental en mi trabajo. He tenido la suerte de trabajar en radios cuya música me gusta muchísimo y eso mismo me ha servido para aprender al respecto. En mi vida, un papel fundamental. Soy de las que hacen todo con música. Y de las que van a recitales durante todo el año. Preferentemente de rock.

¿Tus gustos musicales son cercanos a la programación de Play?

Claro. Lo mío es la música melancólica. Me gustan mucho las canciones bailables porque soy una gran bailarina –o eso creo–, pero si se trata de escuchar, me quedo con los tracks más suavecitos, melódicos e incluso tristes de cada disco. Soy una romántica. Lo admito.

Si tuviéramos que armar la banda de sonido de tu vida Carola… ¿cuáles serian los tracks?

Uf, qué pregunta. Ningún melómano sería capaz de resumir su vida en unas pocas canciones. Cuando adolescente escuché mucho rock clásico (Pink Floyd, Beatles, Rolling Stones, Doors). Como todos, tengo mucho Charly y mucho Cerati y mucho Virus en mi historia. En los 90 descubrí el New wave (más vale tarde que nunca) y me enamoré, hasta hoy, de The Smiths y The Cure… Y más de adulta exploré en lo que hoy se conoce como indie (The Shins, Zero Seven, Camera Obscura, Belle and Sebastian, Beirut). También, y gracias a un pololo que tuve, cada día me gusta más el glam, sobre todo lo de Bowie.

¿Cuál fue el primer disco que tuviste? ¿comprado o regalado?

Fue un cassette. Por el lado A era de Miguel Bosé y por el lado B era de Rafaella Carrá. Plenos 80’s, todo muy bailable. Con ese cassette inventaba esquemas y le bailaba a toda la familia en la casa de mis abuelos jajaja.

Con qué te identificas más y por qué, ¿Mp3, CD, vinilo o cassette?

Difícil. Me encantaría decir que vinilo porque es más cool, pero mentiría. Lo que más escucho hoy son las canciones de mi iPod, aunque sigo comprando discos y me ha dado por comprar cds de artistas que ya no escucho pero que algún día amé. Es como si quisiera tener todo mi soundtrack vital en formato tangible.

¿Compartes música con tu familia?

Con mi hija. Tiene muy buen oído y hay canciones que nunca olvida. Me pide que le cante una de Vicentico para dormir, y se sabe el unplugged de Charly de memoria.

Si te dijera que tienes que elegir tres personas a quienes regalarles una canción, ¿quiénes serían y que temas escogerías?

En días como hoy, le regalaría a todos los automovilistas y transeúntes de Santiago, Patience de Guns N’ Roses y Happy de Pharrell.

¿Qué canción te gustaría que te regalaran o que canción sientes que te representa?

Me gusta mucho y me interpreta Todo se transforma, de Jorge Drexler, un cantautor que descubrí en Play fm. Me gusta tanto, fliparía si me dedican cualquiera de sus canciones. Casi todas muy románticas.

En la era de la tecnología extrema y con tantos estímulos, ¿la radio podrá sobrevivir?

Yo soy optimista. La radio va a sobrevivir. No la fm, sino el concepto de la radio como un medio de comunicación que acompaña más allá de seleccionar unas canciones al tuntún. La radio sigue siendo fundamental para la gente y de hecho tiene mucho más credibilidad que la prensa escrita o la televisión. El tema es que tendremos que agiornarnos al modo digital. Eso sí o sí.

La tiene clara Carolina Pulido. En tiempos de rostros y talentos llenos de lugares comunes, se agradece una chica con opinión propia.

Comentarios

comentarios