Como nadie en la historia de la música, Mick Jagger ha encarnado el prototipo del rockero perfecto. Mujeriego, intenso, talentoso, fiestero, indomable, a ratos diabólico. Por eso, a comienzos de los ochenta, una prestigiosa editorial inglesa le ofreció un cheque con varios ceros a la izquierda a cambio de que él mismo escribiera su biografía. Eran los tiempos en que en las radios se imponía el disco y otros ritmos por sobre el rock con aires setenteros y el dinero terminó por seducir al vocalista y compositor.

El trato era que el hijo del profesor de educación física Joseph Jagger y la ama de casa australiana Eva Scutt contara en primera persona algunos de los pasajes más polémicos de su vida, como la muerte del cofundador de The Rolling Stones, Brian Jones, sus líos con la justicia internacional y otros episodios que alimentaron su fama conquistador y de ser el más desleal de los amigos cuando de mujeres se trata. Algo que uno de sus más grandes partners en la industria Erick Clapton confirma en sus memorias con un dato revelador. Mientras estuvo en pareja con la modelo y cantante Carla Bruni, Jagger no dejó de acosarla sin importarle su amistad con Clapton.

Wp-jagger-450-3

Dividido entre Londres, Nueva York y París, el hombre que reconoció que tuvo sexo con cuatro mil personas, intentó construir la mejor versión que pudo de sí mismo, pero el texto resultó tan aburrido y poco original que la compañía le exigió que devolviera la totalidad del pago que había recibido por adelantado. “Sin sexo, drogas y rock and roll no hay Mick Jagger”, le dijeron. El lo hizo sin chistar e incluso bromeó con el asunto. “Fue como pedir un gran préstamo sin tener que pagar ni un peso de interés”, dijo a sus amigos. Los recién llegados comenzaban su carrera y en el Palacio de Buckingham la máxima preocupación era la cercanía de la princesa Margarita, hermana de la reina Isabel, con el desenfadado músico y sus sicodélicas fiestas en la Riviera Francesa. De hecho, esa fue una de las razones porque la monarquía se negaba a otorgarle el título de Sir que finalmente recibió en 2003. 

Durante todo el proceso, el periodista y escritor inglés Phillip Norman estuvo a un paso de convertirse en su ghost writer, pero fue el mismo intérprete de Satisfaction quien lo vetó. Con los años, el autor que fue elogiado por sus biografías de The Beatles y Johnn Lennon, publicó tres de los libros más comentados de los Stones. Sin embargo, es ahora con su última publicación, titulada a secas Mick Jagger, que concreta su máxima venganza. La biografía que se ubicó entre los más vendidos del Reino Unido, llega al mercado hispanoamericano de la mano de Anagrama que lo pondrá en las estanterías desde mediados de junio.

En total, son 600 páginas en las que devela misterios, aporta anécdotas y desenmascara a quien, a estas alturas, es el verdadero rey del rock. “Obviamente no es una biografía autorizada porque Sir Mick sólo habla con los medios cuando tiene algo que vender. No ve qué beneficios le reporta contar la verdad. Los millones se encuentran en la leyenda y los millones son siempre lo primero. No hay nada más importante en su lista de prioridades”, sostiene el biógrafo que en la publicación habla de sus fracasos cinematográficos así como de momentos claves en su historia que “lo retratan de cuerpo entero, como el día de su matrimonio con Bianca de Macías en Francia, cuando en medio del desfile de celebridades, los padres del músico estaban abandonados en un rincón, esperándolo para entregarle un regalo”.

Wp-jagger-450

También, hay un capítulo especial dedicado a las famosas “redadas de Redlands”, una operación conjunta que las policías de Estados Unidos e Inglaterra idearon para perseguir el consumo de drogas y que terminó con The Rolling Stones tras las rejas. Al respecto, el autor afirma: “Aunque es cierto que Mick probaba todo lo que ponían en su mano, con las drogas la moderación era su lema, lo era en realidad con todo, excepto con la vanidad”. Aunque Jerry Hall aparece como su pareja más importante, también fue quien contribuyó a desnudar sus miserias públicamente. “Se aprestó a dar razón a todas las leyendas sobre su arrogancia, egoísmo y tacañería, y tras decepcionar a un cuarto de millón de miembros de la generación del boom por ahorrarse unos impuestos, cuando se divorció intentó estafar a quien había sido su fiel y leal esposa durante ocho años y era madre de cuatro de sus hijos”.

Su vida sexual es otro gran foco de la atención del libro. Además de sus múltiples infidelidades, hay historias nuevas “como el retiro en la casa de Andy Warhol en Mountauk, donde los vecinos reportaron escuadrones de jovencitas, muchas desnudas y con el vello púbico teñido de verde, colándose a los ensayos”. Además, de datos del romance que sostuvo con David Bowie y su mujer Angie Barnett… al mismo tiempo. Pero lo que más sorprende es su relación con Angelina Jolie, quien a pesar de tener apenas 17 años “fue la primera de sus novias en tratarlo mal”, asegura el autor. 

A diferencias de décadas pasadas, cuando su respuesta solía ser “los caballeros no tienen memoria”, hoy Jagger apuesta por el silencio. Aún no se recupera de la muerte de Laura Bambrough, quien fuera su compañera por más de diez años y quien le heredó un departamento en Manhattan, avaluado en 8 millones de dólares y pertenencias personales que suman otro millón.  Desde el 17 de marzo último cuando se enteró de la noticia, en Australia, su mayor soporte han sido sus hijas. El día del responso religioso de despedida a la ex modelo de Armani, después de que Jagger cantara Just like a woman de Bob Dylan, estuvieron siempre a su lado mientras recibía las condolencias de celebridades, músicos y actores que al igual que él no terminaban de entender por qué la diseñadora decidió terminar su vida ahorcándose con una bufanda de seda.  Sin ánimo de responder a las versiones periodísticas que hablaban de un distanciamiento entre ambos que tenía a la estilista sumida en una profunda depresión, Mick se refugió en la soledad. Así, en silencio, despidió también a uno de los mejores amigos que tuvo en la vida, el príncipe de origen bávaro Rupert zu Loewenstein. El ex manager del grupo, quien convirtió a sus integrantes en millonarios (los obligó a salir de Inglaterra para evadir impuestos), murió en mayo pasado a los ochenta años, víctima del Parkinson.   

Wp-mickjagger-450-2

Hoy, a sus 71 años, el músico no sólo está de regreso en los escenarios sino que además acaba de recibir un nuevo título, el de bisabuelo. Su nieta Assisi Jackson, de 21 años de edad, hija de Jade, dio a luz a su primera hija junto al chef Alex Key en una zona rural del sudoeste de Inglaterra. La niña, de quien aún no se conoce el nombre, es la nieta de la destacada diseñadora Jade Jagger, quien en las próximas semanas también dará a luz. “Mick está feliz con la noticia pero dudo que le guste que lo llamen bisabuelo”, reconoció Assisi. Y es que lejos de retirarse a cuidar a su descendencia, el ídolo del rock tiene nuevos intereses que próximamente verán la luz. Se trata de una serie inspirada en la industria musical de los setenta y la dirección está a cargo de Martin Scorsesse. Además, está trabajando con su productora Jagged en la adaptación a una serie de TV del documental A 20 pasos de la fama que se quedó con la estatuilla en los últimos premios Oscar.