Dos años han pasado desde que Michael Bublé (38) se presentó por primera vez en el país con dos conciertos en el Movistar Arena y ahora vuelve para repetir la experiencia. Tal como ocurrió en marzo de 2012, un exitoso paso con más de 24 mil tickets vendidos en sus dos actuaciones, el cantante anunció un segundo concierto en Chile. Tan sólo una semana después de que se pusieran a la venta las entradas para su recital, y cuando faltaban cuatro meses para el mismo, sus seguidores nacionales prácticamente agotaron los boletos, lo que motivó a la productora a cargo a abrir una nueva fecha en Santiago.

Esta vez exhibirá su más reciente álbum To be loved, editado en 2013. Un trabajo que cuenta con dos escenarios que acercan al artista más al público y deja de manifiesto la versatilidad del canadiense, donde interpretará éxitos como “Home”, “Everything”, “Haven’t met you yet”, y su último hitIt’s a beautiful day” de este sexto trabajo discográfico que ya es disco de oro en Chile. 

Wp-450-Michael

El artista se ha convertido en todo un fenómeno gracias a su claridad interpretativa, gran diversidad y destreza en fusionar ritmos, elementos que lo han llevado a conquistar públicos de todas las edades y vender millones de discos en todo el mundo. Su última producción no es la excepción. La industria musical lo ha reconocido en varias ocasiones con importantes galardones, como los premios Grammy, Juno y American Music Awards.

“Creo que éste es el mejor álbum que he hecho… Sé que todos los artistas dicen eso cuando su nuevo disco está por salir, pero realmente esta vez es verdad, lo juro”, asegura el cantante. El álbum tiene grandes oscilaciones: un poco de rock, otro poco de soul, canciones un tanto alegres y otras un poco más tristes. “Es romántico, es delicioso y es sincero”, cuenta Bublé.

La estrella dice que en To be loved tomó más riesgos tras sentir una nueva sensación de libertad para crear y llevar las cosas un poco más lejos. “Para empezar escribí cuatro canciones, el doble de lo que escribí en la mayoría de mis discos anteriores”, señala con orgullo. Admite que ha trabajado sobre cada canción, cada nota y cada arreglo porque siempre piensa en la superación respecto de su disco anterior. “Ayuda el que estoy muy feliz en este momento de mi vida y que siento que he crecido muchísimo”, señala el hombre que acaba de ver a su primer y único hijo, Noah, cumplir un año. “Soy un tipo muy afortunado y no quiero olvidarlo nunca”, narra con emoción.

Trabajo y constancia, esas son las claves del éxito para este hombre que nunca vio el triunfo como asegurado. El 2005 fue el año que marcó un antes y un después en el anonimato del cantante de jazz. Este pescador de salmón saltó al estrellato con su álbum It’s time, el cual lo posicionó en lo más alto de la lista Billboard y vendió más de 25 millones de copias, todo un hito de la música moderna en Canadá, su país natal.

Comenzó su carrera interpretando covers de sus artistas favoritos y los que lo habían inspirado a lo largo de los años. “To love somebody” de The Bee Gees, “Who’s lovin’ you” de los Jackson Five y la canción que da título al disco, “To be loved” originalmente grabada por Jackie Wilson han sido algunos de sus grandes éxitos.

“Es emocionante pensar que puedo recordar lo atemporales que son estas canciones y presentárselas a nuevas generaciones”, relata Bublé. A pesar de que ha sido comparado con el gran Frank Sinatra, el intérprete dice que “me siento más como Justin Bieber que como él”.

Alan Chang, Amy Foster Gillies y Jann Arden son sus colaboradores habituales al momento de escribir. Esta vez además, contó con la ayuda de su gran amigo Bryan Adams, con quien grabó “After All”, a quien admira y reconoce ver como “un héroe”. “¿Les cuento algo? El primer álbum que compré en mi vida fue Reckless de Bryan Adams en 1985. Imagina lo emocionado que estaba de escribir con él”, recuerda.

It’s a beautiful day” es el primer sencillo de su sexto disco, uno de los que más éxito le ha brindado. “Yo la llamaría una canción de antiamor”, cuenta. Un ritmo feliz, una melodía alegre pero, al escucharla detenidamente, resulta ser una canción sobre el amor no correspondido, sobre “los que hemos sido dejados pero que nos damos cuenta de que eso terminó siendo lo mejor que nos puede haber pasado”, se sincera el intérprete. Y agrega “he sido al que han botado en una relación por lo que tengo una buena perspectiva. Describiría la canción como lo bueno y lo malo del amor”, cuenta.

Luego de haber estado de novio con las conocidas Debbie Timuss y Emily Blunt, quienes fueron fuente de inspiración y colaboradoras de sus primeros temas, Bublé encontró el amor al otro extremo del mundo.

Wp-450-Michael2

La historia de amor remonta a noviembre de 2008. ¿La ciudad? Buenos Aires. Se trataba de una fiesta post concierto hecha por la compañía discográfica de Bublé. Fue en esa instancia en que compartió con Luisana Lopilato, la modelo y actriz argentina que se convertiría en su mujer en marzo de 2011. “Haven´t met you yet” es el sencillo que co-escribió junto a la madre de su hijo, quien además aparece en el video de la canción. Ya llevan tres años de matrimonio y pese a que en un principio señaló haber tenido miedo de casarse con esta mujer doce años menor, asegura estar más feliz que nunca.

La canción que le escribió a Lopilato es “Close your eyes”. Se la dedica a ella y a todas las mujeres de su vida. “Afrontémoslo, ¿dónde estaríamos sin ellas? Definitivamente creo que no somos el sexo fuerte”, relata.

“Les advierto que la melodía de esta canción puede hacer que una persona se desmaye”, señala entre risas Bublé sobre “Nevertheless. Fue gracias a las hermanas Puppini que logró llegar al resultado final de este hit, para él, la canción más hermosa del disco. Por otra parte, “Come dance with me” es un tema que describe como “salvaje”. “No puedo esperar cantarla en vivo con mi banda detrás. Creo que va a ser algo que se destaque en el show. Mis fans estarán bailando en los pasillos”. Está seguro de que nadie podrá mantenerse sentado mientras la escuche.

El álbum abre con “You make me feel so young” y cierra con el clásico “Young at heart”. El sentimiento y mensaje de ambas canciones es similar. La primera es descrita como uno de los temas más felices que ha grabado. “He cantado la canción por años pero tomó un nuevo significado para mí ahora porque fui padre por primera vez”, cuenta con emoción. “Young at heart” es una carta de amor de Bublé a Sinatra y sus primeros años en Columbia Records. Es el último mensaje que deja a la gente cuando el disco se detiene. “La vida se vuelve más emocionante con cada día que pasa y el amor está en tu corazón o en tu camino. Eso es lo que llamo una perfecta filosofía de vida”, concluye.