No hay dudas de que la imagen de un adolescente con el pelo largo, una polera negra llena de calaveras, un jeans desgastado y bototos, se aleja mucho del ideal de los padres que imaginan al pololo de su hija, o de aquellas mamás que sueñan con el chico-modelo, bien peinado y con zapatos lustrados.

Esta mezcla de sensaciones- no siempre positivas- que generan aquellas siluetas oscuras, que a menudo se mueven al ritmo de sonidos estridentes, conviven a diario con los prejuicios de una sociedad marcada por el convencionalismo.

El rock pesado, heavy metal, hard rock , thrash y todas sus derivaciones, cargó en Chile con todos los estigmas que puede tener un estilo musical y que lo mantuvo relegado y cuestionado por muchos años, sobre todo en los circuitos de la prensa tradicional. Sin embargo, como un sinónimo más de rebeldía cultural, el metal sobrevivió y lo hizo durante mucho tiempo de manera marginal, en intercambio de cassettes o discos de vinilo, en un sinnúmero de revistas de fanáticos o en largas vigilias en las afueras de RockShop en el Paseo Las Palmas.

Esta semana los amantes de este estilo vivirán jornadas inolvidables con la presentación en Chile de Iron Maiden, Black Sabbath, Megadeth, Slayer y Ghost. Pero no serán recitales cualquiera, en el caso de la “doncella” será ante más de 50 mil personas en el Estadio Nacional, el mismo recinto de la recordada presentación del 2011 y que fue inmortalizada para un DVD y Blu-Ray.
Dickinson y su banda volverán a nuestro país por séptima vez, ahora para presentar la reedición de su espectáculo Maiden England.

Wp-Iron-450

En el caso de Black Sabbath será la opción de ver a uno de las piedras angulares del hard rock moderno. Tras la muerte de Rony James Dio y por ende la orfandad vocal de Heaven & Hell, todos los pronósticos sobre la reunión de Sabbathcon sus integrantes originales cobró fuerza hasta hacerse realidad el 11.11.11.  Aunque luego, el baterista Bill Ward dejó el proyecto, la presencia de Ozzy Osbourne, Tony Iommi y Geezer Butler transformó el anuncio de un nuevo disco y posterior gira, en uno de los acontecimientos musicales de los últimos años.

Aunque será la segunda presentación de Sabbath en Chile (la anterior fue en el Monsters of Rock de 1994), tener juntos a Ozzy y Iommi asoma como una oportunidad única.
Por si fuera poco para los metaleros, en el caso de Maiden, telonearán Ghost, una prometedora banda sueca, cuyos integrantes actúan caracterizados para mantener el anonimato y uno de los cuatro grandes del Thrash, Slayer, liderados por el chileno Tom Araya, a estas alturas una verdadera leyenda y estandarte para sus seguidores.

Megadeth será el encargado de calentar los ánimos en el Monumental para el show de Sabbath. Los norteamericanos son visita habitual en Chile y al igual que otras bandas, más de una vez analizaron la opción de publicar en formato digital algún show en nuestro país.

Pero ¿qué tiene Chile que hace que los metaleros del mundo vean al público nacional con tanto afecto?, ¿qué hace que quieran volver una y otra vez?. ¿Habrá algún otro estilo musical que en nuestro país reúna en una semana a más de 100 mil personas?.

La devoción chilena por el metal es transversal, no es extraño que el miércoles en el Nacional o el viernes en el Monumental se junten padres, hijos e incluso abuelos, unidos por el sonido de los solos de guitarra, bajos poderosos y baterías aceleradas. Es que el metal genera ese vínculo entre músicos y fans que roza en los religioso, verdaderas liturgias sonoras, donde unos y otros se fusionan. Recuerdo la emoción de Opeth en el Teatro Monumental al ver cantar sus canciones a todo el teatro o de los holandeses The Gathering cada vez que visitan Chile.

Wp-black-450

Dream Theater lo ha podido palpar en cada una de sus actuaciones y por ello Chile ya es número fijo en sus tours. Es que más allá de los clichés, el público rockero y metalero en particular, no es una horda de vándalos que destruyen todo a su paso, al revés, probablemente sea más pacífico que un grupo de adolescentes viendo al ídolo de moda.

Esta semana volveremos a encontrarnos con el metal en Chile y viajarán fanáticos de diversos puntos de nuestro país para reunirse con sus ídolos, la diferencia es que para Dickinson, Steve Harris, Ozzy, Tom Araya, Mustaine y Iommi no será un show más, será el reencuentro con los amigos, aquellos que en esa multitud forman una unidad sólida marcada por el respeto, la admiración y sobre todo la incondicionalidad con un estilo y una forma de vida, más allá del pelo largo y las tachas.

Comentarios

comentarios