Rara vez, cuando camina por la calle, Matthew Hitt se saca los audífonos. Su mundo es la música y siempre, o casi siempre, prefiere estar conectado a ese universo. Sin embargo, en ocasiones excepcionales lo hace y entonces presta oído a las conversaciones de otros. “La zona tiene que ser muy inspiradora para que yo me saque los audífonos mientras camino por ahí y así, escuchar al resto de la gente a escondidas. Tengo tantas letras de discusiones de la gente de la calle que escucho deambulando por ahí. Si tú eres entrometido, al igual que yo, seguro escucharás un montón de lo que piensa y dice el resto”, cuenta.

Matthew Hitt está de paso por Londres. El modelo, cantante y guitarrista de la banda de rock alternativo Drowners, ha dejado por unos días la ciudad en la que vive actualmente, Nueva York, para asistir al lanzamiento de la campaña otoño-invierno de Pepe Jeans —marca que en Chile se vende de manera exclusiva en Ripley—, que lo acaba de fichar como rostro. La capital inglesa no le resulta desconocida. Hitt nació en Rhondda, Gales, y muchas veces viajó hasta Londres para asistir a algún concierto o recorrer sus barrios.
Bandas como The Clash o Led Zeppelin y personajes como Bob Marley crecieron en el barrio de West London, donde precisamente se realizó esta entrevista.

—¿Cómo se siente el cantante y guitarrista de una banda de indie rock caminando por un barrio con tanta historia?
—Bueno, aquí es donde también se hizo la canción Band Aid. Creo que Bono estaba drogado justo ahí (apunta con su mano el piso). El ambiente de esta zona está muy ligado a la música. Notting Hill y Portobello tienen una herencia musical que aún hoy es tangible, la música se siente muy presente aquí. Siento que esta zona tiene una presencia cultural similar a la que tiene Brixton. Nunca hemos tocado aquí, pero he estado en algunos conciertos memoriales en el West London.

—¿Qué otro recuerdo tienes de West London?
—Recuerdo que una vez volé desde Nueva York y me tomé el tren en Notting Hill para conocer a mis nuevos compañeros de cuarto, pero no me dijeron que ese fin de semana era el carnaval. Tuve que estar penosamente atravesando todo Notting Hill con una maleta, hasta que me senté en un bar y me quedé ahí durante todo el día. Ese es un muy buen recuerdo.

—¿Cuándo compraste tu primera guitarra?
—Mi primera guitarra me la dio mi abuela. Ella la compró en una venta de garaje en algún lugar de Gales y estuvo en mi habitación durante unos tres años antes de que realmente la tocara. Traté de aprender por mi cuenta y por mis amigos que sí saben tocar guitarra. Después de eso, rompí la guitarra a los 16 años. Ahora acabo de descubrir el punk y creo que es una buena idea retomar la guitarra, pero va a ser diferente a cuando la destruí por primera vez mientras trataba de ser un artista folk furioso. Ahora, me gustan las guitarras vintage por el sentido de historia que tienen dado el paso de los años.

—¿Pero ahora te preocupas un poco más por tus guitarras?
—La verdad es que tienden a volver de gira un poco heridas, por lo que las llevo donde un tipo en Nueva York que hace que vuelvan a sonar bien. Juego Telecasters y Jazzmasters. No estoy seguro de por qué, pero siempre me han gustado las guitarras Fender. Tengo unas cinco, pero algunas se encuentran en algún lugar en Gales y otras en Nueva York.

—¿Quién fue el primero que te introdujo a la música?
—La primera vez que recuerdo realmente disfrutar de la música, en lugar de sólo escucharla, fue cuando tenía 10 años y mi abuelo, que era un viejo Teddy Boy, me dio una mixtape de Buddy Holly y Eddie Cochran.

matt-450

—¿Así que esos tipos todavía cuentan entre tus actuales influencias musicales?
—Creo que los principios del rock ‘n’ roll, en especial el de los años ’50 ha sido una influencia permanente.

—¿Puedes recordar el primer disco que compraste?
—Fue un single de Cecilia haciendo un cover de Maddness. Estoy seguro de que lo tengo por alguna parte.
Matthew Hitt no sólo ha hecho fama por su relación con la música. Su vida amorosa también ha sido seguida con atención por los medios, en especial su romance con Dakota Johnson, la actriz norteamericana que protagonizó 50 sombras de Grey y ahora filma 50 sombras más oscuras.
Hace unas semanas se vio a Hitt y a Dakota Johnson tomados de la mano paseando por las calles de Nueva York. La imagen sorprendió a los medios, ya que ambos habían finalizado su relación a consecuencia de la dura agenda laboral de la actriz y los compromisos que se sumaron a su nueva categoría de estrella. La misma Johnson había declarado en el programa de Ellen De Generes que estaba sola. Pero al parecer, donde hubo fuego cenizas quedan.
Con todo, Hitt sigue con su vida de soltero en Nueva York. Y tiene una intensa vida social.

—¿Qué sucede cuando invitas a tus amigos a tu casa para una gran noche?
—Yo vivo en una caja de zapatos en Chinatown, Nueva York, así que dejaría que todos tomaran un solo trago en mi casa y después los echaría e iríamos a un bar.

—¿Cómo es tu colección de discos?
—Cuando me mudé a Nueva York tuve que dejar mis discos en Gales, lo más probable es que estén acumulando polvo en mi cuarto de cuando chico. En Nueva York he tenido que crear una nueva colección de discos. Cuando entro a una tienda y pido Meat Is Murder y London Calling, a veces es muy embarazoso, pero siempre explico que realmente estoy comprando esos discos por segunda vez.

—¿Qué es lo que más echas de menos de tu casa ahora que vives en Nueva York?
—Lo que más extraño de Londres, cuando estoy en Nueva York, probablemente sea la cultura de pub, donde se obtiene esta mezcla única de personas de todos los tipos en un solo edificio. Y me falta el humor de los londinenses. ¡Es por eso que me gusta volver a escuchar a la gente hablando en la calle!