Con varios kilos menos y la misma sonrisa de sus tiempos de gloria, Luis Miguel dejó atrás una etapa oscura. Volvió a hacer deporte, sucumbió ante la tentación de los tratamientos estéticos y tomó la decisión más drástica de su carrera: abrir los candados de la intimidad que por años cuidó con celo casi enfermizo. De hecho, en los últimos meses se paseó por Miami junto a la nueva it girl venezolana Desirée Ortiz y se detuvo a saludar a los fans con una cercanía inusual. Aunque él no ha oficializado nada y sus asesores de prensa niegan la relación, ella no deja de gritar a los cuatro vientos su amor.

“Creo que va en serio. Nos conocimos hace unos meses y diría que fue algo energético”, dijo. Quizá presionado por el director Pedro Torres y la cadena Univisión, que preparaban una serie sobre él, el Sol de México aceptó la propuesta de Netflix de llevar su vida a la pantalla en un momento en que las deudas lo acechaban. A los cuatro millones de dólares que debía a su casa discográfica, Warner Music, se sumaba un millón a su ex manager William Brockhaus y una demanda por otros seis millones interpuesta por su ex amigo, el cantante Alejandro Fernández, por la cancelación injustificada de una gira que debían hacer juntos. “Lo que realmente lo impulsó a involucrarse en el proyecto fue el darse cuenta de que se venía una avalancha de bioseries por lo que era mejor que él contara su historia y acabar con las especulaciones”, explicó Carla González, una de las productoras de la serie a la prensa azteca.

Captura-de-pantalla-2017-11-08-a-la(s)-13.31.32

TRAICIONES Y SUFRIMIENTOS

Desde los apremios físicos a los que lo sometía su padre, Luis Rey Gallego, hasta la enigmática desaparición de su madre, la italiana Marcela Basteri, pasando por años de desenfreno en que se le vinculó sentimentalmente con las mujeres más bellas del espectáculo; las expectativas que genera la propia biografía del intérprete son altísimas. Por eso, hoy la pregunta más recurrente en el show business es: ¿hasta dónde estará dispuesto a correr el velo? Sin entregar mayores detalles de lo que se verá en pantalla, Carla González aseguró que el intérprete de La Incondicional ha llorado relatando algunos episodios de su vida, en especial de su infancia. Para la ejecutiva, esta actitud es el reflejo de un nuevo Luis Miguel.

SEXENIO_LM

“Siento que es como el ave fénix. Pasó un mal momento y ahora está renaciendo desde las cenizas. Creo que lo que más le afectó fue no cantar. El público lo alimenta y lo extraña. Él ha vivido muchas traiciones y sufrimientos que la gente no sabe y que con la serie entenderá”. Mientras espera la llegada de su historia a la pantalla, Luismi se prepara para volver a los escenarios y mostrar su nueva placa, ¡México por siempre!, donde se mezclan composiciones clásicas y contemporáneas de la música ranchera, como No me amenaces, Qué bonita es mi tierra o Serenata huasteca. Una apuesta segura que ya rindió sus frutos con el primer sencillo La fiesta del mariachi, el que a las pocas horas de su lanzamiento se ubicó entre los top de ventas en México, Estados Unidos, España y Latinoamérica. El sol siempre sale otra vez.