Quiso hacer un llamado político, tocando temas como el feminismo y el racismo, pero los ojos se centraron en su matrimonio. Es que, para muchos,  Lemonade, el último disco de Beyoncé, también parece ser el grito de una mujer víctima del engaño. “Puedes saborear la deshonestidad” y “Hoy lamento la noche en que me puse el anillo”, son algunas de las estrofas con las que Queen B da a entender que su marido rompió uno de los más importantes votos matrimoniales. La pareja se conoció en un estudio de grabación en 2002 y, desde allí, todo fue miel sobre hojuelas. Ella sólo tenía 18 años. El 30. Diferencia de edad que no fue un impedimento para que, seis años después, se dieran el sí en el altar, convirtiéndose en padres de una pequeña a la que llamaron Blue Ivy. 

“Becky, la del pelo bonito” mencionada en una de las nuevas canciones, pareciera ser la ‘culpable’ de que el cuento de hadas se destruyera. Es que el lanzamiento de Lemonade descompuso a los fanáticos y se embarcaron en la tarea de descubrir quién era la tercera en discordia. Los primeros dardos cayeron sobre la diseñadora Rachel Roy, luego de que la modista publicara una foto agregando que “El pelo bonito no importa, pero nosotras tenemos buena iluminación para selfies”. Inocente frase que la convirtió en objeto de insultos y reproches. Ataques que ella misma acalló de inmediato. “Yo respeto el amor, los matrimonios y las familias. Lo que no debe de ser tolerado por nadie, no importando las circunstancias, es el bullying, del tipo que sea”, explicó. Rita Ora fue la segunda víctima de unas fanáticas alborotadas. La cantante, que en 2014 perteneció a la discográfica Roc Nation, propiedad de Jay Z, subió a su cuenta de Snapchat una foto en la que luce un sujetador con dos limones y un collar con la letra J. Señales que las fans interpretaron como una clara insinuación de culpabilidad. Chismes que ella también silenció. “Generalmente no suelo hacer referencia a los murmullos de la prensa, pero déjenme ser clara: son falsos. No siento nada más que un inmenso respeto por Beyoncé. Vamos a seguir disfrutando de Lemonade”.

Un embrollo que sigue creciendo, pero que para los protagonistas ya es parte del pasado. “Quiero dedicarle este tema a mi maravilloso marido. Te quiero muchísimo”, fueron las palabras pronunciadas por la misma Beyoncé en su último concierto en Miami. Frase con la que queda en claro que, al parecer, la diva del pop eligió el perdón.